Evergreen

Tamaño de fuente: - +

Rocas y Trolls

Capítulo 4

Calvin se acercó a la casa a la que pronto llamaría hogar. No era la más grande. En la entrada había dos pilares blancos y un poco de oro. Se giró y miro un letrero verde de la calle entre todas las casas.

— Lo que más me gusta de esta propiedad son las paredes, están enlucidas. Es un artesano clásico.

La casa se levantó en dos pisos. Y unas campanillas de viento colgaban en el aire, calmando la tensión entre Calvin y su madre. En el exterior parecía ser mucho más grande de lo que realmente era.

Raj puso su mano en la pared.

— Es difícil que estas sean restaurados, así que estás paredes están desde que se construyó la casa—  Raj siguió hablando de la casa. —  Todavía está de pie y fuerte... —  Su voz se fue apagando.

Calvin entró y exploró su nuevo hogar. Estaba en lo correcto. La casa era elegante en el exterior, pero mientras caminaba por el interior, encontró que era simple y útil.

Los pisos de madera crujieron cuando caminó por los espacios secos de la casa. El lugar se sentía antiguo, como si algo lo vigilara durante muchos años. Un olor a humedad inundaba los pasillos que picaban su nariz. Notó algunas manchas negras en las paredes mientras paseaba por los pasillos. Su sombra no podía seguirlo en ciertas áreas debido a la falta de luz.

Oyó que cerraban la puerta del frente. La voz se Raj se había convertido en un eco entre las muchas habitaciones diferentes en el interior. Podía decir que su madre fingió la mayoría de las reacciones, estaba lo suficientemente feliz de que su hijo estuviera a salvo.

Calvin subió las escaleras, arrastrando su mano por la barandilla.

Entró en una habitación con dos grandes ventanales y cortinas cremosas inclinadas hacia un lado y pegadas cuidadosamente. Los rayos de la luz solar fluían por la ventana. Se acercó más; un gran árbol estaba posado fuera de la ventana y, más lejos, el océano que vieron antes.

También notó un camino pedregoso que llevaba desde la parte posterior de la casa al jardín de enfrente.

Deambuló por la habitación, y cuando abrió el vestidor, notó que un nombre estaba tallado en el suelo, Leia. Había encontrado algo interesante en la casa. Sorprendido, mordió su labio inferior y, cuando estaba a punto de seguir investigando, escuchó a Raj.

— Veo que has encontrado la otra habitación, Calvin. ¿Qué te parece?

Raj y su madre caminaron detrás de él.

— Es agradable— Miró a su madre.

— Está es tu habitación.

— Bueno, si tienes más preguntas sobre lo que hablamos, solo envíeme un correo electrónico o llámame. — Raj sonrió, dándole el resto de los papeles que sostenía su madre.

Salió de la casa mientras la madre de Calvin aprovecho el momento. Ella se acercó y le dio un cálido abrazo.

— Realmente espero que no sigas enojado conmigo, Cal— Su voz era suave. — ¿Viste ese hermoso árbol justo fuera de tu ventana? — Ella apartó un poco las cortinas.

Una línea de brillo viscoso goteaba de la tela. Su madre se hizo a un lado mientras caía al suelo, por una pulgada tocaba su hombro. Escuchó el chapoteo en el suelo, pero tan pronto como miró hacia abajo, el brillo se filtró en las pequeñas grietas.

—Oh, esto es raro. ¿Cómo es que la pintura aquí todavía no está seca?"

La madre de Calvin entrecerró los ojos hacia el techo y luego hacia la tela.

— Raj debe haber pintado el lugar— Se movió alrededor de las cortinas. — Voy a limpiar esto—. Ella notó la expresión de Calvin y le sonrió levemente.

¿Cómo ella podía notar el brillo viscoso en el hospital pero no aquí?

Tan pronto como su madre se dio vuelta para irse, Calvin vio manchada la parte de atrás de su camisa con la sustancia viscosa de negro. Le quedó claro que era el mismo tipo de brillo que había visto en el hospital, no la pintura. Un poco desconcertado de porqué no chisporroteaba en la espalda de su madre como lo hacía en su dedo. Calvin sabía que algo estaba pasando en esta casa. La sustancia debe haberle seguido.

— Espero que te guste estar aquí—, dijo ella, rompiendo la tensión que Calvin sentía entre ambos.

Él no presionó más. Era bastante peculiar que pudiera ver el océano. Estaba seguro de que no estaban en la costa. ¿Tal vez era algún tipo de espejismo? Estaba agotado por el viaje, así que tal vez no era real.

Tendría que averiguar porque las manchas de la sustancia brillante marcaban su propiedad, y también necesitaba obtener algunas respuestas sobre el espejismo. Se aclaró la garganta y se frotó la nuca.

— Sí, está bien—. Calvin cerró las puertas de su armario. — ¿Usaste el dinero de tus ahorros para comprar la casa? — Él la miró.

— Corrección—. Ella levantó su dedo índice. — Nuestra cuenta de ahorros, y sí, lo hice. Esta será nuestra última parada. Prometo que no nos iremos de nuevo—. Ella le abrazó. — ¿Cuándo empezaste a preocuparte por el dinero? — Ella le beso la mejilla y salió de la habitación.



Azulky

#4443 en Fantasía
#715 en Paranormal
#231 en Mística

En el texto hay: misterio, gay, amor

Editado: 24.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar