Hey... ¡tú! Criaturita. (elrubius y tú)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15: Me gusta.

(_____)

 

—¿Cómo que estás en el hospital? —Dije en la soledad de mi oficina, mientras discutía por teléfono con Alex—. Hace tiempo que has empeorado un poco con eso, y aun así has decidido ir hasta la semana pasada.

 

—Lo siento _____ —la voz se le escuchaba pesada y sin ganas—. No pensé que fuese tan grave esta vez, estoy bastante preocupado con esto —me sentí impotente, por no poder hacer nada por él.

 

—Iré hoy cuando salga del trabajo —hablé en seguida—. Necesitas a alguien contigo, sé que está tía Vale allí, pero necesita descansar —no podían dejarle todo el cargo a ella, y yo debía ayudarle en situaciones como estas, ella siempre me ayudaba cundo yo estaba enferma.

 

—Vale, está bien chiquilla —y colgó la llamada sin despedirse o dejar que yo me despidiese.

 

Intenté terminar lo más rápido mis labores ese día, perdí la hora del almuerzo y logré terminar justo a las tres de la tarde. Bajé y le dije a la recepcionista que ya todo estaba en orden para yo poder salir un poco más temprano.

 

Subí a mi moto y conducí hasta el hospital donde Alex me había dicho que estaba, caminé hasta la entrada del hospital y luego subí hasta el quinto piso esperando ver a Valentina allí, pero no estaba.

 

—Hola, busco a Alejandro Bravo —le dije a una enfermera que estaba en la recepción—. Podría decirme su habitación por favor.

 

—¿Eres familiar del paciente? De lo contrario no puedes entrar —vaya tía más pesada esta, quise rodar los ojos pero me abstuve—. Y bien, ¿eres o no eres familiar del paciente?

 

—Soy su prima —dije cabreada, la chica me miró mal y buscó en su ordenador algo y me vio de nuevo.

 

—Alejandro Bravo, habitación 306 —no me moví de allí esperando que me dijera hacia donde quedaba, pero estaba claro que no pensaba seguir hablando conmigo—. Por este pasillo y a la derecha.

 

Le regalé una sonrisa falsa y me fui por donde me indicó, llegué a la habitación, toqué la puerta un par de veces y una enfermera salió y me sonrió, me dejó pasar y vi a Alex recostado en la camilla con grandes ojeras bajo sus ojos.

 

—Vaya… Sí que te ves mal primo —llegué a su lado, examiné la habitación y no había nadir más que solo el enano—. Perdiste tu encanto, el poco que tenías —reí por bajo y le tomé la mano, acerqué una silla que estaba cerca y me senté.

 

—Eso es cruel —sonrió aun con los ojos cerrados y luego los abrió para verme, sus ojos habían perdido brillo—, a la próxima podrías ser un poco más cruel, tal vez traer a tu gato y decir: “Hey Alex, he traído a Alex para que juguéis un rato.”

 

—¿Tenías que meter al pobre Alex en esto? —dije fingiendo estar ofendida, a pesar de que él estuviese un poco mal lo estaba haciendo reír.

 

—Sabes, aun no supero que le hayas puesto mi nombre a tu gato, cada vez que estoy contigo en tu casa y dices Alex, no sé si me hablas a mí o a tu gato —sonreí y él también—. Gracias por venir _____, tú siempre me haces sentir mejor.

 

—No agradezcas nada, enano maricón —de nuevo rió y apretó mi mano con fuerza—. Tú haces lo mismo conmigo, siempre que tengo un día pésimo, estás ahí para volverlo radiante. Estoy feliz de haberte conocido primo.

 

—Adoro la manera en que me dices enano maricón, pero amo cuando me llamas primo —me levanté de la silla y lo abracé, él me correspondió a los pocos segundos, nos separamos y la puerta se abrió.

 

—_____ —Valentina parecía sorprendida—, no te esperaba aquí hasta las cuatro, fui a comprar café, seguro llegaste en ese momento —asentí y dirigió su vista al de cabellos negros—. Alex, despertaste.

 

—Hola mamá —habló con voz apagada Alejandro. Sentí mi celular vibrar y revisé quien era, mi padre me estaba llamando.

 

—Os dejo un momento asolas, tengo que atender —salí del cuarto y respondí—. Far, hva skjedde? Eventuelt problem? (Papá, ¿qué ha pasado? ¿Algún problema?) —dije calmada.

 

—Nei, datter, jeg ville bare spørre hvordan Alex er (No hija, solo quería preguntar cómo es Alex) —Valentina abrió la puerta y yo me volteé y le hice una seña para que esperara un momento.

 

—Det er greit pappa, jeg drar, ok? Vær forsiktig (Está bien papá, me voy ¿vale? Cuidate) —la llamada más corta del mundo entre un padre y su hija.

 



Itzel Vega

#134 en Fanfic
#660 en Fantasía

En el texto hay: elrubius, elrubiusomg, rdg

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar