Flor de Verano

Tamaño de fuente: - +

Una nueva amistad

¡ESE MALDITO MAESTRO!.. ¡Cómo pudo hacerme algo así a mí! ¡Hubiera elegido algún chico! ¡Me parece una total falta de respeto hacia mi persona!.. Además... ¡¿Por qué yo?! ¡¿Con esta persona?!

 

Es que...

 

Es que...

 

-Nikiforov...- dijo con duda el joven presidente. -Ese apellido me suena bastante...-terminó su frase y miré hacia un lado contrario rendida.

 

¿Acaso tiene algún problema de memoria?

 

Me quedé asombrada al volver mi vista hacia la persona. Su cabello de color rubio quedó iluminado junto a sus claros ojos azules... Nunca había visto a una persona ser tan iluminada por la luz del sol.

 

Es...

 

Alucinante.

 

-Samantha.- rompió el silencio la persona a su lado llamando nuestra atención.- Es la hermana menor de Samantha, Shuun.- terminó de decir con mucha confianza.

 

-¿La hermana menor de Samantha?..-preguntó incrédulo, posó su vista en mí y me miró de arriba abajo.- Para ser su hermana, no se parecen en nada...- dijo con duda en su voz mirándome fijamente.

 

- E-es que... somos muy diferentes.- respondí con algo de duda.

 

-Samantha es adoptada, lo sé.- respondió Shuun y lo mire sorprendida.

 

El y su compañero caminaban delante de mí, iban hablando de cosas del trabajo, aun no entiendo por qué han venido a nuestro colegio, y tampoco me animó a preguntar. He esta callada desde aquel momento, y esto se está volviendo incómodo.

 

¿Por qué me han mandado a mí con ellos?

 

-Hey, niñita.-, dijo el joven presidente mirándome.- ¿Podrías llevarnos la oficina del director?- preguntó con una gran sonrisa.

 

¿Niñita yo?..

 

Sin decir nada me adelante y comencé a caminar en dirección a la oficina del director. Estaba enfurecida por el simple hecho de ser llamada "Niñita". Al llegar lo único que hice fue señal la puerta y mirar hacia otro lado, era un berrinche, lo admito.

Lo escuche reírse a lo lejos, cosa que llamó mi atención y lo mire un poco.

 

-Sí, se nota que creciste con Samantha.- dijo acercándose y acariciando mi cabello como si fuera una mascota.-Espera aquí, Ella. - la puerta fue cerrada luego de ello, dejándome a mi parada ahí fuera.

 

Estaba perpleja. Estaba sorprendida. Estaba... congelada.

 

Mi nombre al salí por su boca lo único que provocó fue un cosquilleo dentro mío...

 

"¿Qué te está pasando, Ella?" Me pregunté con duda a mí misma. Nunca antes, nadie... había hecho que mi nombre sonará de esa manera. ¿Será por su voz? ¿Será porque pensé que no sabía mi nombre?.. Será...

 

-Ella?..- una voz me trajo de vuelta a la tierra, no dude en voltear a ver a esa persona.

 

-Nathaniel...- dije bajo cuando este se acercó.

 

-¿Qué haces aquí?- pregunto con duda para luego sorprenderse y tapar su cara- No me digas que... Ya te has metido en algún lío.

 

-¡No! ¡No! ¡Yo no me meto en líos!- exclame como una niña cerrando mis puños y ojos.

 

-Apenas hemos comenzado las clases... No podías haber esperado un poco.- dijo con un todo un tanto frío aún con su mano en la cara.

 

-¡Te digo que no he hecho nada!- dije un poco fuerte, aquí comenzó el berrinche del día.

 

Estuvimos peleando de esta forma durante bastante tiempo, sentía mi garganta y mejillas arder de tanto gritar que yo no hice nada está vez.

¡Ni que siempre me metiera en problemas... Además, siempre es Katia!

 

-Oh, Nathaniel- La voz del Señor Záitsev nos trajo de vuelta a la realidad y volteamos a verlo. - ¿Que les ha sucedido?- preguntó, estábamos cansados de tanto gritar.

 

-Director, que ha hecho mi hermana ahora?- preguntó mirándome con enojo.

 

- ¿Ella? .. No, esta vez ella no ha hecho nada.- respondió confirmando lo que yo decía antes.

 

- ¡Te lo dije!- exclame con emoción viendo a mi hermano con aire de grandeza.

 

-¿Entonces qué hizo?- volvió a preguntar mi hermano confundido.

 

-Está acompañando en su estadía en él instituto al Joven Schnitzler - dijo el director y sonreí cuando mi hermano me observo - Y eso sucedió por estar en las nubes en la hora de Geografía.- contó el Director.

 

"Gracias, Director " dije en mi mente, cabizbaja evitando la fría mirada de hermano.

 

El director volvió a su estudio, dejándonos a nosotros dos con Shuun y su asistente.

 

-¡Sabía que algo malo habías hecho!- reclamó Nathaniel.



Sakura Rin

#13487 en Novela romántica
#4815 en Joven Adulto

Editado: 08.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar