Heradise: Esperanza de Gilius

Tamaño de fuente: - +

XXIII.

El ambiente frío no aportaba nada bueno para el Ángel de la Muerte     

El ambiente frío no aportaba nada bueno para el Ángel de la Muerte. Se sentía solitario, triste, abandonado, dolido. De todos los seres que más apreciaba, la más importante de todas le había dicho las palabras más hirientes en su vida.

"¡Mataste a nuestro Padre! ¡Te has alejado de mí, y lo que haces es lastimarme! No quiero que vuelvas a Gilius... el consejo ya decidió tu sentencia, estás exiliado de Gilius y de tu papel como Ángel de la Muerte."

"Deja de lamentar lo que ya hiciste. Por favor, sólo... vete".

Dante se rehusaba a irse, pero al final. Todos los Arcángeles estaban dispuestos a expulsarlo a la fuerza. Todos los Ángeles lo odiaban por asesinar a Járick, pero ninguno era consciente de la razón por la cual lo había hecho. Pero, eso no le quitaba el verdadero dolor que sentía.

—Dante... —comentó Eve. Su fiel compañera se sentía mal al verlo en dadas circunstancias. Dante sentía un profundo vacío en su corazón. Sentía que ya no tenía motivos para seguir, no tenía motivos para luchar.

—Deberíamos dejarlo solo. Está pasando por un momento difícil.

—No... por favor, no se vayan —exclamó en voz baja.

Eve sintió que su corazón se encogía con las palabras de Dante y corrió a abrazarlo. Él, al sentir la calidez de su compañera, se refugió en aquella compasión que Eve sentía. Necesitaba aferrarse a algo, si no; la melancolía lo iba a destruir más rápido.

—Todo estará bien, Dante. Te ayudaremos a superar tu dolor, y juntos... lograremos que regreses a Gilius y puedas volver con Pandora, explicarle todo lo que sucedió, las vidas que estuvieron en juego, y el peso que tuviste que cargar a petición de tu Papá —acarició la cabeza de Dante y él, sólo recibió todos los mimos de Eve. Sin embargo, su mente sólo recreaba sus recuerdos con Pandora. Se sentía devastado.

—Deberíamos buscar un lugar seguro. Me sorprende que nos hayan dejado en un lugar nevado... que desconozco por completo. Juzgando el cielo, esto no es Terra.

—Pero tampoco es uno de los otros reinos —comentó Dante.

—¿Ya te sientes mejor? —Le preguntó Eve, al ver sus ojos irritados por las lágrimas.

—Un poco. Gracias por el consuelo —le sonrió agradecido.

—No hay problema... has hecho bastante por mí.

Dante se levantó junto a Eve y siguieron a Rainer, en busca de un lugar seguro para habitar. Pero Rainer, se encontraba completamente disgustado con la situación. Exiliados, sólo con sus armas y sus ingenios para sobrevivir. Pero, Dante no pudo aprender a usar la Oscuridad, y esta empezaba a devorar su alma sin detenerse. Si no lograba encontrar una manera de controlar la Oscuridad, Dante podría fallecer en menos de un mes.

 

Deberíamos irnos ya —aconsejó Pandora.

Ella se encontraba en Viria, discutiendo con el Consejo de dicho reino para decidir qué sería de el futuro. La muerte de Járick afectó bastante a todos los reinos. El Creador que se consideraba el "Mayor" de todos, había fallecido y ahora sólo quedaba Pandora como su sucesora. Pero ella apenas estaba empezando a acostumbrarse y era inexperta en todos los temas tratados. Fue tanta la importancia de tratar una solución en esos instantes que hasta los Creadores de Faris y Viria estaban presentes.

—Espera un momento, Pandora —le pidió Ronan.

—¿Qué sucede? —preguntó sorprendida. Era la segunda vez que veía de cerca al hermano menor de su Padre. No se acostumbraba a ver su piel oscura acompañada de su cabello y barba negras junto a su mirada profunda pero agradable. Ronan parecía un Creador hostil con su mirada neutra. Pero era todo lo contrario una vez que hablara.

—Sé que esto es demasiado para ti. Si necesitas algún consejo o algo de apoyo. No dudes en recurrir a nosotros.

—Gracias por todo, Ronan —sonrió agradecida.

Ronan le devolvió el gesto, pero rápidamente, retornó a un gesto serio. —Sé que el exilio de tu compañero te devastó mucho. Yo conocí a Dante una vez... y sé que él no sería capaz de hacer tal cosa.

"No se preocupe, Lord Ronan. Haré lo que esté en mi poder para ayudarle."

—Él siempre fue una persona dispuesta. Debe de tener una razón demasiado importante para haber hecho lo que hizo.

—¿Por qué me dice estas palabras?

—Porque veo el sufrimiento en tus ojos. Tú siempre has sido alguien que ha vivido llena de esperanzas, no creo que sea correcto perderla en estos momentos. Sólo te pido, que hagas lo que parezca correcto para ti. —Sin decir más, desapareció de la mirada de Pandora y ella se fue llena de dudas por las palabras de Ronan. Pero sabía que él tenía algo de razón, no podía perder las esperanzas.



Ronan

Editado: 30.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar