Happy

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10 "El inicio de todo - parte II".

Entonces… — YoonGi está atónito cuando susurra — tú no quieres demandar…

No. Descuida, YoonGi. Estaré bien.

A pesar de haber despertado hace poco tiempo TaeHyung parece bastante despejado, tomó una ducha y YoonGi se ofreció amablemente a plachar la camisa que traía en cuanto el castaño se rehusó a usar algo del guardarropa del pelinegro. Sin embargo, eso no era lo que lo hacía relucir, era como si finalmente hubiese podido tener una larga noche de sueño después de permanecer en vela por tanto tiempo. Aun bebe del vaso de jugo de naranja que sostiene en una de sus manos, mientras ojea de rato en rato la portada de la revista que yace en sus muslos.

Tú… ¿estás realmente seguro de esto? — insiste el pelinegro, sentándose un poco más cerca de el — estos sujetos van a seguirte, ellos no te dejarán en paz, podríamos hacer esto rápido y conseguir una orden de alejamiento, incluso podrían pagarte por difamación. —TaeHyung se encoge de hombros. — ¿No?

El castaño se gira suavemente y sus ojos dorados observan al pálido sin atisbo alguno de agitación.

Mi vida es aburrida, YoonGi. — confiesa con una pequeña sonrisa. — Vivía en Geochang-gun hasta hace unos meses, soy contador independiente, así que trabajo desde casa. Ahora vivo solo y estuve saliendo con alguien hace relativamente poco, pero… — rasca su nuca distraídamente y solo vuelve a encogerse de hombros.

¿Qué? — presiona YoonGi inconsciente — ¿Ella ya no quiere verte o algo así? ¿Pasó algo? — los ojos dorados vuelven al rostro de YoonGi antes de suspirar suavemente.

Yo… — parece que le cuesta una eternidad hablar, sus ojos van nuevamente  a la portada de la revista, cuando lo dice, su voz es suave y apenas audible — tenía un novio. — su mirada regresa a YoonGi, quien únicamente asiente y sigue observando interesado en que prosiga. — Él… se fue cuando mi abuela murió.

YoonGi de pronto se detiene. Su mano aguarda ahí, a medio camino hacia la cabeza de TaeHyung, donde el pelinegro puede divisar aun los desalineados mechones castaños que no se ha molestado en peinar adecuadamente después de usar la secadora. Incapaz de moverse, las afiladas cejas negras se arquean hasta casi juntarse. Acomoda rápidamente con sutileza las hebras ajenas y presiona su tabique entre su índice y su pulgar porque algo como eso no puede ser cierto. Él tiene que haber oído mal.

Perdona, creo qué… — TaeHyung eleva la mirada hacia el pálido. Bajo las cejas crispadas, los ojos café parecen incrédulos— Creo que no entendí lo que dijiste... quizá escuché mal… — habla YoonGi inclinándose solo un poco más cerca de él para oír mejor.

Hoseok… — dice el castaño con un asentimiento —… se fue cuando mi abuela murió.

El pelinegro niega repetidas veces con la cabeza antes de entrecerrar su felina mirada. Cuando habla, su voz suena cargada de molestia.

—... Pero… ¿Cómo? ¿Cómo puede alguien simplemente irse en un momento así?

No funcionó, supongo. En realidad... no importa mucho.

Que hijo de puta insensible. murmura para sí mismo sin poder creerlo, TaeHyung se sobresalta y se apresura rápidamente a negar con las manos.

Oh no esboza una pequeña sonrisa, que por alguna razón solo logra enojar más a YoonGi HoSeok en realidad era una buen chico... él tenía... excelentes razones para marcharse...

¿Cómo puedes defender a alguien así?

No puedo culparlo por marcharse, Yoongi. En ese momento yo era... un mar de nervios... él dijo que no se sentía lo... lo suficientemente capaz de cuidar de mí, se disculpó muchas, muchas veces... y créeme que lo entendí. Yo…— el castaño suspira suavemente y se inclina un poco para dejar el vaso en la mesa, hace la revista a un lado en el mueble y ofrece una sonrisa a YoonGi antes de levantarse — Debería irme. — Hace una pequeña reverencia — Fuiste muy amable en dejar que me quedará aquí ayer y por dejarme usar tu baño esta mañana, y por mi camisa — sonríe suavemente — muchas gracias.

La molestia se diluye con rapidez, cuando el pelinegro se levanta rápidamente del sofá.

Sí… no hubo problema — responde — era muy tarde.

Aunque no sé si está bien que me hayas dejado dormir hasta el medio día — dice agachando la mirada avergonzado. — pudiste haberme despertado mucho antes.

YoonGi le resta importancia a todo con un suave ademán de mano.

Es domingo, esto es muy temprano para mí. — TaeHyung sonríe nuevamente y asiente con la cabeza. YoonGi aguarda completamente perdido en sus pensamientos, mientras el sonido de las pisadas ajenas se alejan en dirección a la puerta. — ¡Espera!



Serendipia

#45 en Fanfic
#1010 en Novela romántica

En el texto hay: taegi, yoonmin, duelo

Editado: 19.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar