Hera: Dioses ascendentes ©

Tamaño de fuente: - +

Esto debe de terminar

—Mi amor despierta— escuche la voz de Zeus —Vamos preciosa—.

—Mama despieta— «Ares…» pensé.

Mi cuerpo se sentía rígido y adolorido ¿Qué carajos había sucedido? los recuerdos inmediatamente comenzaron a llegar aglomerándose de golpe en mi cabeza, recordando así el rostro de Ares y como el color de su ojo derecho había cambiado.

Me levante de golpe más me obligue a cerrar los ojos sintiendo un gran mareo.

—Tranquilízate— susurró Zeus sosteniéndome.

—A-Ares— abrí los ojos sollozando.

Ares saltó encima de mí sacándome un quejido pero no me importo, le abracé entre lágrimas sintiendo alivio de que estuviese bien y Zeus acaricio mi cabello consolándome.

—¿Poque lloras? — me separe de él abriendo los ojos con sorpresa ¿él estaba hablando con más entendimiento? Un sollozó más se escapó de mis labios al ver su ojo aun de color carmesí, había dejado de ser celeste, volteé a ver a Zeus y este me regreso la mirada con preocupación al parecer algo sabía que yo no —Mira lo grande que estas— susurré peinando su cabello hacia atrás Zeus debió de verse igual cuando era un niño.

— ¡Sí! — rio —yo como papa— reímos.

—Aun te queda mucho mi amor— dijo Zeus despeinándole y él se cruzó de brazos haciendo un puchero fingiendo molestia para después reír, «al menos había heredado mis hoyuelos al reír» pensé.  

— ¿Le has bañado? — puse de pie a Ares sobre mis piernas observándole completamente limpio y con otra túnica.

—Sí, me ha obligado a bañarme con él en el nacimiento— rio —Yo quería un baño tibio pero él ha hecho berrinche con bañarse ahí— negó.

—Abuela patea te ha bañado— dijo Ares y yo reí.

— ¿Pasítea? — alcé mis cejas suponiendo que «patea» era ella y él asintió

Vi que mi vestido era diferente al que llevaba y mi cuerpo ahora estaba limpio de cualquier rastro de sangre.

— ¿Ya te sientes mejor? — Zeus acaricio mi mejilla.

—Aun duele un poco pero estoy bien— sonreí y él se acercó para besarme y a unos centímetros de que sus labios tocaran los míos Ares le empujo el rostro alejándolo de mí.

— ¡No! — frunció el entrecejo —¡Mia! — besó mi mejilla para después rodearme del cuello, Zeus le vio con sorpresa y yo reí.

—Mia, pequeño bicho— dijo Zeus robándome un beso provocando que Ares se enojara hasta ponerse colorado.

—Claro que no, ambos saben que ella es mía— dijo Helios recostado con los brazos cruzados sobre el portal.

—¡Tío! — grito Ares bajándose de la cama para correr hacía él, el cual lo cargo entre sus brazos.

—Ni siquiera a mí me recibe así— murmuró Zeus.

—Tal vez no sea tu hijo— Helios encogió los hombros.

— ¡Helios! — le regañe.

—Voy a hacerte pedazos— Zeus entorno los ojos con molestia.

—Ares tu padre quiere hacerme daño— se hizo la víctima.

—No, no, no— movió su manita —Niño malo— negó con decepción provocando que nos riéramos ¡era un niño demasiado inteligente! 

— ¿Quieres jugar a atrapar el sol? — preguntó Helios.

—¡Sí! — grito Ares aplaudiendo con emoción.

—Bien, ya escucharon— dijo Helios —Estaremos en el jardín— se dio la vuelta llevándose con él a Ares al parecer había querido dejarnos a solas.

—Mi amor— susurró Zeus sentado en el borde de la cama para verme de frente, negué escondiendo mi rostro entre mis manos —Estás bien— bajo mis mano —Hypnos y Ares están perfectamente bien—.

— ¿De qué hablas? — sollocé —Ares detuvo al minotauro nuestro pequeño bebé— mi labio tembló  —él creció, ¿y qué hay de su ojo? — dije con aflicción —¿Qué sucedió con mi bebé? — gimoteé y él me abrazó.

—Hypnos y tu padre me lo han explicado— rompió nuestro abrazo agachando la mirada. 

—Mi amor— me removí con aflicción.

—No, no, tranquila— tomó mis manos —El que él creciera es algo totalmente normal ya se aproximaba su siguiente cambio así que cuando le veas hacer lo mismo es porque su crecimiento está listo para la siguiente etapa lo mismo ha sucedido con nosotros pero no lo recordamos— suspire con alivio

— ¿Pero qué hay de lo que provoco? ¿Le has visto su ojito? — mordí mi labio.

—Sobre eso— exhaló —Son parte de sus atributos—.

— ¿¡Que!? — elevé la voz exaltada.



Alek Moon

#1909 en Novela romántica
#725 en Fantasía

En el texto hay: accion, amor, dioses

Editado: 03.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar