Golden Girl

Tamaño de fuente: - +

Capítulo cinco

Todos saludaban emocionados a Douglas, le hacían preguntas sobre su estancia en Leeds y por qué abandonó la universidad de Seattle por irse a Leeds. Y muchas cosas más.

Pero había alguien que ni se acercaba y estaba inmóvil en la entrada observando precavida a mi hermano. Millicent. Suspiré y solté la mano de Robbie para ir a su lado.

—Ven, vamos, saludalo.—la inste, tomando su mano y jalandola.—Dou Dou.

Llamé su atención y cuando sus ojos se posaron en los de Millicent, sonrió como si nada nunca hubiese pasado. Cosa que a ella le rompió su corazón. Como si él nunca me hubiese hecho mil promesas, la hubiese enamorado con bellas palabras y luego simplemente le dijo la típica frase de "eres como una hermana para mí".

—¡Milly!—exclamó entusiasmado, se acercó a ella y la abrazó. No de la manera en la que debió haberlo hecho, aquel abrazo le trajo muchísimos problemas a Milly y él sabía lo que causaba. Pero como dije, Douglas era un idiota. Lo amo, es mi hermano y siempre lo amaré pero es la verdad.

A lo lejos visualice a Samuel, por lo que jale a Milly lejos de los brazos de Douglas.

—Milly, hoy viernes mi mamá va a celebrar la llegada de Douglas desde Leeds, ¿quieres acompañarnos?—le pregunté, más que todo para que fuera y se distrajera un rato del caos que era su vida en aquel entonces.

No solo por su vida amorosa, los padres de Milly estaban en pleno proceso de divorcio, los señores Mendes eran unos canadienses muy buena gente que se habían aventurado a vivir en un pueblo de ricos en Washington hacía unos quince años.

Sus padres eran los dueños de unos mini markets a lo largo de Canadá. Eran pequeños supermercados abiertos las veinticuatro horas que podías encontrar en cualquier carretera canadiense.

Y, además, su padre era el dueño de algunos negocios en Pine Orchard.

—De acuerdo, ¿puedo llevar a Samuel?—me miró suplicando. No era la primera vez que Samuel se unía a alguna de nuestras noches, por lo que sería estúpido decir que no. Asentí y ella sonriendo se fue agarrada de manos con Samuel hacia el auto de él.

—Vaya, ¿Milly aún sigue con él? Debe amarlo mucho.—suspiró sorprendido Douglas. Rodé los ojos y me despedí de mis amigos, alegando verlos en la celebración de bienvenida de la noche. Mi madre le gusta hacer ese tipo de eventos.

—Douglas, eres mi hermano y te amo pero no seas un idiota.—hablé abriendo la puerta del auto y ubicando mi mochila en la parte de atrás.—Rob, ¿podrías encender la radio?

Robbie estaba incómodo, él era muy amigo de Millicent y pues era bastante incómodo saber todo lo que sabíamos sobre la historia Dilly (Douglas + Milly) y no poder opinar sobre ello, al fin y al cabo era todo asunto de ellos y de nadie más.

Conduje hacia la Alvey's, la heladería y cafetería del pueblo. Bajé del auto bromeando con Robbie acerca de cómo la señora Daugherty le había hecho reprobar su primer semestre el año pasado, causando que este se asustara y se sintiera terrible por semanas. Y con Douglas haciendo comentarios acerca de cómo la señora Daugherty había sido una total arpía con él y Stefanie mientras ambos estaban en la escuela.

—No puedes culparla, Dou.—dije riendo.—Eras y eres pésimo en matemáticas. Especialmente en cálculo diferencial.

Él me sacó la lengua y nos sentamos en una mesa, al instante Nelly Alvey se acercó a atendernos.

—¡Nelly!—la saludó Douglas. Levantándose y dándole un beso a una de sus mejores amigas en la secundaria. Nelly siendo la persona no tímida que era, le pellizcó el trasero y se rieron.

Nelly es adorable pero tenía mala reputación en el pueblo por culpa de algún estúpido que decidió que era divertido filtrar fotos de ella desnuda. Además de otras cosas.

—Hola, guapo. ¿Qué te trae a tierra estadounidense?—le preguntó, apoyándose en la mesa y guardando su libreta y bolígrafo.

—Voy a hacer las prácticas de mi carrera en Fairchild.—informó sonriéndole.

Nelly nunca estudió en una universidad y aquello, por muy snob que sonara, no hizo más que empeorar su situación en el pueblo. Pero ella era feliz, atendía el negocio de su familia en Pine Orchard y vivía en un departamento en algún edificio de Pine Orchard con Kayla Aberdeen y sus hijos y su hija Ashleigh, sus padres, los Alveys vivían en Appleby con Max y Cassie, sus hermanos menores.

—¡Eso es maravilloso, Doug!—exclamó llena de alegría y saltó a sus brazos. Eso tampoco ayudaba. Janelle es... muy expresiva y cariñosa. Shoreline es un pueblo muy snob y creyente de que las mujeres deben seguir cierto comportamiento, estúpido pero así es, por lo que ser así te encasilla de una en la lista de las "mujerzuelas" del pueblo.

—Sí, y May no ha hecho más que quejarse de eso, pero ya se le pasará.

Douglas y Nelly siguieron hablando un poco más y entonces ella como recordando que no veníamos a socializar, se escandalizó y sacó su libreta haciéndonos reír para tomar nuestro pedido y prometer traerlo en menos de lo que cae un rayo.



beaumaley

Editado: 16.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar