Hidden Secrets

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4: Problemas

Las chicas caminaron hasta la casa de Sonic, pero una compañera faltaba entre ellas.

- Bien, estas en casa – Una chica de cabello rojo, diadema amarilla, un vestido rosado con detalles amarillos y sus ojos eran color verde menta. Estaba dejando a un pájaro en su nido. Ella bajo del árbol y miro a su alrededor – Oh, rayos... Me perdí – Se dio un golpe suave en su cabeza – Bien, ahora solo debo ver a donde tengo que ir.

La chica camino en dirección del viento, pero lo único que se encontró fue el templo de la esmeralda maestra.

- Eh? Este... Lugar se me hace familiar – Subió las escaleras hasta encontrarse con Knuckles.

- Eh? ¿Qué haces tú aquí? – Pregunto molesto.

- Eh? Oh, lo siento es que estoy perdida y- Knuckles la interrumpió.

- ¿Crees que soy tonto? – Pregunto sarcástico.

- Pues... Pareces pero no creo que lo seas – Respondió honesta.

- Eh? – Ofendido – Suficiente. ¡Largo de aquí! – Le grito.

- E-Eh? P-Pero y-yo solo quería ayudar... – Dijo triste y sus ojos se empezaron a aguar.

- Eh? O-Oye no quería hacerte sentir mal, lo siento.

La chica comenzó a llorar, ella se tiro de rodillas, tomo su cabeza entre sus manos y comenzó a susurrarse algo – Estoy bien. E-Estoy bien – Se repetía constantemente.

- Oye ¿Estas bien? – Pregunto preocupado.

- O-Otra vez... Otra vez. Nuevamente hoy voy a girar – Asustada.

- Eh? – Confundido.

La chica frente a él cambio de aspecto, ahora tenía el cabello de color rosado oscuro. Sus oreas ahora eran como cuernos. Su vestido ahora era rosa pálido con bases negras, ya no tenía anillos y guantes. Su piel era pálida. Esta chica se levantó y Knuckles pudo ver sus ojos, eran rosados.

- Hola – Saludo con una sonrisa sínica.

- ¿Q-Quien eres? – Pregunto asustado.

- No hace falta que lo sepas – Se acercó rápidamente y lo hirió por detrás. Ella se acercó a su oído – Pero como me hiciste salir seré piadosa contigo, te diré mi nombre para que no lo olvides... Kira... Kira The Diclonius – Sonrió y se alejó de él.

Knuckles no pudo hacer nada más que escuchar, cayó al suelo y se desangro lentamente.

- ¡Knuckles! – Llamaba Alice a su esposo quien lo buscaba para estar con el - ¿Dónde- No termino de hablar ya que vio la horrenda situación en la que se encontraba – ¡K-Knuckles! – Se acercó a el – ¡Háblame! ¡Knuckles! – Las grimas salieron rápidamente al verlo en ese estado.

- A-Alice... – Logro decir pero rápidamente volvió a perder el conocimiento.

- ¡Si! Soy yo, Alice tu esposa. No te preocupes, te llevare con los demás para que te curen – Desesperada hizo lo que pudo para llegar con sus amigos.

Al llegar abrió la puerta rápidamente buscando ayudar - ¡Chicas necesito que me ayuden! – Grito desesperada.

- ¿Qué pasa Alice? – Pregunto Ana confundida.

- Knuckles está herido – Dijo Alice para colocarlo en el sillón despacio.

- ¿En serio? Dime a quien debo agradecer – Leyla apareció rápidamente para burlarse.

- ¡Leyla! – Todas gritaron en unísono molestas.

- ¿Qué? – Leyla no entendía su enfado.

- ¿Sabes quién fue? – Pregunto Estefha.

- No, solo llegue y lo vi en el suelo en ese estado – Desesperada.

- Chicas ¿Qué paso? – Ania pregunto confundida.

- Knuckles está herido – respondió Ana.

- Eso es bueno ¿No? – Insistió Leyla quien recibió un golpe de parte de Estefha – ¡Au! – Se quejó.

- Sera mejor que alguien valla y les avise a Salma y a las demás – Comento Ana.

- Yo iré – Noemi respondió rápidamente para salir de la casa.

- Ahora me pueden responder ¿Por qué no puedo felicitar a la persona que hirió a Knuckles? – Insiste Leyla.

- ¡Cállate! – Le gritaron todas a Leyla.

- Por eso digo que mejor me callo – Se rindió.

Mientras tanto en la casa de Akairi las cosas tampoco estaban muy bien que digamos.

- Chicas por favor dejen de pelear – Abi trataba de calmar a sus compañeras.

- Vamos Gabi, esto no te dolerá – Zay le hablo a Gabi.

- ¡Mucho! – Ayami completo la oración de su compañera.

- ¡Aaahhhhh! – Gabriela se encontraba corriendo por toda casa evitando a sus compañeras – ¡Salma! ¡Ayúdame! – Le grito a su amiga.

- No gracias, quiero vivir – Le respondió Salma con una sonrisa nerviosa.

- Esto es lo que pasa cuando Gabi no obedece lo que se le dice – Comento Cinthia mientras observaba el espectáculo.

- ¡Te vas a arrepentir por haberte comida la última caja de galletas de chocolate! – Grito Ayami furiosa.

- ¡Eran mis favoritos! – Comento Zay con lágrimas.

- Yo que quería probarlos por primera vez – Dijo Zizy molesta.



Aome-Chan

#1232 en Fanfic
#7378 en Otros
#1118 en Aventura

Editado: 09.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar