Heredera

Tamaño de fuente: - +

TRECE

MENOS ENRREDADOS QUE ESPAGUETIS 

18:30 PM TERCER EDIFICO DEL COMPLEJO DE APARTAMENTOS “INFILTRADOS” 

 

Estoy de regreso en mi casa son la 6:30 llame a Lilian a la hora de mi almuerzo diciéndole que nos reuniríamos el lunes a las siete aquí en mi casa.  

He preparado la ducha agua tibia en la tina después del lago día entrenado necesito relajarme un poco y olvidarme de todo. Me meto en la tina y me tomo mi tiempo para disfrutar la ducha y que sus efectos sean total mente relajantes, me pongo el pijama me estoy preparando pasta para cenar, la música está lo suficientemente alta para no escuchar ninguno de mis pensamientos, con música es la forma más fácil de olvidar. 

No soy me gusta la televisión, pero todavía no he comprado libros cuando estoy frente al televisor apago la música y las luces me quedo solo con una lámpara encendida, estoy viendo una serie de construcciones y demoliciones de edificios antiguos, en mi regazo tengo un plato de espagueti y sobre la mesa tengo dos vasos uno con agua y otro con té, con la esperanza que me ayude a conseguir un poco de sueño. 

Escucho el timbre, pero no espero a nadie lo que me pone un poco inquieta, dejo mi plato en la mea de centro y me dirijo a la puerta 

– Hola ¿Cómo estás? – es Jo y me da un fuerte abrazo 

– Jo que agradable sorpresa – entramos torpemente y cierro la puerta con un empujón fuerte 

– Mmm huele a comida – y ríe  

– Claro quieres comer  

– Sip, ¿sabes? que a la pasta no le puedo decir No – camine hacia la cocina por la comida de Jo y ella pregunto - ¿Cómo estás? – hubiera deseado que nunca lo preguntara  

– Tan bien como te puedas imaginar – a la hora de almuerzo me obligo a contarle porque había salido corriendo del auto de John y es la razón por la que está aquí, le alcanso su plato de espagueti 

– Bien – y me mira de pies a cabeza – ¿Por qué ya llevas el pijama? 

– Porque es cómoda y no tengo intensiones de salir, 

– Bien pues solo come algo y nos vamos no te voy a dejar aquí con tu depresión  

– No, no voy a salir estoy viendo un reportaje que me interesa y no voy a salir a ningún lugar – no tenía ganas de salir y mucho menos a bailar que es a donde Jo me llevara 

– Es en serio te vas a quedar aquí y comiendo – le di una mirada a su plato – no me lo tomes a mal no es que no sepa bien solo que no es la forma de levantarse de una ruptura y hablo por experiencia 

– Puede que funcioné para ti, pero no para mí – me senté y comencé a comer 

– Te voy a sacar de aquí así tenga que arrastrarte ¿entendido? – negué con la cabeza y la vi, y sonó el timbre por segunda vez Jo salió disparada a la puerta y yo tras ella 

– Hola –  esa voz la conocía 

– Hola buscas a Ally – dijo Jo con un poco de simpatía  

– La podrías llamar y decirle que ya estoy aquí  

– Hola Albert – me vio de pies a cabeza y se sonrió  

– Supongo que no vas a ir vestida así, porque afuera hace mucho frio y creo que apunto de llover  

– Lo del frio te lo creo, pero la lluvia no, es noviembre no llueve  

– Te espero, alístate  

– No voy a salir, hoy no, lo dejamos para otro día talvez la otra semana  

– Espérala por favor yo me encargo de eso – le hizo una señal para que entrara y a mí me empujo por el pasillo hacia mi cuarto para que me fuera a cambiar. 

Abrió mi guardarropa y saco un sacola color vino una bufanda color blanca una blusa del mismo color unas jeans, color azul, mis botas altas color vino bajas, una bolsa de cartero que me encanto metió mi tarjeta, mi teléfono mis llaves y un brillo de labios  

– Vístete o te visto yo – su tono era amenazador, me senté en mi cama y me crucé de piernas, la vi por unos segundos, me reí 

– A ti te gusta, sal tú con él y me dejas en paz hoy con mi dolor – la veo y le señalo el espejo – estas arreglada, vestida – se rio, se cruzó de brazos y me vio  

– Sal con él y diviértete, no como un futuro pretendiente, sino como un amigo, - me tiro una almohada pues si una amiga puede ser y solo iba a usar mi moto por primera vez sonaba bien – vas a ir o ¿Qué? 

– Bien – levante las manos en rendición y me quite el pijama para ponerme la ropa que Jo había escogido. 

22:30 PM ESTACIONAMIENTO, EDIFICIO TRES, COMPLEJO DE APARTAMENTOS “TULIPANES Y CRUCES” 

 

Estábamos en el estacionamiento del edificio para sacar mi moto, vi mi reloj 8:30, le dije a Albert que solo una hora que tenía que estar de regreso Jo dijo que me esperaría y que quería que le contara todo con detalles. 

–¿A dónde me vas a llevar? – él iba a conducir la moto porque era una sorpresa el lugar. 



ElaMorhaz

Editado: 12.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar