Hermoso Inicio

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 6. DEREK

Capítulo 6. Derek

 

El llevarla conmigo no sé si sea buena idea, todo el día me e tenido que controlar con el impulso de ponerla sobre la mesa y besarla, pero es tan pequeña que me da miedo lastimarla, incluso su hermoso aspecto da la impresión de que en cualquier momento se puede quebrar.

No le he comentado a donde la llevo, pero mi impulso por agarrarla del brazo no sé si después me arrepienta, pero no quiero que otros hombres la vean como plato para su cama.

Ignoro todas las miradas que nos siguen conforme caminamos, su tacto es realmente cálido y produce en mí unas ondas de calidez y un sentimiento de tranquilidad, ella realmente me puede hacer enojar y calmarme al mismo tiempo.

No sé qué puedo hacer con ella, es el primer día de trabajo y ya me e molestado por la forma en que los hombres la miran, jamás e sido celoso pero no me gusta que mi personal esté atento a mi vida privada, pero sobre todo jamás me a gustado aparecer con chicas a mi alrededor, solo las veo en privado para satisfacer mis necesidades sexuales.

Al ver su cara de confusión me da muchas ganas de besarla y pegarla contra la pared para que sienta todo mi cuerpo, no sé porque he tenido que luchar todo el día para evitar ese impulso, quizás por ella rompa mi propia regla de acostarme con mi personal.

-A dónde vamos .me dice inquieta.

-Vamos a mi gimnasio personal, ahí tengo todo lo que necesito. Le respondo.

No dice nada, puedo sentir lo nerviosa que esta y la verdad es que me muero por tumbarla en otro tipo de lugar, pero por ahora tengo que controlar mi impulso, además lo curiosa y testaruda que se me va a causar muchos dolores de cabeza y ya tengo suficiente con mi hermana y madre.

En el camino no dijo ninguna palabra, voy sonriendo, como si me hubiera comprado un nuevo coche o si estuviera delante de mi mejor proyecto, es raro que una pequeña persona como lo es ella me haga sentir de esta manera.

Pero sobre todo es más raro que me deje llevar por mis impulsos, ante la gente soy dura y muy estricto, me gusta que me obedezcan y es por eso que pago muy bien, pero esta pequeña mujer a despertado en mi algo que jamás había conocido.

Es como si me sintiera un joven, pero diferente un niño, es como si olvidara toda la mierda que puedo ser o todo lo que a pasado, es como si lo duro y estricto que soy esta mujer lo derrumbara, es como si con ella puedo descubrir lo que realmente soy o lo que puedo ser.

-Falta mucho. Me dice. Sabe que no tengo mucho que termine de comer.

-No falta mucho. Le respondo. Pensé que no tenías lengua. Bromeo.

-Lo que pasa es que no sé qué decir. Suspira. No quiero que me despidan en mi primer día de trabajo solo por darle un pequeña golpiza a mi jefe.

-Jajajaja.!. Rio muy fuerte.

No pude evitar mi reacción, sé que las apariencias engañan pero sobre todo sé que ella no me puede ganas, quizás pueda ser buena contrincante pero no va a derrotarme, ni siquiera mis guardaespaldas me derrotan cuando entreno junto a ellos.

-No creo que vaya a pasar. Le digo tratando de calmarme.

-No cree que pase lo de que lo golpee o me quiera despedir. Me encanta su curiosidad. Porque es muy probable.

-No es probable ninguna de las dos. Suspiro. Además es como si no estuviera trabajando ya le comente que por ahora solo somos compañeros de trabajo.

-Está bien. Me dice. Entonces es como si yo fuera solo una amiga. Me dice. O me quiero referir a que es como si todo lo que hagamos en este momento no interfiere en nada laboralmente. Se ve sus pequeñas manos.

-Exacto, no te despediré. Le hablo informal para que se tranquilice. Emma esto solo es algo para desquitar todo el estrés.

-Muy bien, la verdad es que tenía planeado ir a entrenar en cuanto salga del trabajo, pero si usted quiere probar mis grandiosas habilidades eso lo tomare como ir a entrenar, aunque a Jairo no le parezca. Me dice.

Todo mi cuerpo se pone tenso, que ella pronuncie eso me hace temer que está saliendo con alguien y a la vez me molesto porque no me gustaría ver que otro la tocara de la manera en la que yo deseo hacerla.

-Él es su novio. Le pregunto serio.

-Quien. Me dice muy inocentemente. Jairo. Se ríe.

-Es del que estaos hablando. No digo nada.

-Él es mi entrenador, es muy estricto y siempre me a ayudado a estar en forma y sobre todo cuidado a que no me pase nada al momento de entrenar.

-Bien. Le digo. Desde ahora yo puedo ser tu entrenador, sinceramente soy muy buen maestro y yo sería completamente apto para cuidar de ti.

No sé porque me encabrona pensar que ese hombre la entrene, que la tenga que tocar o que se le acerque para cualquier enseñamiento que le pueda dar, pero sé que soy excelente instructor e aprendido de los mejores.

Pero más que nada es el sentimiento que tengo, tengo miedo a dejar que se aleje de mí, quizás es por eso que estoy haciendo todo lo posible para que ella está más cerca, desde que la vi aquel día, ella despertó un interés que jamás había despertado cualquier persona.



MGRIZZ CASTILLO

Editado: 19.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar