Hechizos Imprudentes

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO 6

Violet

 

Por fin llegamos a la cabaña de Bastian, sí que era grande a decir bastante para él solo, igual era muy hermosa la cabaña, me quedé con Jay en la sala viendo todo lo que estaba al rededor había adornos muy bonitos y una decoración rustica -Me gusta- hable casi en un hilo de viento

-Bueno sus cuartos están en la planta alta ¿sí?- Bastian nos miró -El sótano está en su lugar y esta cabaña cuenta con una piscina interna, y bueno pueden explorarla lo que quieran. Menos mi cuarto por favor- 

-¿Donde esta Dylan?- le pregunte y Jay volteo a verme algo sorprendido...creo que había olvidado ese detalle pequeño de contarle sobre él...

-Está en la último cuarto al fondo del pasillo subiendo las escaleras, está durmiendo- se acercó con una especie de lápiz pero un poco grueso y tomo mi brazo, empezó a garabatear algo sobre mi muñeca, acto seguido hizo lo mismo con la de Jay

-¿Que nos hiciste?- miraba su muñeca y la mía pero no había ninguna marca o dibujo, era extraño 

-Les dibuje el código de la cabaña, está protegido con un hechizo que la vuelve invisible y con un campo de protección que solo permite el paso a quienes tienen ese código...es por seguridad- sonrió mientras se iba caminando por el inmenso pasillo 

-Es un buen tipo- Jay estaba intentado abrazarme 

-Lo es- evitaba un poco su tacto, aun no me quito esas palabras de la cabeza -¿No estás cansado?-

-Ahora que lo dices si lo estoy- se quitó de un lado mío -Voy a subir a mi cuarto para dormir- comenzó a subir las escaleras y se detuvo -¿Tu no vas a descansar?-

-No, debo de hablar unas cosas con Bastian- lo mire -Tu descansa ¿si?- 

-¿Es gay no?-

-¿Que? ¿A qué demonios va esa pregunta?- su pregunta me saco tanto de onda ni siquiera se en que tenía que ver si era o no 

-Nada...solo dormiré un rato- sacudió un poco su cabeza y se fue; luego de haberme quedado en la sala pensando en por que Jay había preguntado eso, me dirigí al cuarto de Bastian y abrí la puerta 

-¡Cierra la maldita puerta!- Bastian estaba saliendo de bañarse y rápidamente se envolvió en su toalla 

-Oh vamos no es nada que no allá visto ya- entre mientras cerraba la puerta y me senté en su cama -Necesitamos traer a Rotceh igual- lo mire y se había puesto la toalla en la cadera 

-Me niego rotundamente que venga Phoenix a mi casa- me miro y se sentó a un lado mío -Imagínate como estaríamos viviendo si ella estuviera aquí-

-Tenemos que hacer que el venga solo, sin Phoenix- comencé a mirar mis pies mientras los movía -Debemos hablar con él, se que Mafer empezara a buscarlo cuando se entere quien nos ayudó, además si el está de nuestro lado podríamos empezar a combatir a las Caster- seguía mirando fijamente mis pies 

-Vaya, bueno no esperaba que realmente me incluirías en esto- comenzó a reír un poco -Pero bueno se lo importante que es esto, no solo para ti si no para todos- me miro y levanto mi cara con una sonrisa que ya conocía de hace tiempo -¿Yo que gano?- 

-¿No que te gustan las varitas mágicas- me reí ante mi propio comentario 

-Si pero igual otras cosas y bien lo sabes- comenzó a besar, si y bien se que Bastian no es del todo gay, lo conozco desde hace ya tiempo y en ese tiempo nos hemos visto cuando ambos estamos muy aburridos y es lo mismo de siempre al menos para los dos no es nada serio lo que hay, porque es solo sexo, no hay amor, no hay nada más...y eso me gusta 

-Lo se Bastian, se que no te resistes estando así- comencé a besarlo, debo admitir que el besa muy bien, sinceramente no me molesta nada su compañía, comenzó a quitar mi estorbosa ropa y para mi ya era un alivio que lo hiciera porque ya quería sentir su cuerpo desnudo, el calor comenzaba a aumentar más de lo que ya estaba, sus movimientos eran rápidos y muy fuertes, en un solo movimiento yo ya estaba debajo de él, acaricie su espalda lentamente mientras el comenzaba a mover la cadera ansiosamente, intento besarme pero jale su cabello hacia atrás y el gruño 

-Te odio- seguía gruñendo y besaba mi hombro, es el gruñido que siempre emite cuando le recuerdo que no puede besarme mientras tenemos sexo, se que sonara muy absurdo pero al menos yo siempre he considerado los besos mientras se tiene sexo una muestra de afecto y/o cariño, sinceramente prefiero evitar eso, comenzaba a embestirme con su cadera más fuerte 

-Bastian- dije en un suspiro de mucho placer, en cada movimiento era más brusco que el anterior, me encanta realmente como se mueve este hombre. 



Fallen Archangel

#6511 en Fantasía
#1430 en Magia

En el texto hay: amor y magia, amorjuvenil, brujas y magos

Editado: 29.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar