Hermoso Inicio

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16. EMMA

Capítulo 16. EMMA

 

La vida no es como se lo imaginan, me dice una voz en el fondo, hay momentos grandiosos, otros agradables pero sobre todo hay momentos terribles, pero no porque los momentos terribles se agranden la vida deja ser vida, siempre se tiene en cuenta que la vida es un enigma y si hoy estas bien en un momento llegas al fondo y es cuando aprecias cada momento y cada detalle.

Sigo caminando, es una carretera desértica, esa voz que me guiaba no la escucho más, solo me siento perdida, en un lugar extraño, común mente puedo hablar con mi padre o hermano, incluso con Luca, pero no cuento con nadie, no sé en qué momento llegue a este lugar, solo, vacío y espeluznante.

 

 

 

-Emma. Una voz de fondo. Emma. Me insiste y yo siento un pesar.

-Esta de floja. Dice y creo que es mi madre.

Mis ojos pesan no puedo despertar, no tengo idea de quién es la voz, pero se me hace familiar, trato de despertar pero esa voz en el sueño que seguía con tanta desesperación, me vuelve a llevar a ese lugar a ese momento.

 

 

Solo ten en cuenta que el camino es largo y no por verlo sin nada o nadie será malo, simplemente tienes que ver que cada obstáculo y cada rincón son especial, por más desastroso o hermoso que sea siempre es especial.

 

 

-Vamos despierta. Me insiste.  Cree que está bien. pregunta.

-Si. Mi madre. Creo que como la floja que es se está haciendo.

-Pero tiene moretones. Responde y creo que es Venus, pero es imposible ella llega la otra semana. No creo que se esté haciendo.

-Como siempre defendiéndola.

-Venus. Digo muy débil. Eres real. Me pesa cada parte de mí.

-Amiga. Me grita y abraza. Dios te ves muy mal. Me dice y yo hago una pequeña mueca de dolor. Lo siento, lo siento no quise lastimarte.

-Pero que estás haciendo aquí. Le pregunto. Pensé que regresabas la otra semana.

-Si. Me mira. Llame barias veces a tu celular para contarte que adelante mi regreso. Me mira con cariño. Y tu madre me respondió y me asusté mucho.

-Estoy bien. digo.

-Si es así porque no te veo ordenando este cochinero que tienes. Me dice. La comida esta lista así que si no vas, no seré culpable de que no comas. Me mira. además ya son las cinco de la tarde.

-Que. Digo exaltada y me mareo. Me levantare.

-No. Me dice venus. Amiga ocupas descansar. Me dice al oído. No se preocupe Señora Elena yo me encargo de su hija. Dice.

Mi madre se va sin decir una palabra, sé que le disgusta que este dormida sin hacer nada en casa, pero realmente me siento fatal, es como si me hubiera pasado un tren por encima de mi o quizás como tres o cuatro camiones, pero no estoy muy bien que digamos menos en mi mejor aspecto.

-Porque no me contaste nada. Me reclama Venus. Sabes lo preocupada que me puse, además se me hizo tan rato que tu madre te dejara dormir todo el día. Me dice sorprendida y es que a mí también me sorprende.

-Lo sé. Digo sentándome poco a poco. No te comente nada porque no quería preocuparte, además estabas de viaje nada tenía que arruinarlo. La miro.

-No me lo arruinarías. Me dice. Sabes que eres como mi hermana y me importa lo que te pase. Sonríe.

-Gracias y sabes que yo pienso lo mismo. Sonreímos como tontas. Además la verdad no le veo nada de malo solo estoy muy cansada y algo adolorida.

-La verdad no te ves nada bien, te miras más pálida de lo normal y tus ojos hinchados de tanto dormir. Se burla.

-Gracias. Respondo. Pero tú te ves muy hermosa, eso es lo importante, las vacaciones te sentaron de maravilla y este cambio de look. Le agarro el cabello. Es fantástico.

Mi amiga es muy hermosa, siempre lo e sabido, su cabello natural un color rubio oscuro y sus hermosos ojos dorados le combinan a la perfección, pero con este color rosa pálido, la hace ver mucho más blanca de lo normal y si le sumo que tiene una estatura perfecta y sus piernas largas, podría ser una modelo.

-Ya lo sé. Me dice. Además te tengo una excelente noticia. Se acuesta a mi lado. Conseguí que me cambiaran aquí. Me dice entusiasmada.

-Es enserio. Le digo y me caigo de la nata.

-Emma. Me grita. Estas bien, te duele algo.

-No te preocupes fue la emoción. Sonrió. Pero esa noticia es la mejor que me puedes haber dado.

-No amiga. Me da una palmadita. Lo mejor es que ya tengo un departamento y está perfecto. Me mira. deberíamos de vivir juntas.

-Que. grito. Eso sería grandioso, tú con el departamento y sería perfecto que me mudara. Respondo y pienso en que mi casa pegarían un grito pero soy mayor de edad y no tienen por qué prohibirme nada.

-Lo sé. Me abrasa. Bueno te darás un baño o algo por el estilo. Me mira. además sé que tienes hambre.



MGRIZZ CASTILLO

Editado: 16.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar