Hermoso Inicio

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14. DEREK.

Capítulo 14. DEREK.

 

Corro como si mi vida dependiera de esto, como no sé dónde es el cuarto de Emma estoy a siegas siguiendo a su hermano, tengo un miedo que jamás aceptaría si alguien me lo preguntara, un terror que ni siquiera la muerte puede afectarme, esta necesidad de saber que le pasa, de saber que está bien me domina y no me importa una jodida mierda que vean lo débil que soy en su presencia.

-Emma. La voz de un hombre desesperado.

Tengo una furia que no puedo dominar, si alguien la toca, si alguien la lastima, se le aparecerá el mero diablo, al mismo tiempo pienso que no sería capaz de dejarla ir aunque ella me lo pidiera, aunque ella no quisiera nada conmigo, pero eso no lo permitiría, solo tendría que ser mía y no dejaría que alguien más la toque.

Sería capaz de darle lo que ella quiere, seria capas de poder ser un chico normal en una relación común, no lo sé, solo pienso en su bienestar, en tenerla bajo mi protección, en que ella está conmigo en todos los aspectos, en todas las posiciones pero jamás me había puesto a pensar que le podría dar más.

Llegamos su padre está casi tumbando la puerta, no veo por qué no la puede derribar, tengo miedo, maldita sea un miedo que sería capaz de matar al ingrato con mis propias manos si se atreve a lastimarla. Escucho una voz de hombre en su habitación, mi sangre está hirviendo de la rabia que tengo.

-Emma. Grito. No hagas nada estúpido. Estoy temblando.

-Vamos niña no vine aquí solo para verte. Escucho.

-A un lado. Solo digo.

Empiezo a derribar la puerta con mi cuerpo, es muy dura y no me importa una mierda si me quiebro el brazo, mi pensamiento está en ella, en salvarla en tenerla con bien a mi lado, escucho un grito y mi sentido explota al momento de querer matarlo, al modo de degollarlo y al modo de sacar todo lo hijo de puta que soy, la defenderé incluso en contra de mi maldita naturaleza.

-Traje la copia. Dice una señora.

-Démela. Solo la arrebato.

Tiemblo, tengo miedo un miedo que ni aunque se me apareciera la muerte en este momento le tendría tanto terror como el que siento en este jodido momento, no me interesa si ese hombre muere en mis jodidas mano, no me interesa ser un asesino si ella está a salvo, si ella está bien.

-Perra. Escucho.

Se abre la puerta y ella está parada en medio de la puerta de su baño y su habitación, hay muchos cristales en el piso y puedo observarle un golpe en la cabeza, maldita sea no hay mucha luz pero con esa sola vista mi ira exploto. Miro al perro que está a unos pasos de Emma, no me detengo, él se balancea con algo en la mano y voy directo a protegerla, me interesa la protección de ella, me interesa el bienestar de mi pequeña mujer.

Me interpongo entre ella y el imbécil, lo observo rápido, quiere encajarle una navaja, lo miro y se quién es este desgraciado, es el mismo hombre que ataco a mi familia y es el mismo que Emma derroto. No tengo tiempo de pensar en anda, trato de agarrar el brazo con la navaja, me rosa mi piel y la agarro con mi mano, siento un líquido correr por mi abdomen y mano, lo ignoro logrando quitarle la navaja.

Con toda mi energía lo empujo con tan solo mi cuerpo, el imbécil sale volando, tengo unas ganas inmensas de matarlo, de enterrarle esta navaja una y otra vez, lo miro con rabia, lo miro y casi puedo asesinarlo con la mirada, ese hijo de perra intento herir a una persona inocente a alguien vulnerable.

-Derek. Escucho el grito de Emma desesperada.

De la misma manera desesperado y angustiado me siento al escuchar su grito de ayuda, al escuchar sus gritos de dolor, al saber que ella estaba en peligro, al saber que alguien me la pudo haber arrebatado, al saber que ella pudo haber muerto, con el simple hecho de no verla nuevamente me volvería un loco.

Pienso cómo es posible sentir algo de esta magnitud por una mujer tan pequeña, como es posible que en tan solo unos días de conocerla se volviera lo más importante, una vez escucha decir, el amor es inexplicable, cuando te llega de verdad aunque te niegues o te opongas el sentimiento es inevitable.

Y es en este jodido momento que tengo más que claro, no dejare que le pase nada a ella, incluso daría todo por su bienestar, soy un patético idiota, porque si ella no acepta mis condiciones de estar a mi lado yo lo dejaría todo a un lado por ser lo que ella necesita, la deseo de una manera inimaginable y la quiero solo para mí.

-Derek. Escucho su voz nuevamente. Estas bien dime que estas bien. Pregunto desesperada.

-Tranquila. Casi caigo pero no me detengo. Tu estas bien.

La miro su hermosos ojos color avellana que me enloquecen están rojos, su pequeño cuerpo lastimado y su moño que hace un rato era perfecto ahora esta desbaratado, me maldigo y maldigo al perro que en este momento lo tienen acorralado el padre y hermano de Emma.

Tú estás herido. Grita asustada. necesito llevarte al hospital. Me mira desesperada.



MGRIZZ CASTILLO

Editado: 22.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar