Herejía: La Ciudad del Profeta

Tamaño de fuente: - +

3. Doble Moral

Mi hermano ama cocinar y es bueno en eso, intentó trabajar hace tiempo en las casas de los sangre pura pero no le fue bien, las mujeres y algunas hijas de sangres puras terminaban acosándole mucho, lo cual era peligroso, si les descubrían mi hermano podría ser considerado un criminal por atentar contra alguien superior a él. 

Así que al final terminó en su triste trabajo. Yo en cambio nunca me he podido adaptar como trabajadora esclavizada de esa persona, no soy buena cocinando o haciendo deberes de la casa o reparando aparatos avanzados que usan ellos.  A mi padre no le gustaba mucho la actitud de mi hermano, siempre decía que la cocina en casa era deber de mi madre, de la mujer del hogar. 

Un hombre no puede cocinar en su casa, solo puede hacerlo como medio de trabajo, pues Dalal ordenó que así fuese. Aún así mi hermana menor no es le mejor cocinando y yo menos, por lo que la única persona que puede ayudar a mi madre es él. Son tontas leyes que enseñan en la escuela básica, cosas que aún no me creo que puedan existir. Había un tiempo en el que eramos una familia feliz o eso creíamos, mi hermano dice que nunca existió. 

Doce leyes santas instituidas por el Profeta para el hombre de sangre pecadora:

1. El hombre será la cabeza de la familia, sostendrá a su esposa e hijos. 

2. El hombre no hará labores del hogar, pues es deber de la mujer. Si se encontrase a un hombre haciendo eso será digno de la vergüenza. 

3. La cocina es recinto de la mujer, el hombre solo puede cocinar en caso de trabajo para los superiores que en ese caso serán los hombres de sangres limpias, no pecadoras.

4. El adulterio será símbolo de que su esposa no le podía satisfacer  en caso de que él lo cometa, por lo que no tendrá culpa alguna. 

5. Cualquier cargo será solo digno de un hombre, pues ellos son los únicos que pueden ostentarlos. 

6. El hombre tiene permitido agredir a su mujer, pues es deber de ella ser sumisa. 

7. El hombre es quién hace un trato con el novio de su hija, pues es el único que tiene potestad sobre su hija. 

8. El hombre que sucumba a la tentación con otro hombre será castigado, el castigo solamente será para el que tome el papel de la mujer, pues sea rebajado a él mismo y degradado por sí solo. 

9. La herencia será solamente para el hijo varón. 

10. Los estudios serán prioridad para el hijo varón. 

11. Se pueden vender en caso de escasez a los hijos, la hija será la que tendrá menor valor y el hijo será el que tenga mayor precio. 

12. El hombre no debe permitir que su mujer descuide la casa y la crianza de sus hijos. 

Doce leyes para guiar el alma de las almas pecadoras de la mujer. 

1.La mujer debe ser sumisa ante el hombre, por lo que el hombre tiene derecho de levantarle la mano sí así lo cree conveniente. 

2. La mujer se hará cargo del hogar y sus deberes, será considerado una vergüenza que deje al hombre hacerlo. 

3. La mujer por ende no puede trabajar fuera de casa, solo será así el caso, de ser una mujer de sangre pecadora nivel 2 o nivel 1. Ellas tienen derecho de poder ejercer labores fuera del hogar. 

4. El adulterio es símbolo de la astucia pecadora que posee la mujer, pues por vanidad ha dejado a su esposo para unirse de manera secreta a otro hombre, el castigo será entonces solo de la mujer, porque ella es quién sedujo al hombre. 

5. La hija mujer, en caso de que la familia quiera vender a los hijos, será ella la que tenga menor precio, pues menor es su valor ante los ojos del profeta y el dios. 

6. Mujer de sangre pecadora no posee dignidad para ostentar un cargo, sea este de cualquier índole, solo un hombre puede hacerlo. 

7. Mujer que sucumba ante su propio cuerpo será considerada maldita entre todas y quemada viva en las grandes murallas, pues fue ella quién se dejó guiar por los demonios, enemigos de vuestro dios. 

8. Mujer que sucumba ante otra mujer serán condenadas ambas, una por adultera y la otra por creerse superior y creer que puede tomar el rol de un hombre, siendo así como ambas llegaron a pecar. 

9. La hija hembra, tendrá mayor prioridad para cuidar la casa, si la familia no puede pagar educación para todos los hijos, enviad solo a los varones. 

10. La mujer no puede tener derecho sobre tierras o herencias de sus familiares, pues ella no es digna de poseer eso. Todo lo que el padre quiera heredar se lo dará a su hijo varón. De no tener alguno, la herencia pasa al yerno de mayor confianza que posea el hombre. 

11. La mujer no pueda hacer trato o negocio con la hija para el matrimonio, tampoco puede ir a dejarla al altar, será considerado como acto de traición pues ella no es digna para tal acto. 

12. Mujer que descuide a su familia, podrá ser dejada por el marido si así lo desea y quitarle la casa y elegir si desea quedarse con algún hijo. De no querer a ninguno no tiene ninguna obligación con ellos. 

Leyes para la convivencia del Profeta para Sangre Pecadoras. 

1. El matrimonio entre sangres pecadoras se debe hacer entre un hombre y una mujer, pues así lo ordenó vuestro dios y solo así será bien vista entre los malditos. Por ende, unión de hombre por hombre o de mujer por mujer no será permitido entre vosotros. 



Naran Sellers

#1756 en Ciencia ficción
#8638 en Otros
#1285 en Aventura

En el texto hay: utopia, futuro postapocaltpico

Editado: 17.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar