Forever Is Never

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 11 - Estoy bien...

Antonio me ve de pies a cabeza.  


        Después de haberme entregado el ramo de flores se sienta en la cama y no  media palabra, anda que si no es dramático en jodío. Creo que se siente mal por mi reacción al verlo de repente en mi puerta cuando yo de cierto modo esperaba a otra persona.  


-Antonio...eh...no sé que decir...¿qué te pasa? 


- No tienes nada que decirme, fui yo el imbécil que se presentó en tu residencia sin avisar, de seguro que esperabas a otra persona y por eso tu reacción fue así de  seria. No te preocupes, mañana cambio el vuelo y me voy de regreso a Inglaterra. 


-¡No! Es que me tomó por sorpresa, no me lo esperaba, pero yo estoy MUY FELIZ de que estés aquí conmigo.  


- No pareciera-me dice entre dientes. 


- Pues lo estoy. - No me responde, solo mira el techo. Maldito Antonio-. Señor Guillén, haga usted el favor de dejar de ver el techo. -Sonríe, eso es bueno-. Me gustaría pasar toda la tarde contigo cariño. 


-Y a mí. 


-Perfecto, ponte otra ropa que nos vamos al cine. 


-¿Al cine? 


- Sí, al cine. 


           Primero se cambia Antonio  en mi habitación en menos de cinco minutos, eso sí que es rapidez. Yo escojo unos vaqueros, una camisa del F.C.Barcelona, unas Converse rojas y mi chaqueta de la selección española de fútbol.  


             Antonio me ve y sonríe, esa es la Sammy que el conoce, la que no le importa parecer chico porque vaya toda vestida de fútbol. Como no he salido del campus yo sola desde que llegué no sé por donde se va al cine, pero ¿para qué sirve Google Maps  si no es para usarlo? Busco la ruta al cine más rápida, está a media hora caminando, válgame el señor, necesito un coche. Creo que iré  a comprarlo la semana que viene, así le puedo pedir ayuda a Henry. 


-¿Sammy? 


           Me vuelvo y veo  a Lara que está con María, Allison, Alex y Henry. 

- Hola, ¿a dónde vais? 


-Al cine, -dice María mientras entrelaza su mano con la de Henry - a ver una peli de miedo -Henry no le quita la mano a María de la suya- ¿y tú? 


- Igual. Chicos os presento a mi novio, Antonio.  


-Hola.  


-¿Antonio? -dice Lara. 


- El mismo que te conoció cuando usaba pañales y cuando tenías 9 años y lloraba por que decías que querías tener novio.  


-Como has cambiado chico, antes eras un chico que se ponía una capa de Súper Man y saltaba del sofá diciendo que podía volar. -Todos se empiezan a reír, yo incluida.

 
-Habló la que besaba el espejo para practicar para cuando tuviera novio. -Todos rieron más fuerte. 


-Y...tú... que... fuiste al colegio...en calzoncillos...porque tenías miedo de ponerte los pantalones. 


-¿Y tu que?... Fuiste... vestida de...Pitufina y te pintaste el cuerpo... de azul completito. 


          Madre mía, si seguimos sacando trapos sucios nunca llegaremos al cine. 


-¡Ya! Si no paráis... nunca... vamos a llegar...al...cine.  


- Vale. - dice Alex.  


          Por fin pararon las risas. 


-Bueno -dice Allison-. Yo soy Allison y ella es María. 


-Hola -dice María. 


- Yo soy Alex y este es Henry. -Henry sólo asiente, no media palabra.

  
- Encantado de conoceros. 


            Todos empezamos a caminar tranquilos hasta que a mí se me ocurre la genial idea de ver que hora es.  


-Chico son las 7:55 pm.


-¿Qué pasa con eso? -pregunta Alex. 

 

Miro a Antonio y digo-. A las 8:00pm empieza nuestra función ¿y la vuestra?  


          Alex saca un papel de su bolsillo y dice: 


-A las ocho.  


-Quien llegue de último paga todas la entradas -dice Lara y empieza a correr como si su vida dependiera de ello. 


        Todos corremos hasta el cine lo más rápido que podemos, llego la tercera. Llegamos a las 7:58 pm, dos minutos antes de que empiece la función, somos unos cracks. 


         Henry llega de último con una cara de mala leche que no sé cómo es que puede con ella. 


-¿Cuanto tengo que pagar? -dice con voz neutra, mientras saca un billete de 100 dólares de su cartera.  


-Tu dame eso - dice Alex, mientras coge el billete-. Ya te daré el ticket luego.   


-Vale -susurra Henry.  


          Todos entramos a ver la película de Anabelle, creo que está muñeca no me dejará dormir durante una semana entera.  


           Joder, está en la mecedora... pero no bajes al sótano... madre mía se le a ha pagado la luz. Corre, corre que tú vida depende de ello. Sube por el ascensor rápidoooooo... 


-Aaaaaaaaah... -grito y me resguardo en Henry.  


         Maldito demonio.  


-Sammy -su voz es dulce-. No te asustes - rodea con su brazo mi cuerpo-. Es sólo una película. 


- Que está basada en hechos reales. 


-Si pasará algo yo te  protegería. 


-Lo sé.  


-Saldré disimuladamente, y tu sales después, tengo que hablar contigo. 


-Pero no puedo dejar sólo a Antonio.  


         《Mierda, Antonio》 


- No creo no diga nada.  


-Pero... 

- No hay "peros" que valgan.



Megan.A.Grey

#11928 en Novela romántica
#4253 en Joven Adulto

En el texto hay: universidad, amores, alcohol

Editado: 02.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar