Fragments ¿mentira o Destino?

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 10

 

“Sin tu luna, sin tu sol, sin tu dulce locura, me vuelvo pequeña y menuda, la noche te sueña y se burla, te intento abrazar y te escudas.”

Dulce locura, La oreja de Van Gogh

¡Eliza!, ¡Angelice!, tengo algo que contarles. – Corrió, con los ojos inundados de lágrimas de felicidad y confusión, por los oscuros pasillos de la mansión, logrando que no solo sus amigas despertaran. -

- ¡Roselyn, regresa a dormir algunas personas necesitamos descansar para mantenernos bellas y saludables! –Salió Catherine de su habitación mientras sus risos cubrían la mitad de su rostro.

-Perdón, no quería despertarte. Sigue descansando e ignórame. –Le acomodó el cabello y continuo su camino hacia la habitación en donde estaban hospedadas sus amigas. –

Angelice, estaba a punto de irse a dormir después de dejar en el buró el libro que terminaba de leer. Se había cansado de esperar a Eliza, quien le había dicho que saldría a dar un paseo por el jardín y al igual que el día anterior, no había regresado, esto no le preocupaba demasiado, después de todo no podía estar al pendiente de ella por siempre además ella era libre y seguramente se la estaría pasando bien.

De pronto tocaron la puerta de la habitación y lista para darle un regaño a su irresponsable amiga por llegar a altas horas de la noche, abrió.

Eliza, Angelice, ¡tengo algo que contarles…! -Exclamó Roselyn en cuanto la puerta se abrió. - ¿Dónde está Eliza? – Preguntó cuándo solo vio a Angelice en la habitación. -

-No tengo idea de en donde se pueda encontrar, pero descuida, estoy segura de que muy pronto lo averiguaremos. -

Se escucharon pasos y voces resonar en el pasillo, estas eran de los señores Schuyler, quienes sonaban molestos, “Que haces a estas horas de la noche fuera, sabes que no debes salir “se escuchó al padre de Roselyn decir. “Si no es porque escuchamos voces y nos asomamos desde la ventana hacia el jardín, no sabríamos lo que estabas haciendo” Dijo su esposa y continuo… “Y ¿Quién es esa mujerzuela que estaba contigo?, sabes que no debe haber ninguna visita pasada la media noche” Las fuertes pisadas se escuchaban cada vez más cerca, parecía que en unos cuantos segundos pasarían por ahí.

-Ven pasa, antes de que descubran que tú también estas afueran y te regañen como al parecer lo están haciendo con tu hermano. –Ambas entraron y cerraron la puerta. -

Se escuchó que las tres personas pasaban frente a la habitación y continuaban la discusión “Solo era un amigo, no era una chica, lo juro, yo siempre cumplo las reglas.” Sí, sí, claro amigo, ahora resulta que tus amigos lucen como chicas y te visitan a altas horas de la noche… “Te iras a tu habitación y mañana a primera hora solucionaremos esto, INDESENTE.” Angelice no podía contener la risa pues no podía parar tan solo de imaginar la cara de Bastián y seguramente de Eliza cuando los descubrieron en el jardín. Pronto se escuchó que una puerta se cerró y todo volvió a estar en silencio.

-Bien, analizando esta situación, Eliza no estaba con él y no sé a qué hora llegara ¿que querías contarnos? Soy toda oídos.

- Preferiría que igual Eliza estuviera aquí pues es muy comprensiva, pero, bien aun así te contare… -Suspiró. - Esto es difícil de decir creo que quizás pensaras que estoy loca y me ha afectado llorar tanto y extrañar a Lucas, pero lo que ocurrió esta noche fue increíble, fantástico., incluso casi irreal, como un sueño en el que siempre quisieras estar y nunca más regresar…

-Tranquila, no debes darme una introducción tan larga de lo que me vas a decir. Me gusta ver que por lo menos ahora sonrías, o algo asi, pero cálmate. – Tomó sus manos las cuales estaban heladas. -

-Bien, lo siento en realidad no sé cómo reaccionar, primero me sentía demasiado triste y luego, pude hablar con él y sentir su calidez…-Tocaron nuevamente la puerta-

Si, si, comprendo que estés emocionada, tu cita con Elián debió ser un éxito, debió tratarte muy bien y no puedes esperar a contárnosla, pero, espera un momento alguien llama a la puerta talvez sea Eliza, iré a abrir, aunque me gustaría dejarla afuera, mientras escóndete por si no es ella y son tus padres inspeccionando que todo esté bien.

-Ah sí. –Bostezó. - creo que mientras vas a abrir, iré al baño a enjuagarme la cara, me está dando un poco de sueño y tengo demasiadas cosas que contarles, talvez con eso y el frio me mantenga despierta por un buen rato.

Angelice abrió la puerta, esta vez efectivamente era Eliza.

- Hey, que bien que regresas ¿Qué tal te fue con tu noviecito? ¿Todo bien en el jardín? o ¿los descubrieron? - Eliza hizo rápidamente un gesto para que se callará.

No se había percatado que detrás de la puerta estaba Catherine, escuchando todo lo que estaba diciendo.

- Perdón, tuve un sueño extraño, donde salías con alguien, uno de tantos jóvenes ricos, que me hizo olvidar por completo que fuiste a beber algo a la cocina…Te dije que yo debía ir… ¿Qué tal estaba el té? – trató de reponer.



La Violinista lectora

#1181 en Paranormal
#427 en Mística
#3724 en Thriller
#2125 en Misterio

En el texto hay: bruja, misterio, mentiras

Editado: 24.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar