Guardián de almas ©

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 32

♦⁂⁂●⁂⁂♦

 

No le pude decir toda la verdad sobre los guardianes de alma a Annie, solo sabía una porción de mi secreto. Me sostuvo por media hora en sus brazos. Nunca había necesitado a alguien de esa manera. Ahora comprendía el sentimiento que desprender, al ser consolada por una amiga cercana. Un bello modo de llorar largamente del dolor que acongojaba en el corazón.

Miré al reloj de la pared de mi cuarto, marcaba las nueve de la noche. Me despedí de Annie hace unas horas, alegando que necesitaba descansar. La luz de la luna, filtraba por la pequeña ventana de mi habitación.

De nuevo lo volvería a ver.

Pensé en las posibilidades de cómo salir de este problema sin herir a nadie. Pero no me venía nada a la cabeza. Por algún motivo, lo conocí a él. Técnicamente, nos unía algo tenebroso. Luego de haber pasado a otro plano, seguía viéndome con él. ¿Cómo podría devolverle los poderes?

Pensarlo era un dolor de cabeza muy agudo.

Esta noche alguien se va y otro surgirá —sobresalté, escuchando la misma voz de otras veces. El servidor o anunciante de la muerte, estaba de pie, mostrando su apariencia oscura. Solo sus dos ojos brillaban en la oscuridad—. Una decisión y una salida. Todo dependerá de ese ser.

—¿De qué hablas? ¿Qué quieres decir de esta noche?

Giró el cabeza de un modo anormal, mientras levantaba una de sus manos y apuntaba con un dedo hacia el ventanal de mi cuarto. Agrandé los ojos por la sorpresa. Me levanté sigilosamente y miré a las cosas que flotaban por los aires, todas eran carroñeros y espectros. Algunos estaban caminando por las calles, moviéndose de una manera horripilante.

Todos se dirigían a un sitio en concreto.

Esta es la noche roja, donde las brujas surgen de las tinieblas, para recoger los cadáveres descompuestos o los nuevos. Siempre llevando una razón para su uso —indicó, estremeciendo mi cuerpo. No entendía su jerga extraña—. El cementerio estará plagado del bien y del mal. Todo tiene su medida correcta. Una báscula que la vida ha propuesto.

El cementerio.

Si todos esos monstruos van al cementerio… ¿Estarán bien los guardianes y las almas?

—Los guardianes…

Un evento anual muy tedioso que origina una pelea sangrienta entre la oscuridad y la luz —comentó, desapareciendo lentamente de mi habitación—. La muerte llegará, cuando marque la hora de los demonios, de los oscuros.

Desapareció.

No esperé más y comencé a prepararme para salir. Faltaba una hora para mi salida nocturna. No importa, me adelantaré.

Cerré la puerta de mi cuarto con seguro, y fui directamente al balcón de mi habitación, donde bajé por la misma cuerda de todos los días. Cada vez más, la avidez aumentaba en mi pecho, sintiendo un mal augurio. Aún más cuando escuché las palabras de ese anunciante espectral.

Medio que puse un pie en el suelo, salí corriendo al lugar donde siempre me reunía. Nadie me dijo sobre esa noche. Estaba sumergida en mis propios problemas que, no me fijé en lo fundamental.

▬★♦★▬

 

Podía escuchar claramente los gruñidos provenientes del cementerio. Tosí, recuperando la respiración. Sería un estorbo para ellos; sin embargo, no quería quedarme sin saber nada de los seres que tomé cariño todo este tiempo. Sujeté la valla de hierro para comenzar a trepar, pero una sombra saltó por encima de mí, haciéndome caer al suelo.

—¿Qué haces aquí? Aún no es tiempo para que estés en este lugar —Escuché una voz de una mujer. La observé, chocando con un par de ojos amarillos. ¿Una chica? —. Lárgate de aquí, antes que esos monstruos te devoren. Solo eres un débil humano de…

—¿Dorotea? —cuestioné, mirándola sorprendida. ¡Estaba en su forma humana! Tenía el cabello corto. Su traje era gótico, haciendo un conjunto con sus ojos amarillos. Una apariencia sobrenatural—. ¿Por qué tú…

—Ese niño no te avisó sobre esta noche. Es de esperar, tiene muchas cosas en su mente —dijo, alzando la cabeza para olfatear alrededor. Gruñó como un gato y chasqueó con la lengua—. Vete. Tenemos mucho trabajo.

—Nathan…. ¿Podrías al menos decirme que mismo está sucediendo? Vi muchos espectros y carroñeros, acercarse aquí, y luego….



Señorita Yuuki

#13 en Paranormal
#56 en Thriller
#27 en Misterio

En el texto hay: cementerios, gatos, romance

Editado: 26.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar