Herederos de una dinastia

Tamaño de fuente: - +

Enemigos

Capitulo VII

Enemigos

 

A la mañana siguiente los rayos del sol penetran los cristales de los enormes ventanales de la suite, lentamente el calor del astro rey inunda el lugar, el cielo está despejado sin nubes y el viento es cálido, corre a través de las personas con mucha paciencia acariciando sus pieles, así lo hace con Dominik dejó abierta la ventana de la habitación toda la noche no porque sintiera calor sólo deseaba sentir la corriente de aire, el calor de los primeros rayos y una corriente muy sutil lo despiertan lleva sus manos al rostro para luego sentarse en la cama observa a Iñaki y Keith dormidos cada uno en unos amplios sillones que se parecen mucho a una cama unipersonal se levanta sin hacer ruido lava sus dientes con un poco de pasta y su dedo, no tiene un cepillo de dientes seguido se da un baño para luego ir hasta la cocina busca en la lacena y encuentra lo que busca.

 

-Vaya entre más dinero tienes más te regalan las cosas en los hoteles.-dice para sí mismo, prepara la cafetera y espera cuando la luz roja se prende indicador que la bebida está lista se dispone a beber un poco de café negro, fuerte y amargo cierra sus ojos mientras inhala el aroma, le proporciona paz, luego de beber hasta la última gota de su taza la deja en el lava trastos Kamilah saluda a su espalda.

 

-Pensé que los chicos necesitan ropa, les conseguiré algo.

 

-¿Piensas tomarlas prestadas usando tus trucos?-dice entre risas mientras pasa junto a ella comprobando al mismo tiempo la hora; las siete de la mañana y tres minutos.

 

-Idiota.-responde Kamilah golpeando su hombro para luego soltar una risa relajada-Voy a comprarlas.-añade caminando hacia la puerta.

 

-Bien, bajemos juntos inspeccionaré los alrededores demasiada calma me inquieta.

 

Ambos salen de la suite toman juntos el elevador pero luego se separan. Los muchachos al fin se han despertado Solana compartió habitación con Kamilah mientras que Jaldev se apoderó del cómodo sofá color negro que está en la sala enviando a Iñaki y Keith a los sillones de la recamara que usó Dominik, son casi las ocho de la mañana cuando se encuentran en la cocina desayunando frutas en trozos, conversan sobre su antigua vida, amigos y estudios, sueños que tuvieron alguna vez antes que una guerra antigua los alcanzara.

 

-¡Anda cuenta!-dice Solana entre risas.

 

-Es en serio, no somos nada-dice Jaldev, llevan los últimos treinta minutos molestándolo con Elle.

 

-¿Eres virgen?-pregunta Keith entonces libera una carcajada acompañado de Iñaki.

 

-Imbéciles.-responde Jaldev.-Por supuesto que no pero van a negar que cuando conocen a “La Mujer” sienten más nervios de lo normal.

 

-Ah no vengas con sentimentalismo.-dice Iñaki.

 

-¡Cállate!-exclama Solana-Yo creo que es lindo.-añade.

 

-Las mujeres son románticas sin remedio.-dice Keith.

 

-¿Vas a decir que con tu chica no sentiste incluso miedo de hacerlo mal?-pregunta Jaldev hacia Iñaki.

 

-Bueno es que…

 

-¿Sí o no?-dice Solana amenazándolo con un trozo de melón.

 

-Vale sí pero un poco.

 

Keith guarda silencio al pensar la primera noche que estuvo con Stacey entonces dice

 

-Quizás tengas razón.

 

-Buenos días.-saluda Kamilah desde el umbral de la puerta. Viste un pantalón de cuero negro y una camisa azul medianoche con una chaqueta también de cuero negro, su cabello atado en una cola alta y su rostro libre de cualquier cosmético.

 

-Buenos días.-responden a coro, Keith cruza su mirada con la de ella mucho más tiempo del normal entonces baja la vista a su jugo de manzana.

 

-Traje esto para ustedes, les urge un cambio de ropa-añade lanzando unos paquetes con el logo de alguna tienda.

 

-Gracias.-responden los chicos excepto Solana.

 

-¿Nos vamos hoy?

 

-Así es.

 

-Bien, porque son pasadas las nueve de la mañana.-dice Solana.

 

-Esperaremos por Dominik.-responde Kamilah con visible molestia saliendo de la cocina.

 

-No te agrada ni un poco.-comenta Iñaki con una sonrisa retorcida.

 

-Se cree una especie de rambo femenina.-responde con enfado.

 

-Bueno dependemos de ella así que no discutas.-responde Jaldev mientras lleva un trago de jugo de naranja a su paladar.

 

-No pienso hacerlo.-dice lanzándole trozos de manzana.

 

-Vamos a vestirnos.-dice Keith revisando las bolsas con ropa.

 

Kamilah ata de forma más fuertes sus botas militares cuando un leve dolor acompañado de ardor comienza a recorrer su cuerpo, no le impide moverse tampoco le produce un gran malestar pero es señal de algo que no está bien. Se pone de pie y coloca su jopesh sobre su espalda se queda así inmóvil expectante cierra los ojos para permitirle a sus demás sentidos percibir cualquier peligro. Poco a poco su cuerpo comienza a temblar, abre sus ojos de golpe, no está equivocada los han encontrado y si logran tocarla tampoco podrá ayudar a los chicos mucho menos impedir que los atrapen. Escucha como los jóvenes se encierran en la habitación vecina mientras Solana habla criticando la ropa que le han conseguido.



Grace Santos

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar