Geal Ali Crónicas: Poder Absoluto.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 11.

Capítulo 11, Tierra.

FRERICK

La aeronave se llenó de soldados en cuanto escapó Denia del palacio, en la metrópolis la batalla que los Otpige iban ganando. Alphine se mostró en todas las naves de ataqué, pero perdíamos tiempo valioso, Ryan venía con un grupo de soldados Napaleanos en cuanto bajó el campo espiritual nuestros aliados entraron por esa razón los príncipes llegaron cuando tenía a mi madre en brazos. Ryan llevaba una carga importante con él, mi hermana.

— ¿Qué es eso? — gritó Axtrex en cuanto la vio se alejó de ella con un cierto susto al igual que todos— ¡No puede ser!

Lo que Axtrex había sentido era un nivel de espíritu algo fascinante.

— ¡Diamante! — Ryan me dijo en cuanto me entregó a Geal la cual no pesaba demasiado— Su nivel de poder pasó a Absoluto en un abrir y cerrar de ojos, es más fuerte que todos nosotros juntos.

—De extremo para Absoluto en un solo día— Arcy estaba tensa— ¡Es imposible!

—Es el GL lo que lo hace— dije con el corazón a punto de estallar— Llevaré a mi hermana a la nave madre 3000, prepárense para salir. ¡Ahora estamos perdiendo tiempo! ¡Ryan!

— ¿Qué?

—Te necesito a mi lado en batalla, somos los mejores pilotos del sistema.

—Hecho. Por mi planeta Napan y por los humanos.

Esa era la actitud de un verdadero semiángel, amar a los hermanos humanos.

Entré a la nave madre y llevé a Geal a la sala de mando para colocarla en un asiento en el cual descansaba sin recobrar la conciencia, activé su cinturón automático y tomé su temperatura estaba helada, pero su espíritu de pelea seguía en aumento algo ocurría en ella internamente, pero me lamentaría que no abriera los ojos cuando lleguemos al planeta Tierra. Ordené de inmediato que todos se preparen para salir, llegaríamos antes que Denia porque la rubia no uso un portal de transportación.

— ¡Axtrex! — mencioné preocupado, la Uqy me miró con cierto temor en sus ojos al parecer el aumento del espíritu de Geal asustaba- ¡Motores en marcha!

—Si— Axtrex tomó asiento encendiendo la nave— ¡Rampas subiendo! ¡Alphine! Necesito un portal de transportación- dijo tocando su oreja.

La nave comenzó a elevarse con rapidez, lograron ver en la gran ventana del centro de mando que el portal de transportación se formaba. Las cápsulas de energía formaban un circulo y posteriores rayos de luz azul que creaban un gran vacío o como lo llaman aquí un gran hoyo negro. Cada uno tomó sus asientos correspondientes.

Ryan no estaba nervioso, pero podía sentir su espíritu excitado por la pelea el suyo se elevaba cada vez, el Napaleano era una buena arma cuando está enojado, aunque todos estábamos cansados por lo que ocurrió antes en el polo Otpige se notaba la sed de querer más, la mano de la joven princesa Arcy estaba partida a la mitad, pero cerrada gracias al Napaleano Rick.

—Diamante—Axtrex distrae mi mirada— ¡El portal se ha completado!

—Prepárense para entrar— mencioné— ¡Hagan sus apuestas, veinte a que el humano vomita!

Lo que noté fue una risa de parte de todos, pero tenía que quitarle los nervios sí los príncipes están tensos perderíamos, aunque sé que en este momento ya no son príncipes sí no reyes por desgracia tuvo que ser de una forma que nadie lo esperaba como la muerte de sus padres, gracias Alá mi Madre seguía viva. Los soldados debieron llevarla al palacio en la sala de sanación esperemos que no tengamos otra decepción cuando nos enfrentemos a Panos y Alfairos cerca de la órbita terrestre.

— ¡Preparados! — Axtrex exclama mirándome, percibiendo un gesto de mi parte, nadie sabe cómo es que de pronto la chica azul de Uqy tenía el control de la nave, estábamos tan tensos que Ryan y yo no nos peleamos en está ocasión el capitaneo y pilotaje del Alpo.

Se sintió una gran turbulencia que aumentaba cada vez que nos acercábamos al hoyo negro, las capsulas debían estar a toda su capacidad que el calor y la agitación de energía lo sentía el Alpo. Entramos al portal, lo que vimos eran rayos de luz por todas partes en tres segundos la nave entró por completo, las luces se hacían más pequeñas para mostrar estrellas después fue el bello globo azul y la luna frente a esta.

— ¡Carajo! — dijo Arcry sacudiendo su pie— ¡Me vomitó el pie! ¡Por eso no me gustas! ¡No aguantas nada! —sonrió Arcry diciéndole a Mai en broma nos hacía gracia en un cruel momento algo que necesitamos una risa podía cambiarlo todo, Mai estaba mareado tocando su estómago— ¡Humano, me has cagado!



Geasul Oropeza

Editado: 14.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar