Friends

Tamaño de fuente: - +

7. Welcome To New York

7 años después.

NOAH:

Tras la ventana del avion podía ver el infinito oceano, sonreí al verlo, acomode mi flequillo pues estaba algo desaliñada. Después de siete años en Londres volvía a la ciudad que nunca duerme, Londres era hermoso, pero, mis pies, mis viejos zapatos y en general todo de mi extrañaba estar en New York, a pesar de los años que estuve lejos no paraba de desear volver a estar allí, por fortuna había conseguido un empleo como ayudante  en una famosa empresa de New York, no sera un puesto importante, yo estare al pendiente de la correspondencia y orden de papeleo importante de la empresa, aunque no sea un puesto importante muchos habían pedido la solicitud pero gracias a mi gran experiencia en los diferentes trabajos que he tenido organizando bibliotecas y papeleo de oficinas de Londres, logre conseguirlo.

Damas y Caballeros, es hora de que abrochen sus cinturones pues vamos a aterrizar, sean bienvenidos a New York.

Por fin. Una gran sonrisa se asomo en mi rostro al ver las infinitas luces de la gran manzana.

Es extraño estar aquí después de tanto tiempo, sin embargo es como volver a casa después de un largo verano. Ni siquiera sabía a donde ir, entonces, a mi mente llego una de las razones por la que quería volver, Will, es de noche pero esta es la ciudad que nunca duerme así que a mi mente llego una idea alocada.

Pare un taxi.

-A Central Park, por favor.

Él señor del taxi comenzo a conducir.

Después de unos largos minutos llegue, al bajarme del Taxi, me dirijí hacía su casa. Toque a su departamento sin siquiera preguntarme si estaría bien después de lo tonta que fuí al "tratar de olvidarlo todo", ignorandolo.

 Nadie abría la puerta entonces volvi a tocar. Mi corazón se acelero cuando escuche que alguien abria la puerta y luego la decepción se asomo en mi rostro cuando una señora se asomo con una bata y con su cabello en unas raras trenzas de dormir. Que tonta fui, obviamente se mudarían algún día.

-Disculpe molestar, pero los anteriores huespedes...... de casualidad no sabe ¿a donde fueron?

-¿Tengo cara de saberlo? Por supuesto que no lo se, ¿acaso no ves la hora? SON LAS NUEVE DE LA NOCHE! ¡A esta hora alguien que trabaja mucho como yo debe estar durmiendo!

-Lo siento mucho es que yo buscaba a...-la señora cerro la puerta en frente de mi. 

Cuando salí de los departamentos sentí como gotas de lluvia comenzaban a caer.

-¿es enserio?.-Dije cuando la lluvia comenzo a caer mas fuerte. No sabía en realidad que hacer, ir a un hotel mientras consigo rentar algún departamento, esa era la mejor opción, pero en cambio decidí mejor ir por un cafe. 

The Dory's Coffee estaba igual que siempre a exepción de algunas remodelaciones en el letrero de entrada, me pregunte si Will seguiría viniendo aquí, o si siquiera aún vive en New York. "Aquí en New York por siempre" me había dicho la última vez que lo vi.Me senté en la barra en donde una Dory's un poco más vieja que la última vez que la vi, atendía una orden. A mi alrededor habían varias personas, eran las nueve de la noche y las personas preferían refugiarse de la fría lluvia en una cafetería que no cierra hasta la media noche, al menos yo no era la única. Dory's trajo la orden del hombre con Smoking que había a mi lado, no lo había notado pero algunas chicas de la cafeterían le sonreían y se quedaban mirandolo. ¿a caso yo estaba al lado de un actor y no lo sabía? El hombre no volteaba a mirar a ninguna parte solo miraba el café que Dory's le había traido, sonreí al ver lo que tomaba, no era cafe en realidad, era capuchino.

-Gracias Dory's.-Dijo la voz masculina del hombre de Smoking, parecía atractivo, al menos su perfil lo era.

-De nada cariño...-Después de decir esto Dory's me miro y luego a mis maletas.-Oh, buscas donde quedarte? Puedo darte posada.

Negue con mi cabeza y le sonreí.

-No, muchas gracias.

-Entonces ¿que te ordeno?.

Sé que llovía y hacía frío pero realmente extrañaba ese cafe frio.

-Un cafe frío con crema batida y chispas de chocolate por favor.......y sin cereza.

Will no estaba aquí para comerse la cereza.

WILL:

Sentí mi corazón acelerarse, ¿sería posible? ¿así de fácil? Tenía miedo de verla, no se me había pasado por mi mente un momento como este, ni siquiera reconocí su voz, seguía siendo dulce pero ahora un poco mas madura. No se me ocurrio otra cosa.

-Espera Dorys.-Dije rapidamente y Dorys se detuvo.-Ponle la cereza.

-Pero....la señorita dijo que, espera....¿ustedes vienen juntos?...yo los conozco, estoy segura.-Dijo sonriendo.- Entonces con cereza, ¿si señorita?

Ella no dijo nada durante unos segundos.

-Si...esta bien, ponle la cereza.

¿ya lo sabría? No me atreví a voltear a verle, deje mi capuchino quieto después de tomar un poco. Después de un silencio incomodo, sentí su mano correr mi brazo suavemente, supe lo que estaba haciendo, estaba viendo el capuchino.

-Capuchino con canela encima junto al corazón de siempre...¿es acaso posible?-Su voz sonaba nerviosa, es increible que, aunque pasen muchos años, pueda reconocer cuando esta nerviosa e insegura. Voltee a verla. La mire fijamente, mismos ojos verdes azulados, misma cabellera rubia, un rostro mas maduro y algo diferente pero seguía siendo hermosa, tenía un flequillo, me pregunte si aún seguía haciendolo por como se sentía o simplemente era su nuevo look.



M.W STAR

#8978 en Novela romántica

En el texto hay: primeramor, amistad amor

Editado: 30.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar