Heradise: El Exilio de Dante

Tamaño de fuente: - +

IX.

NOTA IMPORTANTE: Este capítulo posee una escena para mayores de 17 o 18 años. Consiste en una escena romántica y erótica entre dos personajes de la novela. Es importante saberlo por si eres menor de edad. Mi historia no posee mucho contenido para mayores de edad pero tuve la idea de integrar eventos como este y que tuvieran una consecuencia en el futuro de la historia (una enorme consecuencia). Ahora surge la pregunta: ¿Por qué no clasificarlo para +18? Simplemente porque sólo serán una o dos escenas consideradas para mayores de edad que simplemente podrían ignorar, ya que serán a final de capítulo; como un espacio extra agregado. Por lo que si no quieres leerlo (no es obligado, es mero entretenimiento), puedes dar por acabado el capítulo en la página 7 del capítulo. ¡Espero les guste!

     

 

 

 

Luego de la plática medio problemática entre sus compañeros. Kleit se alzó con energía y solo dijo dos palabras.

—¡A comer!

—¿Eh? —Comentaron todos en confusión.

—¿Mm? Había dicho que los llevaría a cenar a un restaurante donde hacen el mejor estofado que haya probado en ¡mis siglos de vida!

—Ah, cierto… —volteó a ver a sus compañeros y seguían tensos por la plática entre Dorian, Clem y Eve. Literalmente, habían discutido por situaciones del pasado. Eve no confiaba en que Dorian haya podido erradicar a su impureza en tres años.

“La impureza lleva más que tres años en curarse. ¡No lo creo!”, dijo con seriedad.

Mientras Rainer se sentía mal. Eve había estado ignorándolo desde que llegó. Pero sabía que lo mejor que podía hacer era quedarse callado y dejar que el tiempo pasara. Eve era orgullosa y se vio lastimada por ese evento desafortunado con la Súcubo. Si llegara a hablar con ella, Eve sería capaz de enojar y pelear con él. Por desgracia para Dante, sus compañeros estaban pasando por problemas personales en momentos que eran calmos, situación que lo ponía nervioso. No había sabido nada de Calamidad y que eso fuera así lo incomodaba bastante.

—Oye, Dante. ¿Por qué estás preocupado? —Le preguntó Nyroh mientras daba vueltas durante el camino.

—Es por Calamidad. No ha actuado para nada desde el asesinato del Wendigo.

—Ah, eso. ¡No te preocupes, ahora vamos a cenar en familia!

—¿Familia?

—¿Mm? Creí que éramos una familia. Tanta cercanía, tantos problemas que hemos enfrentado y solucionado. ¡Somos una familia dispareja y diferente! —Rio a carcajadas y Kleit le siguió el ritmo tras escuchar lo último.

—Bueno, Nyroh tiene razón. Deberías tranquilizarte un poco y desear que Rainer y Eve superen su problema. Hasta aquí siento la tensión entre ambos. No queremos que esa tensión permanezca en batalla y por ambos tengamos más problemas.

—Mm, tienes razón. Pero Eve es tan dulce y fría al mismo tiempo. No quiero despertar su ira si actúo para solucionar ese problema. Todo depende de ambos, especialmente de ella. Y ahora que lo pienso… nunca pensé que tendría estos problemas entre compañeros.

—Joven alumno. Esa es la razón por la que no puede existir amor entre los integrantes de un escuadrón de aventureros. Siempre genera discordias y problemas entre sus integrantes.

—Tienes razón.

—Pero bueno, es algo que ya no se puede solucionar. Es muy tarde y por desgracia no estuve en ese momento para hacerles consciencia de ello. ¡Oh! Ya llegamos —sonrió con tranquilidad tras ver el enorme cartel que decía: “Valhalla”.

—¿Valhalla? —Preguntó Dante.

—¿Es un restaurante nórdico? —Preguntó Eve.

—¡Claro que sí! El vino de este lugar es el mejor, además del estofado —comentó con una sonrisa y entró al restaurante.

—Creo que será una noche larga —comentó Dorian.

—Pienso lo mismo —respondió Clementine y entró junto a él.

Dante se detuvo a admirar el enorme cartel que contenía las letras y un barco hechas de madera. Esa extraña sensación de que algo malo pasaría lo incomodaba. Rainer caminó hasta quedar a la par de Eve y le miró con serenidad a la Vitora. Sin embargo, no recibió el mismo gesto de su parte. Ella le miró con desdén y entró junto a Nyroh.

—Rainer. Es una pena que te hayas dejado hipnotizar por una Súcubo y como consecuencia ella esté enfadada contigo. Pero lo mejor que puedes hacer son dos cosas: 1. Solucionar el problema lo antes posible. 2. Decirle que deseas romper con ella, antes de que su relación llena de odio nos afecte durante otro problema.

—¿Qué? —preguntó anonadado.



Ronan

Editado: 09.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar