extinción: un mundo en crisis

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 5: por los que ya se han ido

capítulo 5: por los que se han ido

justo después de dejar al grupo de narcotraficantes y recargar nuestras armas, fuimos a caminar un poco al bosque en busca de frutas, encontramos unas cuantas moras de las cuales Esperanza comió la mayoría, comenzamos a platicar un poco sobre nuestras motivaciones. yo era el típico egoiste, como ya lo mencioné, sólo me uní por proteger lo que me importaba, ellos, como buenos subnormales, decidieron unirse sin pensarlo cuando recibieron la propuesta, pues para ellos era un sueño cumplido volverse agentes en cubierto y cazar personas. buscaban una emoción extrema, Laura y Luis eran exáctamente lo que cualquiera podía percibir en 5 minutos, provenían de una familia media alta; entrenaron esgrima desde pequeños con su hermano mayor, de hecho, él había sido reclutado también.

pasados unos 20 minutos de charla comenzamos nuestro recorrido a rescatar la ciudad, teníamos el equipo y tiempo justos, hasta que un grito desgarrador robó nuestra atención.

-Alfonso, ¿qué pasó?

el hombre estaba corriendo hacia nosotros con un bebé en brazos y sangre en el rostro.
-¡está adentro, es el diablo, está adentro!

la palidez de su rostro indicaba que algo había sucedido, rápidamente dimos media vuelta y comenzamos a hablar un poco.
-Alfonso no podía hablar elocuentemente, así que nos mostró unas grabaciones del  incidente desde una tableta que traía bajo el brazo. la escena fue algo brutal, el video mostraba que justo cuando nos alejamos uno de los guardias abrió la puerta, ante lo que parecía un toquido; entonces, lo vimos, era el zombi pequeño y lleno de verrugas, tan pronto abrió la puerta el tipo, se lanzó contra su cuello perforando en un mordisco sus arterias, la escena seguía, mientras más pasaban los segundos, más verrugas brotaban en su cuerpo, estas escurrían un líquido verdoso similar al que hayamos cerca de la entrada; la criatura comenzó a correr como un cuadrúpedo hasta un cuarto, en el cual se hallaba un ducto de ventilación, esa cosa entró y perdimos total rastro del zombi,se podía ver el rostro de miedo y desesperación de aquellos hombres, no había un cuarto que estuviera en paz, todo cambió inmediatamente, en uno de los cuartos, donde había un hombre sólo, se pudo observar como un líquido verde comenzaba a gotear del techo, el hombre con un gesto de asombro inicia el tiroteo contra el techo de manera desesperada, pero la pared era excesivamente gruesa para sólo atravesar, su rostro muestra un genuino terror ante la incertidumbre, como si su alma fuese a ser devorada, no se ve un sólo movimiento, así que va en busca de una silla para subir al respiradero del ducto. la rejilla está completamente destrozada, así que la  retira sin mayor problema, introduce su cabeza y brazos junto a su arma, se puede notar por los giros de su cuerpo que busca al monstruo, su cuerpo no deja de temblar, al parecer no logra encontrar nada, instantes después, en la habitación entra aquel demonio con su delgado cuerpo, se ve que ha desarrollado garras filosas, se lanza entonces directo contra el estómago del hombre atrapado, los ríos de sangre brotan de su cuerpo, cayendo de nuevo en la habitación, el, ha perdido su arma arriba, pero en un intento desesperado por sobrevivir comienza a tirar golpes contra el rostro de aquel zombi, pero estos no consiguen alejarlo, en cambio causan que las verrugas revienten, la pus comienza a volar cayendo gran parte en el rostro de su víctima, este, aparenta ser un poderosísimo ácido que lo hace retorcerse en dolor, al final, deja el cuerpo inerte continuando así su recorrido.
rápidamente dimos vuelta.

-¿eres el único superviviente?- le pregunté rápido, mientras mi piel se erizaba de pensar cuántas muertes había causado, en parte sentí que fue mi culpa por no acabarlo en el monte.
-aún hay más, cuando salí cerré todas las habitaciones, nadie puede entrar o salir de su cuarto, pero, mi esposa, esa madre se la chingó.

Nuevamente el destino lo mostraba, no somos o fuimos los tipos cool que desayunan zombis en el apocalipsis, sólamente somos un montón de subnormales y excluidos sociales que siempre llegan tarde, un grupo inútil, que a lo mucho hemos salvado unas 200 o 300 vidas de los más de 120 millones de habitantes, sólo podía pensar en que debíamos entrar.
llegando al lugar, Alfonso abrió la puerta, era un lugar enorme, de inicio la puerta tenía el grueso de un tronco de árbol, mientras nosotros entrábamos, Alfonso se quedaría con Esperanza,el activaría las puertas para que solamente pudieran abrirse por fuera,  la misión era meramente de ejecutar la amenaza y sacar a los civiles, nada duro.ingresamos entonces, era un largo pasillo con piso de mosaico y lámparas, en el piso había una enorme mancha de sangre, debía pertenecer al primer empleado del video; pero el cuerpo no estaba.
-¿traen jeringas?- le dije a los gemelos virginidad- puede que aún esté con vida, si fue mordido debemos vacunarlo cuanto antes, aún hay tiempo antes de la fase de necrosis. después de decir eso, vimos que la sangre marcaba un camino, comenzamos a recorrer la sala, las gotas terminaban frente a un minibar, esto era un poco extraño, repentinamente nuestra espalda se erizó por un fuerte grito de Laura.
-¡ayudaaa!- comenzaba a moverse con desesperación, ya que un zombi había caído en su espalda y estaba tratando de morder su uniforme, rápidamente Luis se fue a los golpes contra la criatura para después clavarle la espada en la frente.
-¿e...es el?- dijo Laura con una voz un poco temblorosa, esperaba que todo ya hubiera acabado.
-no- responde su hermano con un tono crudo- es el tipo de la entrada, por alguna razón no sólo presenta la necrosis, sino que su evolución está al nivel de un mutado de baja categoría, ¡¿qué mierda pasa en este lugar?!; esto no debería estar sucediendo, ni siquiera ha pasado una hora y ya ha mutado a este nivel, definitivamente estamos contra una variante de alto nivel.
-lo sé, en esta zona se reportaban mínimo 10 mutados de alto nivel, uno casi me mata esta mañana, pero esto es ridículo. parece que estamos en la peor situación posible, mínimo mordió a 10 personas según Alfonso, eso significa que, al menos, hay 9 más de bajo nivel en el lugar, y peor aún, su infección es casi instantánea, por lo cual el antiviral será inutil si no se aplica inmediatamente, sin contar que no conocemos la dosis correcta para detener la enfermedad completamente, en otras palabras, no podemos intentar salir hasta que acabemos con el de alto nivel.
podía sentir la tensión en el aire, los tres sabíamos que nada iba a ser fácil, así iniciamos  el recorrido, siguiendo los rastros de sangre logramos encontrar la habitación donde el segundo hombre fue infectado, abrimos y logramos verlo, su rostro estaba prácticamente derretido y tenía los intestinos de fuera, el cuerpo no se movía, era una escena repulsiva, bañada de un tinte carmesí. notamos que cerca de el había un rastro verde, este debía permitirnos encontrar a nuestro objetivo.
-voy a inspeccionar- dije a mis compañeros mientras me acercaba al cadáver, para analizar el rastro y poder seguirlo.
.ten cuidado Derek kun.- dijo laura, pues, se encontraba aterrada por lo anterior.
me acerqué entonces, y logré encontrar, en efecto, el líquido más fresco, tendríamos que ir por dentro de la ventilación, estaba a punto de regresar, cuando esa mano sujetó mi pierna, era el cuerpo al lado mío, instintivamente, Laura saltó encima de él cortando su cuello.
-gracias, pero era inofensivo, al parecer el líquido que cayó en su rostro fundió destrozó sus dientes.
-tiene razón, no debiste intervenir onee chan, no vale que te arriesgues de más por el.
aparentemente, al rey de la virginidad yo no le agradaba.
-ya, no hay tiempo, tenemos que seguir por el ducto.
les dije y ambos me hicieron caso,el primero en subir fue Luis, quien se quejaba de que entrar a las habitaciones no sería posible, le respondí que era obvio que los ductos estuvieran cerrados para no entrar a otros cuartos, pero, nos permitiría encontrar la ruta correcta.
fue extrañamente rápido encontrar el cuarto, las gotas de líquido ver nos guiaban a un amplio cuarto que se encontraba a unos 800 metros de nuestra entrada, a pesar de lo peligroso del líquido, ahí se podía percibir, el zombi trataba de escapar por los ahora sellados ductos, se escuchaban de manera horrible sus gritos, pero no sería capaz de escapar, además, podían escucharse los gritos de cuatrode ellos, tan pronto los encontramos, Luis intentó disparar, pero el cristal que sellaba la ventilación era a prueba de balas.  dimos media vuelta de regreso al pasillo, era el momento de terminar con esto de una vez, mientras íbamos de regreso, escuchamos ruidos, no éramos los únicos en la ventilación.



Lex.D.S.

#49 en Ciencia ficción
#33 en Terror

En el texto hay: caos, zombis, muerte

Editado: 27.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar