Fairnes and Dignity

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Capitulo 2:

“Odio a los Monos-¿Por qué te metes en mi entrenamiento?”

 

Aquella mañana todos los ejemplares de El Profeta jamás llegaron a ser colocados en las ententes o siquiera algunos llegaron a los puestos de venta. Multitudes de magos de todo el continente se aglomeraban para tomar un ejemplar o dos. Todos ansiosos por leer el nuevo reportaje de la reportera estrella del Profeta:

 

...Harry Potter, nuestro pequeño y valiente héroe, que hace solo cinco años susidio nuestro mundo derrotando de forma misteriosa al mago oscuro mas malvado de nuestros tiempos hoy vuelve a convertirse en noticia. Esta mañana, tras levantar las alertas mágicas colocadas al rededor de su casa en Little Lingue, Surrey un equipo especial de aurores camuflados como los denominados “Policías”, las fuerzas de autoridad muggles, confirmaron la desaparición del famoso infante.

El ministro de magia Cornelius Fudge, y el actual director de Hogwarts, Albus Dumbledore, se han negado a hacer ningún comentario al respecto. Sin embargo, nuestras confiables fuentes aseguran que en los escombros de la residencia pudieron detectarse restos de magia residual. Seguramente producto de uno de los muy comunes usos de magia inconsciente en menores de edad.

Sin embargo esta información solo abre pie a muchas otras interrogantes, ¿qué clase de magia espontanea hace desaparecer media casa? ¿Qué clase de emociones desenfrenadas o inestables pudieron dar pie a semejante evento? ¿Fue rabia? ¿Fue miedo? ¿Estará relacionado con los rumores de posible abuso del que era víctima el pequeño Harry? ¿Por qué el epicentro fue debajo de las escaleras?

Muchos pensaron que la decisión de Dumbledore de dejar al niño-que-vivió con su familia de sangre muggle tal vez no era lo mejor, ¿será acaso esta la confirmación de dichos temores?

Sin embargo, aunque contactar a la familia ha sido difícil, seguiré trabajando para traer siempre la verdad a la luz. Por el momento, elevamos nuestras plegarias para el descanso del alma de nuestro joven salvador...

 

-Esa arpía ostentosa...-Minerva McGonagall siempre se había considerado una mujer estricta pero paciente. Pero era difícil mantener los estribos luego de leer las mentiras y toda la zalamería impresos en tinta. Solo doblo el periódico y lo dejo sobre la mesa. Por mucho que le irritara debía quedarse allí, en su oficina, y esperar a que el anciano director regresara con noticias. No podía creerlo. El pequeño Harry, al que no había visto desde aquella noche hacia cinco años, de verdad había... No, ni siquiera podía pensarlo.

Y así era para todos y cada uno de los miembros de la orden, reunidos en la oficina del director. Todos ansiosos, expectantes pero definitivamente ninguno preparado para escuchar la respuesta:

-¿Desaparecido?-Repitió incrédulo Hagrid.

-Temo que así es-El anciano director, sentado en su silla tras el escritorio, lucia incluso aun mayor. Como si de repente todos sus años hubieran decidido amontonarse sobre él. Se le veía fatigado, ni siquiera podía poner aquella sonrisa amable que siempre tranquilizaba a todos a su alrededor. Dumbledore se inclino hacia adelante, apoyándose en los codos y entrelazando las manos-Kingsley, Poppy y yo revisamos minuciosamente todo el lugar. Había restos de magia accidental por todos lados pero ni rastro de Harry.

-Pero, ¿ni siquiera un cuerpo?-Sugirió Severus estoico y directo-Tal vez, solo se apareció por accidente-

-¡Eso, eso!-Hagrid apoyo al maestro de pociones-¡Hay que salir a  buscarlo nada más!

-Aunque fuera el caso, ninguna aparición podría haber causado daño alguno-Explico Dumbledore-No, en definitiva, de alguna forma su magia se salió de control pero colapso sobre sí misma.

-Albus, ¿podrías ser un poco más claro al respecto?-Inquirió Fudge, también presente.

-Imaginen que la magia comienza a salirse de control...-Mientras hablaba el anciano director agito su varita y un pequeño punto brillante comenzó a flotar sobre su escritorio emitiendo pequeñas pulsaciones que agitaban ligeramente los pergaminos al mismo tiempo que crecía-Pero llega un punto en que sobrepasa su propio limite y se colapsa, igual que una estrella-La pequeña volita de luz se detuvo por unos segundos y luego, de golpe, se congio hasta convertirse en un insignificante destello que atrajo todo a su alrededor succionando papiros, plumas y hasta varios pedazos de libros que cayeron sobre la madera cuando la luz se extinguió.

Todos los presentes se quedaron impávidos ante tan grafica explicación. Y con el pesar instalándose en sus pechos. Minerva se limpiaba las pequeñas lágrimas en sus ojos con su pañuelo, a diferencia de Hagrid que lloraba a moco tendido:



T. C. Penwolf

#1563 en Fanfic
#6095 en Fantasía

En el texto hay: harry potter, fairy tail, crossover

Editado: 24.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar