Gwenom

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15

Gwen despertó con una gran jaqueca y despertó a Peter a su lado.

— ¿Estás bien?

—Me duele mucho la cabeza.

En ese momento Peter recordó que había dejado los analgésicos que le había dado el doctor y que no había usado para su hombro en el botiquín de primeros auxilios. Fue al baño y los trajo con un poco de agua y Gwen los tomó. Al rato su dolor había disminuido y se recostó.

Peter deambulaba de un lado para el otro en la sala no podía dejar de pensar que estaba perdiendo a su Gwen una vez más. Sentía la necesidad de saber si Anna Maria Marconi ya había sintetizado el suero con su sangre donada y también se preguntaba si daría resultado.

—Ya me siento mucho mejor —dijo entrando en la sala. —Sabes hoy tengo ganas de salir.

Durante el desayuno Gwen volvió a padecer una minúscula hemorragia por su nariz. Ante esto ambos desayunaron en silencio conscientes de lo que significaba eso y las jaquecas. Peter se marchó inmediatamente a Industrias Parker. Se fue por la ventana con su traje. Ahora que se encontraba perfectamente de su hombro ya no estaba condicionado a esperar demasiado tiempo y no le importaba realmente lo que pudiera decir J. Jonah Jameson y su ridículo programa de televisión.

Llegó a la azotea de Industrias Parker, bajó por los ductos y se vistió ocultando su traje por debajo de la ropa. Llegó al encuentro de Anna Maria.

—Listo, Peter —le entrega el suero.

—Gracias, Anna Maria. Quería agradecerte esto que haces por Gwen.

—No es nada, Peter. Si pudiera hacer más, seguro ayudaría.

Peter pensó bien en sus palabras y recordó a Gwen y sus ganas de conocer a Anna Maria.

—Sabes… creo que podrías hacer algo más.

Peter regresó al departamento y Gwen bebió el suero. Rogaron para que el suero surta efecto. Luego le hizo una propuesta.

—Solo quiero que salgamos —dijo pensando en presentarle a Anna Maria.

Unas pocas horas más tarde, Peter recibió un texto que le llegó al móvil.

De Anna Maria Marconi:

*Peter, ya estoy en el local. Los espero.

Rápidamente escondió su móvil para que Gwen no sospechara. Peter la guió hasta dentro del local y divisó a Anna Maria Marconi dentro, quien le saludaba y le sonreía pues el encuentro ya estaba planeado.

Gwen saludó a una mujer de baja estatura, Anna Maria Marconi. Ambas se presentaron y luego los tres charlaron de todo un poco. Se iban conociendo poco a poco hasta que llegaron a un tema más delicado.

— ¿Cómo te sientes, Gwen? ¿Bebiste el suero? —preguntó Anna Maria.

—Me siento igual pero quiero agradecer tu ayuda y todo el esfuerzo que pusiste en desarrollarlo. Debo confesar que no tengo muchas esperanzas.

—No digas eso. Quizás haya valido la pena.

—Lo único que valió la pena fue por fin conocer a la socia, científica y vocera oficial de Industrias Parker.

—Harás que me avergüence si mencionas todos los cargos y títulos que poseo.

—Eres una genia.

—Tú también lo eres. Fui alumna de Miles Warren en la Universidad Empire State y se refería mucho a una alumna ejemplar de sus clases. Eras tú.

—Creo que él… estaba obsesionado conmigo tanto así que creó clones de Peter y míos. De allí el surgimiento de Ben Reilly y bueno... el mío.

—Se nos hizo un poco tarde.

— ¿Quieres que te acompañemos? —sugirió Peter.

—No. Tomo un taxi, tranquilo.

—Fue un gran gusto conocerte, Anna Maria.

—Lo mismo digo, Gwen.

Luego Peter y Gwen se fueron a un parque cercano. Todavía era temprano para regresar a casa así que caminaron por el parque respirando un poco de aire fresco y se sentaron en un banco, cerca de una fuente, hasta que el sonido de unos vehículos interrumpieron el curso de su estadía. De estos vehículos bajaron uniformados de S.H.I.E.L.D. armados y comenzaron a apuntarles y amenazarles.

—Tenemos órdenes de S.H.I.E.L.D., Parker. ¡Entréganos al clon!



SusanaElizabeth1278

#273 en Fanfic

En el texto hay: accion, muertes y tragedia, spiderman

Editado: 08.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar