Eva

Tamaño de fuente: - +

El ángel que tienta

"Gracias señor por protergeme del mal"

El aire fresco acaricio de manera suave su rostro y alboroto su cabello negro,hacia un excelente clima para salir a caminar, no se habia arrepentido de haberle pedido a su adorado ángel que lo acompañara a caminar por ese resfrescante sendero. El tiempo habia pasado muy rápido y ahora llevaban 3 meses viviendo juntos desde que ella habia entrado a su vida dandole aquel toque hogareño que faltaba, aunque hubo algunos cambios en sus pequeño hogar como: Comprar una cama más grande, comprar ollas para cocinar, y ropa para su nueva compañía. Eva era un torbellino de emociones para el le gustaba cada una de las expresiones que hacía lo tenía cautivado. Y eso estaba mal porque había hecho un voto al señor que solo tendría ojos para el pero.....¡No podía!, porque tambien habia puesto sus ojos en esa bella criatura de facciones angelicales, estaba ensimismado en su lucha interna cuando sintió un jalon en el borde de su camisa.

- ¿ Que ocurre pequeña?.

- Hay un pequeño rio deberíamos de meternos para resfrescarnos.

-No puedo, no traje ropa para la ocasión sera en otra que lo haga - Sonrio de manera amable.

Hizo un tierno puchero mientras miraba con anhelo el agua.

-¡Esta bien Adrik! Si tu no metes al agua yo lo haré por los dos.

En ese momento se quito su vestido de flores verdes que llevaba puesto ante los ojos del padre lo hizo en cámara lenta mientras sus ojos se paseaba en el cuerpo de la femina, su piel se miraba casi irreal tan blanca y brillante y cuando entro al agua tuvo que tragar saliva al verla ahi su brasier se pegaba más a su cuerpo como una segunda piel, su cabello se asemejaba con la gracia del agua ya que cai como cascada, vio como jugaba en el agua mientras este se ahogaba en su propio deseo, cerro sus ojos mientras repetia una y otra vez el padre nuestro para resistir a la tentación de pensar cosas indebida.

Sentio una caricia en su mejilla y vio los ojos rojizos de Eva quien le sonreia con cautela ya tenia puesto su vestido de nuevo pero este se pegaba más a su figura este se puso rojo al tenerla de cerca.

- Creo que deberiamos de irnos te puedes resfriar por estar mojada.

Esta solo asintio con la cabeza y regresaron de nuevo a casa, Eva se fue a su habitacion mientras calentaba la cena no escucho ningun ruido en la casa y se sorprendió ya que siempre cantaba o hablaba en voz alta para conversar con el pero esta vez habia un absoluto silencio caminó con sigilo y entro a su habitación, Eva estaba dormida en su cama mientras abrazaba una de sus almohadas se enternecio por la imagen que veía la arropo con una sábana cuando estaba decidido a irse este lo agarro de la mano.

-¡No te vayas! ¡Tengo miedo y no se porqué!.

-¿ De que tienes miedo?.

Esta bajo la mirada mientra su cuerpo temblaba.

-Tengo miedo de que mi padrastro venga de nuevo y me aleje de ti.

Se conmovio por sus palabras y la abrazo fuertemente mientras se embragiaba en su olor natural.

-¡ Nadie te va alejar de mi!, Siempre estaremos juntos.

Este se aparto mientras se miraron fijamente sus ojos se pasearon en su rostro y se detuvieron en sus pequeños labios puso dedo en sus labios mientras los paseaba suavemente, Eva lo miraba de manera expectante pero este se apartó de nuevo como si esta quemara.

-Me acostaré a tu lado pero después ahora tengo que decir algunos misterios gozoso ¿Me acompañarias?.

- ¡Por supuesto!

Se puso a su lado mientras rezaban ante una imagen sonrio de manera siniestra ante cada oracion y vio el nervio en el cuerpo del padre mientras cerraba sus ojos como si con eso calmara alguna sensación que lo atormentara.

-¡ Librate de mi ahora y siempre.....Amen!. -Susurró en voz baja.

 



Mary Ishakov

Editado: 04.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar