Grande Amore—amor Perdido—

Tamaño de fuente: - +

Capítulo V

Aspen me mira fijamente, no puedo distinguir sus emociones. Por otro lado Andrew me presenta a los demás, menos a Aspen, al llegar a él se detiene y saca una sonrisa, la señorita McCall pone una de sus manos envueltas en un guante fino y habla al ver que Andrew no conoce a Aspen.

—Y él es Aspen Clarkson—dice ella sonriendo, Aspen me da la mano a lo que correspondo un poco dudosa—Nos conocimos hace poco, es un buen hombre, un gran bailarín, el mejor que he conocido, no te pongas de mal gusto Andrew.

¡Excelente!, un baile es una buena excusa para poder aclarar más las cosas con Aspen, quiero que todo esté claro entre nosotros, supongo que por esa misma razón él vino al baile, él quería aclarar todo luego de como terminamos el otro día.

—Tendrá que ser un magnífico bailarín entonces, ser comparado con Andrew es algo grande, ¿me concedería una pieza para comprobarlo?

El señor Olsen le lanza una mirada rápida hacia Andrew, y puedo sentir su mirada sobre mí.

—Bueno, cuando usted desee le concederé una canción— responde Aspen con cierto carisma.

—¿Le parece si este es el momento en el que lo deseo?

En cuanto termino de decirlo Aspen sonríe inmediatamente, pero luego le lanza una mirada rápida a Andrew, su sonrisa se borra al instante.

—No quiero disgustar a su pareja, señorita O'Connell.

—Usted no va disgustar a nadie, mi única intención es comprobar lo que la señorita McCall ha expuesto sobre usted, pero tranquilo si no desea bailar una canción, no va a ser censurado.

Andrew posa una de sus manos en mi hombro, acerca su rostro al mío hasta que puedo sentir su cálida respiración sobre mi nuca.

—¿Cuáles son tus intenciones hacia ese hombre?— me susurra a lo que yo me tenso inmediatamente.

Me volteo quedando así cara a cara con él, no tiene expresión alguna y mantiene su mirada fija a la mía esperando mi respuesta.

—Yo solo deseaba comprobar lo que había dicho la señorita McCall, ya lo dije— le digo en un susurro y le sonrío un poco, pero él continúa con su expresión fija hacia mí—¿qué pasa?

Andrew da una leve reverencia hacia los demás y luego se va del grupo, observo como se pierde entre los demás invitados hasta ya no poder seguirle el rumbo con mis ojos.

Me giro hacia donde están los demás, Aspen está serio, pero veo un poco de culpa en su rostro, y él no tiene la culpa de lo que acaba de ocurrir.

—Collette, quiero platicar contigo un rato— me dice la señorita McCall, yo asiento.

Ella me toma del brazo y me guía hacia una puerta, entramos y en esta habitación solo hay unos muebles, ella hace sentarme y se sitúa enfrente de mí, suspira y luego comienza a hablar.

—A Andrew no le agradó mucho la idea de que quisiese bailar con Aspen, eso quedó muy claro, de seguro que ahora está encerrado en su habitación, meditando sobre su compromiso con usted.

—Pero no hice nada malo, y sí, tal vez insistí un poco sobre el baile, solo no me ha gustado su reacción.

—Señorita O'Connell, este baile es para anunciar su compromiso, ¿acaso él no le ha avisado?, es mal visto que la novia esté bailando con otro hombre, además usted insistió más de la cuenta, ¡Oh! Si se hubiese fijado en como la miraba el señor Clarkson, póngase en el lugar de el señor Weilburg, la miraba con un deseo sorprendente.

—No me fijé en aquello— menciono un poco desconcertada.

Esto salió peor de lo que pensé, oh Dios santo, si el señor Weilburg cancela el matrimonio las cosas en mi familia van a estar muy tensas, y peor cuando desee casarme con Aspen.

—Todos en el grupo nos hemos dado cuenta, y la incomodidad de Andrew hacia señor Clarkson era muy notoria, ¿cómo pudo ser tan ciega?

Silencio es lo único que obtiene de mí.

No puedo dejar de pensar en qué pasará en los próximos minutos, de seguro el señor Weilburg ya está hablando con mi padre, diciéndole que me he insinuado demasiado a un hombre, estando yo comprometida.

Padre se enojará hasta tal punto que se olvidará que tiene una hija, me echará de la casa.

Madre va a llorar, preguntándose qué es lo que hizo mal al momento de criarme, y por qué tuve que hacer aquel acto estando tan cerca de que mi familia pudiese salir adelante.

Por otro lado, algunos de mis hermanos estarán felices y otros decepcionados.

—Yo que usted no me volvería a acercar a el señor Clarkson— habla la señorita McCall a lo que yo frunzo el ceño de inmediato, eso es ridículo.

—¿Se está escuchando?, el señor Clarkson no es nada para mí, además de que Andrew no le conoce, yo tampoco.

—Pero mire lo que ha ocasionado entre Andrew y usted, es mejor mantenerlo alejado un tiempo, ya sabe, por su matrimonio.

Pienso bien en mis palabras, si me muestro interesada en Aspen ella de seguro le irá a contar a Andrew, eso va a empeorar todo, así que mejor le hago caso a sus palabras.

—Tiene razón señorita McCall, es más, voy a buscar a Andrew para aclarar las cosas— menciono con una sonrisa.

—Gracias a Dios que me hará caso, pero puede llamarme Allison.

—Téngalo por seguro.

Me levanto del mueble, hago una reverencia y salgo de la habitación rápidamente.

Allison parece ser una buena persona, pero no le puedo tener confianza, al menos hasta que ya me haya casado.

Digo varios "discúlpeme" mientras avanzo entre todas las personas que hay, muchos me responden con un "no hay problema" o "tranquila", pero hay muchas que simplemente me lanzan gritos diciendo que no merezco estar aquí.

Subo las escaleras de una manera tan rápida que yo misma me sorprendo porque no me tropecé en ningún momento.

Me dirijo directamente a la habitación en la que Andrew me había traído cuando hablamos solos, si no está allí, ¿dónde?

Cerrada.

Golpeo la puerta esperando alguna respuesta, de pronto le ha echado seguro.

Nada.

Me desespero y doy más golpeteos esperando a que él salga, pero no recibo ninguna señal, solo hay silencio.



Inefable

#1392 en Novela romántica
#612 en Otros
#103 en Novela histórica

En el texto hay: drama, amor, epoca

Editado: 05.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar