Hermoso Inicio

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15. DEREK

Capítulo 15. DEREK

 

Me encuentro en mi oficina, la junta que tenía planeada a las nueve de la mañana la retrase, no quería llegar tan cansado, solo dormí unas tres horas, me siento bien físicamente, pero mentalmente aún estoy con ella, no e dejado de pensar una y otra vez en esa pequeña, ni siquiera la e llevado a la cama como para que me tenga pensando día y noche.

El incidente de hoy me altero mucho, sé que no gane nada con ir a darle su merecido al cobarde hijo de perra, cada que pienso en el me da una rabia con ganas de ir a matarlo, pero la satisfacción de golpearlo y de verlo tirado sangrando no me la puedo quitar, sobre todo sé que no es bueno pero no me importa, jamás e permitido que alguien se salga con la suya y mucho menos que dañen lo que me interesa.

-Señor. La señorita chan me interrumpe. El detective Simón lo está buscando. Me dice.

-Hágalo pasar. Respondo y se va.

No sé a qué mierda viene a mi oficina, ni siquiera me aviso que vendría, esto no me da buena espina, espero que me dé solución a lo que le e ordenado, no me gusta que se atrase y sobre todo que no me dé exactamente lo que quiero, además de que le pedí que investigara a la señora Villin, la madre de Emma, no entiendo por qué trata mal a su propia hija.

-Señor Frey. Entra a mi oficina. Tengo noticias. Me dice.

-Sobre qué tema. Lo miro con tanta autoridad.

-Sobre el intento de robo de información. Me dice. Al parecer el señor Eluchans tiene dos cómplices. Me mira preocupado. Lo malo es que están muy bien ocultos, no hemos podido llegar a ellos. Me dice.

-Como mierda. Digo encabronado. Lo voy a hundir y junto a las personas que están con él. Me siento cansado de esta mierda. No saben con quien se están metiendo.

-Señor. Me dice serio. Yo estoy involucrado en esto, así que la única condición es que yo me encargare de todo. Me dice.

-Y para usted la única mierda condición es que me tenga respuestas y solo me tiene a medias. Le grito. como quiere que sigamos el trato.

-No. Me dice enojado. Eso déjemelo a mí. Me dice. Sé que esto está tardando más pero no va a ver ningún error.

-No sabe que no es el único que tengo buscando. Le recuerdo.

-Lo sé. Me mira. usted es un hombre que tiene varios trucos bajo la manga. Me mira. y por eso es que tiene tantos enemigos.

-Y que va con eso. Digo.

-Solo le recomendó que se mantenga bien protegido y a su familia. Me dice. Acuérdese que su punto débil es su familia y si esto va más allá ellos irán por el pez más grande.

Lo miro y sé que esta mierda tiene razón, es por eso que tengo más seguridad para mi madre y hermana, junto con mi padre las estamos cuidando y les regalamos unos chips de rastreos para saber su localización, aunque ellas no saben.

-Lo sé. Respondo. Tengo a tres más en la mira. le digo.

-Si me puede dar información. Suspira. Yo mismo los investigare.

-Se la enviare por correo. Respondo.

-Muy bien. suspira. La información que me solicito, le estará llegando hoy por la noche. Me dice.

No digo nada y solo sale de la oficina, es una mierda pienso, por mil demonios quien se mete conmigo termina peor, no me gusta que anden con juegos, sobre todo no me gusta ejercer violencia pero tampoco me tiendo el corazón cuando tengo que encargarme de algo yo mismo, lo único que sé es que jamás e matado a nadie y no pretendo hacerlo o no lo pretendía.

Tengo mil cosas por atender, pero no le estoy poniendo la atención que necesito, no me importa mucho pero si no lo hago después tendrá más presión, intento concentrarme y ver qué solución implementar, en dos días me iré de viaje, pero no sé si sea buena idea o por lo menos no quiero dejarla sola.

Emma, mi maldita cabeza siempre empieza y termina con ella, si mi tranquilidad es tenerla a salvo entonces tendrá que implementar medidas que aunque se que va a renegar eso no me importa, porque cada segundo que paso sin saber que ella está bien o que le pasa me desconcentro.

-No sé qué piensas. Miro y esta parada en medio de mi oficina. Me dejaste mal anoche. Me mira.

-Si. La observo, Loreto viene tan sexy. Y que aras con eso. La reto.

-No lo sé. Se muerde el labio. No me vestí de esta manera para solo venir a platicar. Sonríe.

Se ve realmente caliente con su abrigo negro, pero lo mejor es que tiene solo lencería a bajo, cuando se lo quita sus grandes pechos resaltan, necesito acción, necesito cogerme a alguien, sobre todo ocupo sacer toda esta adrenalina que tengo.

-No lo creo. Me levanto y voy sobre ella. No creo que platicar es lo que quieras hacer.

La agarro y la beso, mi entrepierna está exigiendo coger, coger y más coger, exprimir y explotar, ocupo saber que el hombre que era antes de ella aún sigue, mierda no sé porque pensé en ella, ignoro mi mente y empiezo a trabajar con esta bella pelo negro, su piel morena perfectamente bronceada y sus ojos grises.



MGRIZZ CASTILLO

Editado: 19.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar