Hermoso Inicio

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10. DEREK

Capítulo 10. DEREK

 

Todo el día e ansiado con verla, no tengo la más mínima idea del porque me siento nervioso y a la vez excitado, es como si fuera a comprar la mejor colección de carro o un negocio desafiante. Estoy esperando en la puerta de su casa, tengo media hora aquí y ya casi son las siete, me gusta la puntualidad por eso es que llegue más temprano.

Reviso mi teléfono y encuentro mensajes del detective simón, sobre el hijo de puta que me quiere arruinar. No dejare que ese perro me arruine este momento, no es el momento de que me domine esta furia que tengo.

Le mande un mensaje a Loreto para decirle que estaré ocupado hoy y que mañana nos vemos, necesito desahogarme con alguien y por lo menos hoy me llevare a la señorita Villin a cenar. Veré que se da en este encuentro, sé que no es inmune a mí, su forma de sonrojarse y sus constantes movimientos de su cuerpo me hacen saber que ella me desea de la misma manera que yo.

Aunque no sé de qué manera es la que la deseo, me e tratado de controlar para llevarla a mi cama y no dejarla salir por una largo tiempo. Esta necesidad que tengo de tenerla bajo mi piel aumenta con forme no la tengo. Le mando un mensaje y espero que salga de una jodida ves, me desespera esperar y necesito tenerla cerca de mí.

Esta mañana me enfurecí con esta señorita Villin, mis contactos están averiguando quien es esa persona que entro a lastimar a Emma. Tan solo mencionar su nombre o apellido mi polla reacciona, jamás había deseado a una mujer de la manera en que deseo a mi señorita Villin. Observo que la puerta de abre, decido salir y me llevo una hermosa y grandiosa sorpresa.

-Buenas tardes señor Frey. Me dice.

No respondo, la observo, su hermoso rostro, trae su hermoso pelo largo recogido y un pequeño collar en forma de corazón, su vestido rojo pegado a su cuerpo y esos hombros  descubiertos me hacen desearla en este momento y en este lugar, se ve tan sexy y sobre todo la deseo más con desesperación, es jodidamente hermosa.

-Señorita Villin. Digo. Que grata y maravillosa sorpresa. Se sonroja.

-Espero estar de acuerdo al lugar. Me dice tímidamente.

-No lo creo. La observo. Usted opacara todo el lugar no sé si llevarla o irnos los dos.

-Que. Me dice. A que se refiere.

-No se preocupe. Le digo y la acompaño a la puerta de mi coche. Aunque por más que quisiera llevarla conmigo solo usted y yo, no será posible esta noche. Su tanto me da un toque fantástico. Realmente le favorece el rojo para su hermosa piel.

-Gracias. Se ríe. Este coche es asombroso.

-Sí, es un Rolls-Royce Phantom un carro magnifico. Comento.

-Y muy lujoso. Me dice. Es muy bonito.

-No tanto como usted.

Le sierro la puerta y me voy a mi asiento, esta vez traigo conmigo uno de mis grandes juguetes, me encanta coleccionar carros y tener una grande gama de los menores y este bebe que tengo mi Rolls-Royce Phantom es uno de los que más aprecio aunque me gustan más los de carreras pero en esta ocasión decidí por este.

En el camino no le pude quitar la vista, hubiera preferido que Leonel manejara y yo llevarme a la señorita Villin a la parte trasera del coche, de esta manera no le perdería nada de su hermosa compañía. Al contrario me gusta verla sonrojar por mi presencia.

- Y a donde iremos a cenar. Me pregunta. No le pregunte el lugar.

- Si. Sonrió. Iremos a casa de mis padres, aran una pequeña reunión con personas cercanas a nosotros y usted está invitada.

- Pero porque. Me pregunta. Digo gracias, pero a qué se debe que inviten a una extraña a una cena con personas cercanas a ustedes.

- Mi madre te quiere agradecer y al parecer le caíste muy bien. Le digo sonriente. No tengo la culpa que mi madre sea muy hostigosa.

Y es que es verdad, siempre a sido muy empalagosa y demasiado hostigosa, es una gran mujer y persona, siempre tratando de ayudar a lo que puede, pero siempre me saca la contraria y aunque es una adulta a veces parece una niña.

- No creo que sea hostigosa. Me dice. Es bueno que su madre sea cariñosa.

- Solo hostiga y esta enfade y enfade hasta obtener lo que quiere. Le digo. Pero si, sea como sea es mi madre y la quiero. Suspiro.

Nunca había dicho nada de esto con ninguna chica, jamás había hablado de mi familia o afirmando lo que siento por alguien, sé que quiero a mi familia pero la quiero a mi manera y jamás e hablado con alguien de esto. El único que sabe mis jodidos sentimientos y es un dolor de culo es mi amigo Erik.

- Que me estás haciendo. Digo casi un susurro.

- A que se refiere. Me pregunta.

- Nada. Tengo que desvirar esto. Y dime que noticias tienen sobre el ladrón. Pregunto.

- Nada. Suspira. En mi casa no me comentaron nada, solo insisten en que no ande sola y todas esas cosas. Mira a la ventana. Últimamente han estado muy sobre protectores mi padre y hermano. Me dice.

- Yo estaría igual. Comento. No puede andar así por la calle enfrentando a los que le quieren hacer daño, un ladro, un violador o alguien que solo quiere hacer daño, es bueno que se sepa defender pero nunca se confié.



MGRIZZ CASTILLO

Editado: 16.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar