Hasta la eternidad

Tamaño de fuente: - +

Último acto

Bordeamos la costa por un camino de piedras por el que no se puede ir a la velocidad que vamos. Dos coches de policía ya se han chocado varias millas atrás, pero parece que se reproducen.

—Tyler…

—Todo saldrá bien.

—Me sangra mucho el brazo —murmuro sin dejar de apretar la herida de bala.

—Mierda.

No puede salir bien, la carretera terminará en algún momento. Deberíamos haber seguido por la autopista, deberíamos haber… No, no, lo que debería haber hecho es irme a mi casa y no esperar a Randa Konn a la salida de la biblioteca. Todo esto es por mi culpa.

—¡Joder! —Me sobresalto cuando Tyler frena en seco y da un golpe al volante.

Miro al frente e imagino que el paraíso debe ser muy parecido a esto. Un hermoso acantilado bordeado por árboles verdes, dando paso a unas increíbles vistas del mar abajo y el cielo arriba.

¿Moriríais por alguien a quien amáis? Yo sí, sin duda alguna. ¿Y junto a alguien a quien amáis?

Tyler gira la cabeza hacia mí, sin apartar sus ojos de los míos mientras todos los coches de policía se posicionan tras nosotros, dejándonos completamente arrinconados y sin ninguna salida más que el precipicio. Se inclina hacia mí y yo pego mi cuerpo al suyo para poder llegar a sus labios. Murmura un “te quiero” sobre ellos y yo se lo devuelvo, antes de cerrar los ojos y apoyar mi frente en la suya.

—No mires atrás.



Nerea Vara

#258 en Novela contemporánea
#613 en Joven Adulto

En el texto hay: historia corta, amor, onion

Editado: 06.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar