Herederos de una dinastia

Tamaño de fuente: - +

La primer gran batalla

Capitulo XVII

La primer gran batalla

 

Solana mantiene una sonrisa de soberbia dibujada sobre sus labios, Keith se balancea sobre sus pies deseoso de acabar con la amenaza mientras Jaldev camina alrededor de Gadha mirándola de pies a cabeza, inspeccionándola, estudiándola.

 

-Seremos benevolentes contigo.-dice Solana acercándose a ella como felino cazador.-Sin magia, sin poderes-añade alzando las manos.

 

-¿En verdad crees que necesito tu compasión?-responde Gadha sosteniendo entre sus manos la espada.

 

-Yo creo que eso no te será suficiente.-dice Jaldev al momento que arremete contra ella sacándola de balance, luego Solana salta hasta caer encima de ella golpeando su rostro con fuerza mientras Keith golpea su abdomen. Entre los tres la atacan salvajemente pero Gadha les sorprende deteniendo el pie de Jaldev impidiéndole moverlo, con su otra mano intercepta el puño de Solana y con sus piernas oprime el cuello de Keith.

 

Solana grita furiosa conjurando fuertes vientos que arrancan de raíz los árboles que quedan, Keith cierra sus ojos al tiempo que su piel poco a poco se disuelve convirtiéndose en polvo, Jaldev por su lado provoca que el cuerpo de Gadha sude en exceso debilitándola pero no lo suficiente.

 

Gadha conjura en idioma antiguo hasta hacer nacer de la tierra gigantescos escorpiones que lanzan su ponzoña en dirección a los chicos.

 

-¡Que rápido conjuraste tu magia!-exclama Keith formándose como estatua de arena.

 

-Dejen de conversar y peleen de una buena vez.-responde Gadha-Y no es magia niño su nombre es ¡Serket-Heru!-grita convirtiéndose en una hermoso escorpión negro con rostro de mujer.

 

Los tres se asombran pero de inmediato recuperan la postura atacándola al mismo tiempo, brazos de rocas golpean su cuerpo, lanzas de agua filosas y letales como una espada la hieren, fauces formadas del mismo viento intentan devorarla.

Gadha se defiende de cada ataque con agilidad pero no logra herirlos son mucho más fuertes de lo que pensó y pronto todo ese poder será de Mikael pues reconoce en sus rostros como la vida los deja, muy poco falta para que sean espectros al servicio de un traidor hasta que él decida absorberlos por completo.

 

******

-¿Adónde vamos?-pregunta Elle mientras Dominik permanece con ojos cerrados tratando de visualizar el Obelisco de File en Kingston Lacy.

 

-Inglaterra.-responde sin abrir los ojos.

 

-¿Acaso no deberíamos ir a un aeropuerto?-pregunta Arturo.

 

-No-responde Elle-Sólo confía en nosotros, estaremos bien.

 

Al fin el portal abre pero no muestra nada sólo un cielo cubierto de estrellas.

 

-Ahora, no suelten mi mano-dice sujetándolos con fuerza-No son amigables con los extranjeros.

 

Saltan sin pensar y caen en el suelo húmedo con césped muy bien cortado.

 

-Vamos.-responde poniéndose de pie-Síganme-añade mientras comienza a correr.

 

Por un corto segundo dudan pero al verlo alejarse lo siguen de inmediato corren algunos 900 metros en medio de la noche oscura hasta llegar a un inmenso obelisco con hermosas escrituras jeroglíficas en la superficie.

 

-Ahora cuando crucemos no hablen ni muevan un solo músculo sin que se los diga ¿de acuerdo?

 

-Creí que íbamos a un lugar seguro.-dice Elle tomando la mano del joven Arturo quien permanece temeroso.

 

-Lo es pero créeme no le agradan los desconocidos.-responde-Hagan lo que yo, los veo al otro lado.-añade mientras toca la roca.

 

*******

 

Se escucha un eco tenebroso, pisadas y un goteo insistente que no desaparece. La prisionera está atada de manos con sus brazos hacia arriba, las piernas ya no pueden sostenerla. Tiene una herida profunda en la cabeza y otras más en las piernas.

 

-¿Estás cómoda?-interroga Aaron ingresando en la mugrienta celda.

 

-Sólo mátame.-responde Sara totalmente fatigada.

 

-No, tú sabes dónde está el libro. Si lo sabía la estúpida de Angelique entonces tú quien tiene sangre real en las venas también debes saberlo.

 

-¿Dónde está?-pregunta recuperando un poco la cordura.

 

-¿Angelique? No lo sé-responde con cinismo-Me marché luego de quebrarle el cuello.-añade sobre el rostro golpeado de Sara.

 

-¡No! ¡Maldito seas!-grita intentando patearlo pero es inútil.

 

-Bueno ya no llores ¿me dirás lo que quiero saber?

 

-Jamás.-responde furiosa-Primero tendrás que matarme.

 

-Eso querida es una idea excelente.-responde hiriéndola con un daga.

 

********

 

Gadha ha logrado someter a Solana con uno de sus escorpiones mientras Keith lucha con otro, Jaldev no deja de atacarla entonces la elegida de Serket-Heru ve en sus ojos sólo dos cuencos color plata, los vasos sanguíneos alrededor de sus ojos saltan sobre la piel pálida del rostro.



Grace Santos

#1206 en Paranormal
#439 en Mística
#6601 en Fantasía
#2841 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: magia antigua magia elemental, magos

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar