Help me out

Tamaño de fuente: - +

11

Hoy era la operación, estaba un poco nerviosa pero no tanto. Lo qué me preocupa es que cuándo Adam reciba el riñón su cuerpo lo rechaze. Cómo lo están preparando para la operación no he podido hablar con él, no le diré que yo soy la que le va a donar el riñón por que se que se negaría al instante. Ni tampoco le mencionaré que su padre intento ser también el donador. Pasaron alrededor de una media hora, cuando una de las enfermeras salió de la habitación y me dijo que podía pasar a verlo. 
 


Al entrar lo encuentro viendo hacía la ventana un poco pensativo. Él se ya se un poco más recuperado de los golpes, pero por el fallo del riñón está un poco pálido. El darse cuenta de mi presencia voltea y me sonríe.

—Tenía ganas de verte.–sonríe.

—Yo también, pero esas enfermeras no me dejaban pasar a verte.–me siento a la orilla de la cama, pero el me jala y me roba un beso.

—Después de todo no estás tan enfermo.–golpeo despacio su hombro, el al instante hace exageradame que le había dolido.

—¡Enfermeras! ¡Auxilio!–exclama riendo,–Esta mujer me maltrata.

Yo no me aguantaba la risa y para que se callará le robe un beso.

—Ya hablando enserió.–toma mi mano y la apreta ligeramente,–Puede ser que la operación no salga bien y...–lo interrumpo.

—Ni siquiera se te ocurra decir eso.–Suspiro,–Todo saldrá perfectamente, aún te queda mucho por vivir.

—Me gustaría ser positivo cómo tu julieth, tengo miedo de irme y dejarte sola.

Estaba tratando de aguantarme las lágrimas, pero las palabras de Adam me lo estaban complicando demasiado.

—¿Quieres casarte conmigo?–solté rápidamente para cambiar de tema.

El al instante abrió y cerró la boca de lo sorprendido que estaba por mi propuesta.

—¿Me estás proponiendo matrimonio?–Sonríe.

—Solo dime si o no.–Sonrió.

—Por supuesto que sí.–toma mi mano y la besa.

—Quiero que salgas bien de la operación.–Suspiro,–No quiero quedarme viuda antes de tiempo.–beso su frente.

Hablamos un par de minutos más hasta que vinieron por el para llevárselo al quirofano, minutos después ya que el estuviera dormido entraría yo, tengo que estar tranquila y pensar positivamente que todo saldrá bien.

                           (...)

ADAM

Me sentía realmente cansado, cuando abrí los ojos todo estaba un poco borroso. Había un par de enfermeras enfrente de mi en este instante lo único que quería era ver a julieth.

—¿Como se encuentra señor levine?–pregunta una de la enfermeras.

—Bien, quiero ver a julieth.–Suspiro.

Ella me hace una seña para que voltee hacía un lado. Cuándo volteo me encuentro a julieth dormida en otra cama con suero y todas esas cosas.

—¿Qué le pasó? –pregunto preocupado.

—La señorita Smith fue la donante del riñón.

Julieth, porqué lo hiciste no debiste poner el riesgo tu vida por alguien cómo yo. Se que lo hiciste porque te importo pero hubiera preferido morir antes de ponerte en peligro.

—¡Porque dejaron que ella fuera la donante!–exclamó enojado.

—Ella fue  la única que fue compatible con usted.

—¿Hubo más candidatos?–pregunto seriamente.

—Si alguien más que la señorita Smith se hizo los exámenes–me mira seriamente,–Ese alguien fue su padre.

Esto fue la gota que derramó el vaso, como demonios se le ocurrió a ese señor intentar donarme el riñon. Yo no sé qué hubiera pasado si en vez de julieth el hubiera sido mi donante, en este momento sólo quería salir de aquí. Así que hice el esfuerzo por levantarme pero las enfermeras me detenían.

—Señor levine.–suspira,–usted no debe levantarse acaba de salir de cirugía.

—¡No me importa!.–intentaba moverme pero era inútil ya que estaba un débil las enfermeras podían más que yo,—¡Quiero irme de aquí!–grito enojado.

—¡Usted no puede caminar con esa pierna enyesada!–grita enojada,–Si no se controla, tendremos que inyectarle un sedante.

Muy poco me importo así que seguí tratando de levantarme, hasta que pronto empecé a sentir los párpados pesados. Volteó hacía mi derecha y veo que la enfermera le había inyectado el sedante al suero.

Cuándo despierto me doy cuenta que ya era de noche, volteo con julieth y ella sólo me da una sonrisa torcida. Debería estar molesto con ella pero no puedo se que todo esto lo hizo para salvarme.

–Hola.–Suspira.

–Hola.

–Se que en este momento estás molesto por no haberte dicho que yo iba a ser la donante,–estira su mano hacía mi y yo al instante la tomó.–Tuve que ocultarte todo porque sabía perfectamente que te ibas a negar.

–Por supuesto que me iba a negar, no iba a ponerte en peligro sólo por salvarme a mi.

–¿Estás enojado conmigo?–pregunta haciendo pucheros que eso la hace verse más linda de lo que ya es.

–Quisiera enojarme contigo.–Suspiro,–Pero no puedo se que lo hiciste para salvarme.

–Eso y más haría por ti Adam, te amo y no podría soportar que te pasará algo.–Sonríe, –Tenía que salvar a mi futuro esposo.

Ahora que recuerdo ella me propuso matrimonio, pero creo que sólo lo hizo para cambiar de tema.

–Eres increíble julieth, te amo tanto.

Estuvimos mirándonos fijamente sin soltarnos de las manos, hasta que de pronto el ruido de la puerta hizo que reaccionarámos.

–Mira nadamas que escena tan cursi me vengo a encontrar.–dice Anna riéndose.

–A que rayos veniste.

–Estaba preocupado por tu estado de salud y quise venir a verte.

–Eso ni tu misma te lo crees.–dice julieth molesta.

–¡Tú no te metas!–exclama,–enfermera de quinta.

–¡Tienes suerte de que no pueda moverme, estúpida!–grita enojada

–Adam, por favor controla a tu fiera.–se cruza de brazos riendo.

No podía soportar ver a Anna un maldito segundo más, así que apreté el botón que estaba a lado de mi. Para que vinieran a sacar a este maldita loca, no tardaron ni un minuto cuándo ya tenía a varias enfermeras peleando con Anna.



AnddyFernndez

Editado: 19.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar