Hija de la Oscuridad #1

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

Eric sabía que la presencia de ese hombre solo podía traer problemas y más problemas, no era bueno, en ningún sentido de la palabra. Tanto así, que odiaba la idea de que Alice y él tuvieran un vínculo mágico. Todo este tiempo estuvo tratando de que no la encontrara, por simple egoísmo, porque muy en el fondo albergaba las esperanzas de que no se vieran nunca. Ethan era mucho más fuerte que él, ya se lo había demostrado, aunque tuvieron que ayudarlo a salir de aquellas mazmorras, eso no significaba debilidad. Si él quisiera podría asesinarlo y someter a Alice a su propia voluntad. Se estaba tardando mucho en actuar. Algo ocultaba.

Relajó su mente y transmitió sus palabras por medio de telepatía a Melanie.

Vigílala.

Ella no necesitaba saber qué es lo que sucedía, lo había visto hace unos días en sus sueños y había ocultado esa información a su amigo; además de todo ella era una bruja, y la mejor clarividente

Supongo que no puedo detenerte.

No, Melanie.

Dejó a su compañera de baile, mezclándose entre los cuerpos sudorosos de jóvenes extasiados, teniendo claro su objetivo.

 

***

Al entrar al lugar infestado de estudiantes, presintió que algo malo estaba a avecinándose, apestaba a muerte, y una magia tremendamente oscura, antigua, con ansias de sangre. En los 200 años que llevaba de existir en la Tierra jamás había sentido algo así. Tan podrido. Su instinto no lo engañaba. La atmósfera se sentía demasiado pesada. Su opción más fácil era marcharse, por supuesto, no quería mezclarse en la posible masacre, y por otro lado estaba la chica. ¿Por qué tenía que dudar ahora? Vio a Eric aproximarse hacia él hasta quedar frente a frente.

- ¿Qué se supone que estás haciendo, Ethan?

-Quiero jugar un rato – esbozó una sonrisa, pero se borró de inmediato –. Eres tan incompetente que ni siquiera has sentido está presencia cargada de maldad.

- ¿De qué hablas? Lo único que he detectado ha sido tu presencia. No me quieras engañar.

-Supongo que eres un inútil. Lo que me sorprende es que sea capaz de ocultarse de la magia de Melanie. Al parecer el invitado está jugando bien sus cartas.

La música dejó de sonar y comenzó el caos.

Los chicos gritaron desesperados cuando vieron a unos de sus compañeros caer al piso desangrados, con un enorme agujero en el pecho, como si un brazo los hubiese atravesado; otros fueron decapitados sin ninguna clemencia. Al parecer esa magia estaba saboreando al masacrar a sus víctimas sin ninguna clemencia. Nadie podía salir del lugar. Un joven intentó llamar a la policía, pero fue lanzado hacia la pared del salón de baile con tanta brutalidad que se escuchó el crujir de sus huesos. Era un total caos. La sangre aumentaba más, igual que los cuerpos.

Alice se encontraba al otro lado de la pista de baile, observando la escena con horror, sin saber hacia dónde ir o que hacer; su pareja también había sido asesinado de la misma manera que los demás.

Ethan vio la lámpara de araña que colgaba sobre la cabeza de la chica, a punto de caer. Eso sería una muerte segura si ella no hacía nada y tampoco es que fuera a pasar. Ignorando la voz de Eric que lo llamaba, avanzó hacia ella con rapidez hasta cogerla de la mano con brusquedad y desaparecer dejando solo una brisa fresca atrás.

 

***

Unos minutos después de haber desaparecido los dos jóvenes, llegó la patrulla de policía, una ambulancia para atender a los heridos que lograron sobrevivir, y los bomberos para apagar el fuego que había comenzado luego de su partida, y ahora se extendía con mucha rapidez por todo el salón. No encontraron sospechosos sobre quién había iniciado ese acto tan sangriento. Solo encontraron algunos cadáveres calcinados, y unos escondidos que ya llevaban alrededor de dos días. Les habían arrebatado sus brillantes futuros y sus familiares lloraban y maldecían por ello. Tantas personas de luto. Nadie lograba explicarse lo sucedido, ni siquiera Melanie y Eric que lograron ayudar a unos pocos estudiantes a salir, y a Bridget, quien solo tenía una leve herida en el rostro. No dejaba de preguntar por Alice.

Eric la buscó después de desaparecer junto con Ethan y no obtuvo ningún resultado. Ella estaba a salvo, o tal vez no. Tenía que encontrarla.

-Sea lo que sea que esté sucediendo, debes encontrarla, por favor – le dijo la chica a modo de súplica.

Por supuesto, aunque nadie se lo pidiera él la encontraría. No iba a dejar que ese infeliz le hiciera daño.



Andrea L. Grey

#6491 en Fantasía
#4713 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, magia, sobrenatural

Editado: 05.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar