Give Me Love

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 1

Al descender del taxi siento cómo la suave brisa me choca contra el rostro provocando que de un suspiro muy grande. Me sorprende ver frente a mis ojos que la nueva casa es aún mejor de lo que pensé. Después de mí, baja mi madre y mi hermana muy felices de ver un nuevo hogar para nuestra familia. Siendo sincero ha sido el viaje más largo de mi vida y no lo digo por el auto sino por todos esos pasajes de tren que tuvimos que tomar para llegar a esta enorme ciudad desde el pequeño pueblo que una vez fue mi hogar, mi trasero ya no puede resistir un minuto más sentado.

-Muchas gracias -dice mamá pagando el transporte.

Con mucho cuidado retiro las valijas que se encuentran en el maletero y con ayuda de Madison logramos subirlas al porche. Ambas muy emocionadas entran a observar la casa de arriba a bajo, yo por lo pronto prefiero quedarme fuera observando el vecindario con gran detalle, la vista es muy linda y según lo que escuché es de clase media alta.

Hace un par de semanas mamá aceptó un nuevo empleo aquí y esa es la razón por la que nos tuvimos que mudar a este sitio, vivíamos en pequeño pueblo al sur del país así que espero que no sea difícil acostumbrarnos a una zona urbana muy grande como esta. 

Lentamente bajo las escaleras del porche y al final me recuesto un momento sobre el césped del jardín principal que tiene decoraciones muy fascinantes, como esas flores color purpura en los arbustos. Cierro los ojos por un momento y me concentro en escuchar cada sonido que se apodera de mis oídos: risas de niños, campanillas de bicicletas, hojas de arboles cayendo a causa del viento, todo va excelente, hasta que el sonido del motor de un automóvil aparece de pronto creando una sensación muy molesta para mí, lo curioso es que se estaciona frente a la casa de al lado; que por cierto es todavía más hermosa y grande que la nuestra. El motor se apaga al igual que el rock clásico que llevaba en el reproductor y entonces por la puerta del piloto aparece un chico más o menos de mi edad, lleva una camiseta blanca al igual que gafas de sol, es de piel blanca y lleva el cabello revuelto. Por suerte no se da cuenta de mi presencia y solo entra a su casa.

-¿Alex? Ven a conocer tu habitación mi amor -grita mi madre desde adentro.

Me levanto rápidamente y remuevo el césped que quedó impregnado en mi ropa, tomo mi valija dirigiéndola a lo que será mi nueva habitación.

-Sube amor, el resto de tus cosas están en la habitación de la izquierda -dice mi madre mientras retira el plástico de las cosas que se encuentran en la sala.

La mudanza se encargó de traer muebles y aparatos, supongo que mamá les dio órdenes de colocar todo al modo que ellos creyeran conveniente.

-Gracias mamá.

Subo las escaleras hasta llegar al segundo piso.

-Esa es tu habitación -dice Madison señalando una puerta frente a la suya.

-Seguramente te dieron la habitación más grande.

-De verdad me conoces muy bien hermanito -sonríe muy grande.

Es típico de Madison, a sus quince años es más valiente y fuerte que yo, por suerte ambos tenemos una buena relación de hermanos.

-Te amo -cierra la puerta, ahogo una risa.

Al cruzar la puerta, se siente como si el tiempo se detuviera por un par de minutos, mis ojos se encargan de observar cada rincón de este diminuto espacio, al menos ya tengo un baño propio y es que no es fácil compartirlo cuando solo vives con dos mujeres. Dejo mi maleta sobre la cama y me dirijo hasta la enorme ventana que ocupa la mayor parte de toda la habitación, cerraré las cortinas ya que necesito algo de privacidad en este momento. Antes de cubrir el cristal con la suave tela color marrón, me doy cuenta que frente a mí se encuentra la casa del chico con el auto lujoso, no es todo, su habitación está justo frente a la mía, sé perfectamente que le pertenece porque ahí se encuentra él mirándose en el espejo, admito que es atractivo y es que yo distingo cuando una persona tiene las suerte de tener belleza incluida.

Ahora si cubro la ventana para poder comenzar a redecorar este lugar. Primero cambio de lugar el televisor, lo coloco frente a mi cama porque es el sitio perfecto para poder jugar videojuegos y ver series, después comienzo a pegar pósters de mis artistas y películas favoritas por toda la pared; al mismo tiempo también coloco los marcos con fotografías de mi familia, hay uno especial que coloco en el mueble que se encuentra junto a la cama, es una fotografía de cuando tenía solamente cuatro años y mi padre está detrás de mí abrazándome. Tristemente él murió poco después de esta foto y claro que no recuerdo mucho porque solo era un pequeño, algo de lo que si estoy seguro es que él era un excelente cantante y según mamá yo heredé eso de él, o al menos es lo que ella dice. Sin embargo no le gusta hablar sobre papá y la entiendo, apuesto a que fue muy duro para ella perderlo de una noche a otra, a pesar de sus discusiones sé que al menos lo amaba.

-Alex, amor baja a cenar -grita mamá.

Perdí la noción del tiempo y no me di cuenta de que el sol se ha ocultado, aún faltan pequeños detalles pero por ahora decido terminar y llenar mi estomago.

-Ya voy.

Hoy es el último día de verano y mientras cenamos mamá me explica detalladamente qué es lo que debo hacer para ir a la escuela. Me aterra bastante la idea de comenzar mi último año en otra escuela, hablo de que no se me da mucho crear amistades cuando ellos ya se conocen bastante.



AletsisVargas

#4954 en Joven Adulto
#13777 en Novela romántica

En el texto hay: gay, lgbt, lesbiana

Editado: 17.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar