Hersay

Tamaño de fuente: - +

Prologo

Yo sé por qué querer olvidar todo es lo mejor, porque el mundo cada vez se vuelve más en tu contra mientras todos muestran felicidad, porque todo se vuelve más oscuro con el tiempo, estuve confundida muchos años pues la vida tiene muchos secretos, mi vida está llena de secretos tal vez la vida de todos tienen secretos momentos oscuros que no quieres recordar por el dolor que estos pueden llegar a causar; Pero aun no hablemos de mí, ni de mis problemas, mi mundo está perdido, ya no hay nadie que pueda protegerlo, las que podían hacerlo desaparecieron hace ya varios años, estamos en el punto de una guerra la cual es todos contra todos, este mundo caerá si no hacemos algo pronto, porque todo se acaba en algún momento, o eso dijo mi maestra de filosofía una vieja mujer que trato de abrir los ojos de todos pero gracias a ella entendí que el mundo estaba perdido no por que faltara algo sino porque no podemos abrir los ojos de las demás personas fácilmente, somos muy necios todos, no solo los adolescentes o niños pequeños hasta podemos llegar a ser más maduros que los adultos egoístas y soberbios.

Son cosas que pasan en la vida, que pueden llegar a ser para nada normales aunque lo parezcan menos si estas en la edad de la adolescencia y tienes que madurar antes de lo debido como me paso a mí, esta historia tiene inicio en otro mundo o para decir verdad otro universo este se llama Alexion y es el mundo donde los Hemais vivimos, los Hemais somos una raza parecida a los humanos pues tenemos una complexión muy parecida aunque nuestros ojos son únicos ya que son la representación de nuestro poder, otra cosa es que controlamos la magia como destrucción, fuego, clima, agua, amor, viento, tiempo, tierra, metal, entre otros. Somos en algún nivel más inteligentes y fuertes, mas no somos lo que ellos llaman vampiros, no nos gusta la sangre pero si tenemos la monarquía la cual se compone por cinco familias elegidas por el pueblo, ya que hace mucho tiempo las verdaderas gobernantes llamadas diosas conocidas como:

Ignis, Pluviam, Ventum y Tera Hermaidny desaparecieron hace ya varios años. Estas controlaban los cuatro elementos principales y eran nivel 10 en control de su elemento, en ese tiempo y aun el nivel 10 es el más peligroso además de poderoso pues era el último nivel de poder el cual solo podían controlar una persona de la familia real como eran las cuatro hermanas Hermaidny, hasta ahora de las cinco familias reales el máximo de nivel que fue ganado el año pasado fue Kleina Veined de la familia número tres, hija mayor de los Veined con un nivel 7 lo cual sorprendió a todo el reino pues nadie había llegado al más del 6 por lo cual hubo una gran fiesta en la escuela “Tera Hermaidny” mi actual colegio, sinceramente se me hacia una tontería, no era tan importante solo la soberbia de ser más poderosos.

Aunque también yo envidio eso, ellos tienen a su familia y yo tuve una familia en algún momento pero todo lo que creí tener me fue arrancado y también perdí mi memoria, olvidando pasado desde los 11 años ahora solo tengo dos cosas que me recuerda que puedo seguir viviendo aunque sea huérfana no estoy sola, yo soy la más afortunada del mundo pues tengo lo que pocos llegan a tener en toda su vida, porque tengo un gran secreto el cual solo mis profesores saben además de tener el sello de la diosa Ignis lo cual aún no me puedo explicar ya que nunca me dijeron como llegue a este lugar conocido como el instituto “Tera Hermaidny” la ex - reina de nuestro mundo, una mujer que controlaba la naturaleza en todo su esplendor, dicen que donde ella caminaba se cubría de hermosas flores, de diferentes tipos y colores era un espectáculo espectacular el cual enternecía el corazón de cualquier persona.

Estuve preguntando siempre de donde vine, que me paso, porque no recuerdo nada de antes de mis 11 años pero nadie puede contestar solo me dijeron que yo aparecí en las puertas del gran instituto parecido a un castillo una noche de luna roja o también conocida como luna sangrienta que siempre traía consigo noticias muy emotivas o demasiado devastadoras.

Desde ese momento empecé mi lectura sobre la luna roja, sobre las que habían sucedido aquellas noches pero no había nada sobre algo relevante como yo pensaba, solo eventos felices además de que ni siquiera estaba registrada la fecha en la que yo aparecí afuera de aquel colegio estaba cada vez menos esperanzada hasta que llegue a mis quince años y me rendí completamente de encontrar algo sobre mi pasado, pero ese mismo día encontré una caja circular de porcelana con detalles de oro y en cada cara de la pequeña caja estaba la imagen de cada diosa dibujada en acuarela de forma muy fina, con cuidado y muy detallada, pero en la tapa de esta no había imagen solo era blanca con bordes de color verde, azul, rojo y gris. No sabía quien la había dejado ahí lo cual me confundió más cuando pregunte a mis maestros y estos negaron que no sabían, ni siquiera conocían de la existencia de aquella caja, decepcionada regrese a mi recamara y abrí la hermosa caja que yo reflejaba como el mejor regalo que pudieran darme por mi cumpleaños.

Dentro de esta estaba un pequeño anillo de color negro con piedras rojas parecidas a mis ojos hasta tenían las pequeñas gotas azules, se veía precioso y cuando lo puse en mi dedo mi cuerpo empezó a brillar era de noche pero la luna había sido opaca por aquel sol impresionante dando la luz, una iluminación que solo sucedía cuando alguien había reunido su casi verdadero nivel de poder entonces lo comprendí, todo se volvió claro tan claro como el agua siendo reflejada por los preciosos rayos de luz del amanecer cubriéndose de color rojo, amarillo y naranja.



Meggi JD

#6042 en Fantasía
#1294 en Magia

En el texto hay: magia y amor, dragones, guerra y secretos

Editado: 07.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar