Eua ©

Tamaño de fuente: - +

Dos personas y una luna

Asiento rápidamente y me dispongo a escuchar atentamente. El hombre voltea la taza con cuidado y recurre a recargarla sobre la palma de su mano. Comienza a girarla y analizarla lentamente mientras ladea la cabeza casi automáticamente.

—Solo el presente— dice como para sí mismo recordando la petición que hicimos y buscando mantenerse firme a ésta—. De acuerdo.

Dirige sus ojos al borde de la taza.

—Bien, les explicaré cómo funciona esto —expresa al momento en que parece haber acabado con la lectura—. Las figuras formadas por las hierbas representan distintos acontecimientos a ocurrir. Ahora, ya que ustedes no están buscando ahondar en el futuro debo interpretar solamente las constelaciones en el borde de la taza, porque éstas representan un futuro casi inmediato siendo el presente una gran parte de él. Por otro lado, si nos fijáramos en las paredes o el fondo estaríamos hablando del futuro lejano.

—Solo díganos —interrumpe Alex bruscamente.

Bien, otra cualidad desagradable de él: malhumorado... y grosero.

El adivino solo sonríe tomándolo a la ligera y continúa con lo suyo.

—Abanico —suelta Seraton.

Lo miro expectante sin saber a qué se refiere o qué significa.
Ante mi expresión de duda, decide sacarme de ella.

—Orgullo. Alguno de ustedes es una persona muy orgullosa —afirma sin ver a nadie en específico.

Suelto una pequeña risa y se la dedico a Alex. Ya veo por qué no quería hacer esto, temía que se revelaran todos sus defectos. O que se confirmaran, por lo menos.

—Debe cuidar que esta característica suya no afecte en sus relaciones —continúa hablando.

Continúa girando la taza.

—Por otro lado, también veo que entre ustedes no se conocen. En lo absoluto.

—Exacto, no somos realmente ni siquiera amigos —confirmo.

Alex sigue moviendo nerviosamente sus manos.

—Hay toda una vida de secretos. Quizá sería importante mencionarlos en algún momento —continúa decidido.

¿Secretos? Claramente habrá muchas cosas que Alex no sabe de mí. Pero tampoco es como que le interese saberlas. No quiere conocerme. ¿Por qué estoy en una cita con alguien que no quiere conocerme?

(...)

Después de un rato de mencionar varias figuras y ciertos rasgos de cada uno de nosotros que parecen ser acertados, el joven pasa a la cual dice que es la última figura dentro de la taza que no incluye el futuro.

—Persona. Dos personas —aclara inexpresivamente—. Y una luna—sonríe ante esta última afirmación—. Ambos se relacionarán con alguien inesperado, acompañado por grandes cambios.

—Creí que no nos dirías el futuro —señala Alex algo molesto.

—No necesariamente me refiero al futuro. Quizá esos cambios ya están empezando.

Y no podría estar más en lo cierto. Digo, si se refiere a que Alex y yo nos conocimos, sí, es verdad. Y que fue inesperado, claro. Cambios, también. ¿Positivos? No mucho.

—Espere, ¿hay más? —exclamo cuando deposita la taza de nuevo sobre la mesa.

—Claro, pero respeto que no lo quieran saber.

—Yo sí quiero. Puede decírmelo a mí.

En ese momento se pone de pie y nos invita a hacer lo mismo. Seguimos sus pasos y yo sigo esperando una respuesta mientras limpia la mesa y se dirige al mostrador con la taza y los sobres en la mano.

—Esto lo comenzaron juntos, ya no pueden terminarlo de otra manera —dice por fin con una media sonrisa que no logro descifrar—. Pero si algún día lo necesitas saber no dudes en llamarme.

Me entrega una tarjeta y ahora sí me lanza una sonrisa genuina que va subiendo de magnitud. Yo se la devuelvo.

—No creo que vaya a recordar nuestra taza en específico —digo honestamente.

—Yo creo que sí —afirma guiñándome el ojo.

Esperen, ¿qué? Eso fue un... ¿Qué?

No puedo evitar sonrojarme y reír nerviosamente. Un chico acaba de darme su celular y guiñarme el ojo. O quizá sólo me lo esté imaginando todo y en realidad un adivino me dio su tarjeta para que vuelva a pagarle una sesión.

En lo que pienso acerca de esto, Alex le da unas monedas de acuerdo con el precio que dice en el cartel sin desprenderse de su mal humor. ¿Qué le pasa?



Tono Cristal

#758 en Novela romántica
#205 en Chick lit

En el texto hay: apuesta, amor, chicomalo

Editado: 29.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar