Guardián de almas ©

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 13

♦⁂⁂●⁂⁂♦

 

Me imaginé destrozada como una sandía al ser lanzada de esa altura, pero en mi caso, no pasó nada. Solo sentí unos brazos, sujetarme en media caída. Pensé que era Nathan, o eso creí hasta el momento que abrí los ojos. Era él, el mismo Zero, ¿acaso se volvió loco? ¿Cómo pudo lanzarme, para luego él mismo sujetarme en media caída? ¡Era un lunático!

—¿Eres loco o qué? —inquirí, molesta y con ganas de golpearlo—. ¡Casi me matas! ¿Estás bien de la cabeza? ¡Porque parece que no es así!

—Simple humano. Casi te da un infarto, ¿verdad? —articuló, ignorando mis palabras. Su mirada no estaba en mí, sino en otro punto en específico—. Las emociones que tienes, influyen mucho en tu trabajo, 900.870. Deberías dejar de tener emociones humanas, y seguir siendo un guardián como tus compañeros.

Estaba hablando con Nathan, quien tenía una mirada demasiado afligida. ¿Qué pasó? Mi cabeza buscó una explicación lógica y racional, pero no encontró nada. Solo quedaban las ganas de golpearlo.

Eso fue lo que hice.

Le lancé una fuerte cachetada, que le hizo doblegar la cara. No solo eso, sino lo empujé, acto que hizo caerse de trasero sobre el frío suelo del cementerio.

Todos los gatos, estaban callados. Cada uno de ellos, tenían una mirada sobre mí y su líder, quien estaba en estado de confusión por mi acto.

—¡Estás demente! ¡No estoy enamorada de ningún guardián! —vociferé, saliendo mi parte malhumorada a flote—. ¿Sabes por qué estoy así? ¡Tomé algo de un guardián! ¡Llevé un artefacto que no era mío! ¡Por eso tengo el poder de ustedes!

—Has golpeado a un líder —dijo el muy idiota. Tocó la parte afectada y me miró con desdén—. Un humano, ha tocado a un guardián.

—¡Tú me tocaste primero! ¡Yo solo me defendí, idiota!

Nathan se puso en medio de los dos, protegiéndome con su cuerpo. Las dos esferas brillantes, rodearon nuestros cuerpos. Miré a ambos lado, encontrándome con Dorotea, quien miraba demasiado sorprendida el espectáculo.

¿Tanto es?

¡Solo le di una maldita cachetada!

—No es su culpa. Ella no sabe sobre el régimen que llevamos —señala Nathan. Las dos esferas rodaron alrededor de mí, poniéndose como escudo—. Zero.

—Dos almas, protegiendo a un ser humano —bufó—. Me imagino que la trajiste a propósito hasta mí. Quieres saber el método para que ella vuelva a la normalidad, ¿verdad?

—Así es. Es mi culpa perder mi insignia. Pero Alice no tiene nada que ver en eso—recalcó con ahínco. Ahora entendía, por qué ese tal Zero, dijo que Nathan estaba enamorándose de mí. No era eso, sino quería ayudarme. Tener una emoción humana, estaba prohibido para ellos.

¿Por qué? ¿No fueron humanos?

Todavía había misterio en el asunto de su nacimiento.

—«Ella tuvo la culpa por tomar algo del cementerio. ¿Quién en su sano juicio tomaría algo de este lugar? —habló Dorotea, fue hasta Nathan y saltó hacia su hombro—. Deberías ponerle una multa».

—Dorotea.

—«Solo digo la verdad, 900.870. Los seres humanos también juzgan a los guardianes, ¿por qué no hacerlo también nosotros? Me parece trato justo. —Miró a Zero—. ¿Qué opinas, querido líder?».

Él solo carcajeó.

—No es así de fácil, 900.800 —dijo, mostrando una sonrisa ladeada—. No puedo juzgar a un humano. No está en mis manos. No soy su Dios, solo soy un simple guardián. —Caminó hacia mí, y alzó la mano; enseguida una de las esferas fue hasta su tacto, donde circuló tan brillante—. Un niño, te quiso proteger. —Hizo una pausa silenciosa—. Oh ya veo. Un disculpa por haberte asustado. Los niños son muy lindos.

—Zero. Por favor. Necesitamos respuestas —suplicó Nathan. El tal líder sacudió la cabeza, negándolo—. Te ha pasado, ¿no? Ambos somos muy parecidos. Si tú lo dices, podemos salvar a un humano.

—No es así de fácil —contestó, dejando que la pequeña esfera, se pusiera detrás de él—. Solo te puedo decir una palabra…. —Pausó su conversación para añadir—: destino.



Señorita Yuuki

#19 en Paranormal
#55 en Thriller
#26 en Misterio

En el texto hay: cementerios, gatos, romance

Editado: 26.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar