Helena ©

Tamaño de fuente: - +

Día 24 Con Helena

Por cinco días había tratado de encontrar la manera para que Helena recupere los recuerdos de su vida, pero no hay muchas páginas en internet que enseñen "Cómo Entrenar A Tu Fantasma".

 

Por lógicas razones, también había evitado hablar con Javi.

 

A puertas de año nuevo, todo lo sucedido parecía hacerse más y más grande. Consideré incluso la posibilidad de que me había vuelto loco y que Helena era solo producto de mi imaginación. Sí, eso parecía un mejor panorama a "Mi mejor amigo (la persona por la que tal vez sienta algo más que amistad) mató a una infantil muchacha por X razones y ahora el alma en pena de la difunta me persigue para que le ayude a castigar a su asesino (sí, mi mejor amigo)".

 

¿Qué razones podría haber tenido Javi para asesinar a una persona?... ¿Se negó a tener sexo? ¿Lo cuestionó por propasarse? ¡No! El Javi que yo conozco no haría eso. Ha demostrado ser un idiota mujeriego, pero nunca lo he visto ni siquiera gritarle a alguna chica. Aunque por supuesto, tampoco es que lo conozca tanto tiempo.

 

Fue hace apenas seis meses. Acabábamos de empezar el sexto ciclo de Contabilidad Y Administración en la universidad. Yo solía estar en el turno de la tarde, pero mi queridísimo padre (Nótese el sarcasmo) había adelantado demasiado la matrícula y me cambiaron al turno de la mañana. Si bien, nunca había sido el rey de la popularidad (literalmente NUNCA, en Facebook apenas tengo 110 amigos), en el turno de la tarde tenía algunos compañeros amables. Sabía que se acercaban a mí porque tenían claro que yo era el mejor en todos los cursos, pero de igual manera, tenerlos como mosquitos merodeadores me hacía sentir bien.

 

En el turno de la mañana nadie me conocía, no habrían mosquitos, ni moscas, ni abejas, ni nada. Era como empezar la universidad desde cero, viendo a todos con desconfianza porque no sabes si la persona con la que te tocó hacer algún proyecto es de verdad responsable, o si es de los que aparecen un día antes de la entrega para poner su nombre.

 

Estaba seguro que sería una catástrofe.

 

Y lo fue, por lo menos los dos primeros cursos. Conocí a Javi en la tercera hora, le tocó el salón 3A de Informática. Fue imposible no notarlo, un extravagante tipo alto, con el cabello semi-rubio y de bigote ridículo caminaba entre todas las computadoras buscando una en específico, la mía.

 

—Hola, Enzo—La voz de Helena interrumpe mis pensamientos.

 

—Hola, Helena...

 

—De verdad lamento mucho verte así... Sabes que hay posibilidad de que las cosas no sean como parecen...

 

— ¿Qué le va a pasar a la persona que te... Hizo eso?

 

—No lo sé.

 

— ¡No lo sé!, estoy harto de tus: "No lo sé". ¡Dime qué sigue después de !... ¿Te lo llevas a vagar por la eternidad o se va al infierno con satán y sus demonios? —Estoy gritando alterado como un imbécil.

 

— ¡No lo sé!... Esto no es un juego de mesa, que trae las instrucciones en la parte trasera de la caja... Lo único que sé es que debo encontrar a esa persona...

 

—Si esa persona fuera Javi, ¿no habrías cumplido ya tú "misión"? Se supone que por eso no puedes ir a... Donde sea que se vaya después.

 

—Por eso no lo entiendo... No sé si sea necesario confirmarlo para luego poder irme, o si él deba morir antes...— ¿Morir? —. Imagino lo difícil que es esto para ti, él es la persona que tú...

 

—No hables de eso... Por favor... Yo descarté por completo esa posibilidad el día que lo conocí, estoy llevándolo bien... Otros dirían que lo estoy reprimiendo, pero está bien por mí, ¿sabes? —Suelto una risa nerviosa—Si yo confirmará que él es un... Que él te hizo eso, quiero pensar que no me pondría de su parte...

 

—No creo que exista una "parte ganadora" en esta historia—dice ella.



R. A Bisso

#6617 en Fantasía
#2831 en Personajes sobrenaturales
#3758 en Thriller
#1649 en Suspenso

En el texto hay: humor, misterio, romance

Editado: 01.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar