Four Elements (saga)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8

Miré a Emma golpear el reloj desde el otro lado de la clase, estaba más entusiasmada que yo, la verdad es que estaba más nerviosa por ver cómo había quedado el collar que no recordaba al chico.

— ¿Por qué esta tan entusiasmada?—Preguntó Ryder y lo miré, levante los hombros.

—No lo sé, tampoco es que vaya a ser un modelo o algo por el estilo. —Dije y él me miró.

—Estoy justo junto a ti. —Dijo y lo miré.

— ¿Y eso que tiene que ver?—Pregunté y él sonrió.

—Nada, nada, solo fue un comentario fuera de lugar. —Expresó colocándose sus gafas y reclinándose en la silla, colocando su brazo en mi respaldo.

— ¿Ya llego?—Preguntó Emma con muecas, miré mi teléfono y no había ni un solo mensaje.

—No sé. —Expresé y ella miró hacia la ventana, el timbre de salida finalmente sonó y Emma fue la primera en acercarse.

— ¿Cómo me veo?—Preguntó y sonreí.

—Es mi collar el que vienen a dejar, solo te recuerdo eso. —Expresé y ella sintió.

—No creo que venga solo. —Expresó tomando mi brazo y levantándome de un brinco, me arrastró hasta la salida del colegio, miré mi teléfono y justo en ese momento entro su llamada.

— ¿Dónde estás?—Preguntó y miré a Emma.

—Justo en la entrada, iré al portón. —Dije colgando la llamada, caminé junto con Emma, acomode mi mochila y observé el auto que estaba afuera, la puerta se abrió y él salió, traía una camisa blanca un jeans azul oscuro, una chaqueta negra y unas gafas de sol que se veían estupendas en él.

— ¿Qué tal?—Preguntó y del otro lado salió un chico, camisa gris, pantalón negro, cabello largo y tenía unas pulseras de cuero.

—Hola. —Dije de la manera más normal posible, Emma no paraba de sonreír.

—Si no te controlas llamaré a Luke. —Dije y ella me miró.

—Kihara, estoy bien. —Susurró y suspiré.

—Quédate acá. —Dije y ella asintió, caminé acercándome y él hizo lo mismo, sacó el collar.

—Debo admitir que no fue para nada sencillo, pero valió a pena. —Dijo y sonreí.

—Te lo agradezco. —Dije y él sonrió, separo la cadena y se acercó, colocó la cadena alrededor de mi cuello y observé su rostro, su cabello negro y sus increíbles ojos grises por debajo de los lentes.

—Listo. —Dijo alejándose un poco, con la mano acomodo en dije de las alas de oro.

—Te queda bien. —Dijo y asentí.

—Gracias, por restaurarlo. —Dije y el dejó de ver el collar para verme, retiro los lentes y me miró.

—Mencionaste que era una relegía familiar, era lo menos que podía hacer. —Dijo y sonreí tocando el dije.

— ¿Cuánto te debo?—Pregunté y él sonrió, se colocó sus lentes y camino a la puerta del conductor.

—Como dije en el mensaje corre por mi parte, nos vemos Kihara. —Expresó y antes de cerrar la puerta, mostro su cabeza por el techo del auto.

— ¡Ah!, por si las dudes, soy Krágon. —Dijo contestando a la pregunta que tenía en mente, me despedí con la mano viendo el Jeep Wrangler negro alejarse.

— ¡No inventes, son ángeles!—Expresó ella acercándose, toqué el dije y sonreí.

— ¿No quedó lindo?—Pregunte y ella asintió.

—Tiene talento para la joyería, además ¿viste a su amigo?—Expresó y observé detrás de ella.

— ¡Sí!, lo vi pero el a ti no. —Dijo Luke molesto, Ryder se acercó y observó el collar.

—Será mejor que no lo vuelvas a ver. —Expresó y lo miré.

— ¿Porque?—Pregunte y el auto de Mark apareció.

— ¡Kihara!—Expresó desde el auto.

—Un segundo papá. —Expresé y miré a Ryder, — Mira no me interesa tus razones, él solo hizo un lindo gesto. —Dije y tomé el brazo de Emma salvándola de una pelea de pareja.



Danielle Rodríguez

#417 en Joven Adulto
#142 en Thriller
#74 en Misterio

En el texto hay: badboys, misterio, nuevas creaturas

Editado: 17.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar