Guardián de almas ©

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 14

♦⁂⁂●⁂⁂♦

 

Tras la verdad de sus palabras, mi corazón estaba con un dolor profundo que se extinguía hasta el alma. En cierta manera, lo sabía, pero no quería admitirlo. La realidad de los guardianes y de los seres oscuros, partía de los humanos. De una especie demasiado horrible. Ahora entendía claramente, las palabras que decían en las redes sociales.

Éramos solo plagas en la tierra.

—¿La realidad te chocó? —preguntó Zero con tono irónico—. Formarás parte de nosotros.

—No quiero hacerlo.

—El destino ha hablado. Solo debes seguir la corriente. Quizás más adelante, te sorprenda. —Se acercó a mí, y me ayudó a levantarme. No podía estar de pie, mis piernas parecían gelatinas, muy laxas—. Desde ahora, estarás en constante peligro. Tienes poderes en tu interior, tu aura está resplandeciente. Muy brillante para los carroñeros o espectros.

—¿Estás seguro que no hay manera de volver a la normalidad? —inquirí, ignorando la verdad que salía de su boca—. ¡Debe de haber algo!

Tanto él y Dorotea, resoplaron en conjunto. Los demás gatos, estaban atentos a lo que ocurría. Mientras que Nathan, solo tenía plasmado un rostro compungido.

Quería que fuera un sueño, de esos, que despertaba y desayunaba con mi familia con normalidad.

Pero no. Era una verdad demasiado tenebrosa, cruel y devastadora.

—De hecho hay algo, niña.

—¿Qué? ¿Qué es? ¿Cómo? ¡Explícame!

Nathan, quien estaba de pie a un metro de mí, se acercó y quedó mirando a Zero.

—¿Hay solución? ¿Cuál? —preguntó Nathan—. Dínosla. Si esto forma parte del destino, tiene que haber algo que se pueda hacer. ¡Algo!

Él solo soltó una risita estrambótica, mientras se acercó a mí, y tomó del mentón, alzando mi rostro para que lo observara con detenimiento.

—Hay varias formar para solucionar un problema —habló, sintiendo como mi piel se estremecía—. He pasado por muchas situaciones. He visto cosas que un simple guardián no ha hecho. Sé perfectamente que pasa entre ustedes dos.

—No estoy enamorada de él. ¡Ni él de mí!

—Muy directa, niña. —Sus dedos acariciaron la piel de mi mentón—. Esto es como una cadena, que se fusiona entre los dos. Humano y guardián.

—¿De qué hablas? ¿Hay solución o no? ¡Dímelo! —Le di un manotón. No quería sentir sus manos en mi cara. No tenía ganas para demostraciones de cariño; sobre todo, viniendo de alguien que desconozco.

—Lo hay. Solo el guardián lo sabrá en su momento —argumentó sus palabras misteriosas—. No pongas ese rostro rabioso. Pareces una criatura demasiado molesta para mi gusto.

Quería golpearlo.

¿Tan difícil era que dijera la verdad? ¡Maldita sea!

—Tú, odioso guardián de….

—Por cierto. Hay reglas que seguir. No las olvides, 900. 870 —dijo, deteniendo mis palabras de golpe—. No te enamores de un humano. Eso va contra las reglas. Haz hecho mucho con perder tu insignia de guardián. Si Index se entera de ello, quizás….. —Hizo una pausa que lo hizo sonreír escalofriantemente—. Te haga algo muy feo.

¿Index? ¿Otro líder?

—No estoy enamorado de Alice. Solo es una amiga —recalcó Nathan—. En eso de saber la solución….¿En qué momento la sabré?

—Cuando tu alma vibre fuertemente; en ese momento, sabrás la solución de ello —contestó Zero—. Solo recuerda….Por algo suceden las cosas. Casi todos los eventos, están ligados a algo demasiado fuerte, a algo que está fuera de nuestras manos. Por eso, debes aceptar la realidad.

Nuevamente, hablaba extrañamente.

No entendía el misterio que tenía sus palabras.

El dolor a mi cuello, indicó el estado de estrés en el que estaba. Las ganas de ir hacia mi casa, nacieron rápidamente dentro de mi pecho. ¡Solo quería descansar! Descansar y no pensar en nada más.

—Hay otra cosa que debes saber —indicó Zero, mientras todo su cuerpo lo rodeaba un resplandor dorado. Poco a poco se transformaba en su forma de gato. Era de color negro. Su pelaje era demasiado hermoso, igual que Nathan—. «Hay dos tipos de guardianes».



Señorita Yuuki

#19 en Paranormal
#57 en Thriller
#27 en Misterio

En el texto hay: cementerios, gatos, romance

Editado: 26.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar