Eua ©

Tamaño de fuente: - +

¿Qué hice para merecer esto?

Sinceramente no planeo dejarlo entrar a mi casa.Tampoco es como que vaya a conseguir mi dirección, pero chicos como él son capaces de hackear el sistema de la escuela con tal de conseguir lo que quieren.

—¡Cuéntamelo todo! —grita Jade cuando me alcanza a paso apresurado por el pasillo.

—¿De qué hablas? —le regalo una sincera sonrisa.

—Del chico nuevo, tontita. Ya lo tuviste de cerca. ¿Tiene ojos matadores? —dice dando saltitos que hacen que su cabello recogido rebote.

—No me fijé en sus ojos —afirmo con ganas de hablar mejor acerca del examen de mate. Quizá todavía pueda hacerle unas preguntas para no reprobar de manera colosal.

—¿Cómo no te vas a fijar en sus ojos? —me asusta con la intensidad de su voz—. Es lo primero en lo que uno se fija.

Vacilo por un segundo y muevo mi cabeza de un lado a otro.

—No cuando se trata de él —me encojo de hombros e intento buscar una buena razón por la cuál sigue siendo tema de conversación incluso cuando ya no está aquí.

—Estás loca —confirma dándome un tironcito en el brazo—. Pero bueno, ¿de qué hablaron?

«Jade hermosa y preciosa, el examen es más importante»

—No mucho —digo en mi mejor intento por no ser tan cortante.

—Eres increíble —dice Jade desistiendo y se lleva la mano a la frente en señal de desesperación.

 

Unas horas después, luego de escribir el peor examen de mate del mundo, llego a mi casa con las pilas tan bajas que ni siquiera busco tener una conversación decente con mi mamá después de que me prepara un bistec sencillo y nos sentamos a la mesa. Subo a mi cuarto terminando, con el fin de regañarme a mí misma por no haber estudiado.
Quizá me dolía el estómago pero no era excusa suficiente para no intentar por lo menos.Me pongo mis audífonos y decido perderme un rato. Y aunque esto tampoco sea excusa suficiente como para no hacer tarea, prefiero lamentarme en vez de hacerla como buena estudiante que soy.

Algo así como una hora después, percibo que alguien entra por la puerta y me sorprende que mamá siga en casa. Aparentemente me quedé dormida, porque siento mis párpados pesados y ese extraño sentimiento de desorientación.

—Hay un chico abajo —comenta ella, poniéndose un arete.

—¿Qué? ¡No es posible! —reclamo levantándome de mi cama rápidamente y me asomo por la ventana.

Desde ahí veo al chico recargado de costado en la entrada de mi casa. «No puede ser»

—Lo voy a dejar pasar, sólo venía a avisarte por si quieres darte una peinada, amor —dice convencida mirando mi cabello.

—¡Mamá! ¡No, mi cabello está bien! — reclamo sin protestar sobre el asunto de dejarlo entrar.

Ya ni modo, ya está aquí.

 

Antes de salir de mi habitación, me detengo frente al espejo y confirmo que mi cabello suelto se ve espantosamente esponjado. Decido recoger mi melena en una cola de caballo y dejar que las escaleras rechinen melódicamente bajo la partitura de mis rítmicos y apresurados pasos. Cuando estoy en el último escalón me encuentro con... Él. No puedo decir Pancho o Juancho, porque recuerdo que no sé su nombre. Pero tampoco se lo preguntaré.

—Muchas gracias, señora. Es una hermosa casa —dice con una amplia sonrisa y una extraña amabilidad que casi me creo.

Una vez que mi mamá se va a la cocina y me cae el veinte, digo en voz baja: Claro.

—¿Qué cosa? —pregunta él, que al parecer alcanzó a escucharlo.

—Que claro, eres tan amable con mi mamá porque piensas que así caeré a tus pies —digo sin reservarme mis pensamientos.

—¿Lo logré? —responde al instante y hace bailar sus cejas.

—Seguro —le regalo la sonrisa más sarcástica que puedo.

Me pongo a recorrer mi propia casa con la mirada y confirmo que el sol está entrando por la ventana del comedor, por lo que no pueden ser más de las cinco.

—¿Cómo rayos conseguiste mi dirección? —agrego al fin—. ¿Sabes? Va contra las normas esculcar en el sistema —agrego cambiando de tema.

—¿Por qué siempre asumiendo lo peor de mí, linda? —responde haciéndose el ofendido.



Tono Cristal

#720 en Novela romántica
#197 en Chick lit

En el texto hay: apuesta, amor, chicomalo

Editado: 29.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar