Hasta El Fin Del Mundo

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO I: un dia brillante oscurecido II

-debe morir- dijo mi padre con enorme resentimiento, me sorprendi ¿morir? ¿quien?, quise acercarme mas para averiguar de que se trataba -es helena o ese demonio, y ya conoces mi respuesta-agrego.

-

me cubri la boca sorprendida, no era cierto lo que escuchaba, retrocedi para salir de ese lugar ¿demonio? ¿hablaban de mi bebe? si era sobre eso, no dejaria que nadie lo lastimara, me apresure en salir de la casa, en el camino me encontre a mi hermano este solo se limito a observar mientras salia, entre en el auto y aprete el acelerador, deseaba llegar a casa y contarle a mi esposo, aunque pensandolo bien no se si sea buena idea.

quizas este exagerando las cosas, haya escuchado mal o mal interpretado los hechos, no se realmente de que se trataba su conversacion ¿y si agrandaba algo que no era relevante? no podia cortar lazos con mi familia por solo un mal entendido... bien me tranquiliza un poco pensar asi, llegue a casa seria una enorme sorpresa para mi esposo que haya regresado tan pronto, asi que debia inventar alguna excusa.

Llegue a casa y vi a la sirvienta bajar por las escaleras con una bandeja en ambas manos, al verme se sorprendió al grado de tropezar con sus propios pies, me acerque al igual que ella.

-¿Dónde está mi marido?-dije

-¿s-su marido?- dijo temblorosa el pañuelo que tenía en uno de sus bolsillos cayó al piso, su actitud me inquietaba y aún más porque no me dio la bienvenida como usualmente lo hacia

-¿sucede algo Úrsula? Estas extraña, usualmente no eres así-dije levantando el pañuelo, me percate que el pañuelo estaba manchado con labial mire los labios de Úrsula y ella no llevaba.

-¿hay alguien más en casa?-dije alzándole el pañuelo a la altura de su vista, ella agrando los ojos y sus manos empezaron a temblar lo supe por el tintineo de la jarra de té que llevaba en la bandeja su frente sudaba, tenía miedo ¿Qué estaba ocultando?

-l-la señorita Anastasia de Beck está aquí- dijo torpemente e inclino la cabeza.

-¡¿ANASTASIA!? ¿Por qué no lo dijiste antes? ¡Qué felicidad! Así le diré la noticia del bebe, toma Úrsula (le entregue el pañuelo) iré con ellos- dije caminado apresuradamente.

--pe-pero señora debo decirle algo- dijo antes que avanzara un paso mas

-dímelo en otro momento ¿sí?-dije y subí las escaleras sin esperar su respuesta, abrí la puerta del estudio de mi esposo sin siquiera tocar, me quede helada de pies

 

 



victorinus

Editado: 28.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar