Hija de la Oscuridad #1

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8

–Y pues bueno, Ethan, al parecer no conoces el camino.

Él no le respondió.

Seguiría insistiendo.

–¿Dónde carajos estamos? – miró a todos lados para encontrar a alguien conocido. Nada.

–Durham, Inglaterra – respondió sin titubear.

–¡No me jodas!

Por la mirada tan seria que Ethan le lanzó, parecía no mentir al respecto. Lo mejor sería dejarlo inconsciente por un largo rato. Él se aproximó hacia ella y pudo darse cuenta de su nerviosismo. Si, era bonita, y bastante ingenua para su gusto. Así que colocó un dedo en su frente y la hizo dormir.

–Mucho mejor – dijo colocándola sobre su hombro como si fuera solo un saco de patatas. No tenía ninguna consideración.

Lograron salir del bosque para toparse con una hermosa y lujosa casa. El lugar temporal de Ethan mientras hacía sus preparativos para volver a su verdadero hogar.

Helen los esperaba en la entrada principal, de brazos cruzados, porque, no estaba de acuerdo con ese trato.

–Podrías ser un poco más delicado al cargar a una chica – vio cómo su compañero llevaba a la joven rumbo a las habitaciones de invitados, (había muchas) y la lanzó a la cama sin ninguna consideración.

–Ya sabes que ese no es mi estilo – necesitaba relajarse con un buen trago, porque según él, era demasiado pesado, aunque pareciera lo contrario.

–¿Qué pretendes hacer? Cuando Alexander se entere él vendrá por la chica.

Ladeó la cabeza, fingiendo pensar en la situación.

–Será divertido. De cualquier forma, vendrá. Ahora, si me permites, tengo una mente que profanar – la mejor manera de realizar ese proceso era acercando su rostro al de Alice, lo cual no fue de su agrado. Su magia estaba limitada, por lo que tenía que hacerlo de esa manera. Vio el collar que trataba de proteger en su puño, y el mordisco en su hombro, o lo que quedaba de ella.

“Así que ya la marcó’’.

 

Ethan había logrado entrar, y se encontraba en una habitación, sin ningún destello de luz, y de fondo una extraña melodía proveniente de un viejo tocadiscos. Mucha humedad en ese sitio le provocaba náuseas. En realidad, no quería saber su procedencia. Era sospechoso.

Lo que captó su atención no fue la cosa viscosa y repugnante, sino más bien, una puerta sellada con unas cadenas mágicas, brillantes. Algo muy peligroso debía encontrarse al otro lado. Podía sentirlo.

–Oh, un invitado – dijo una voz femenina con un tono de total diversión - ¿Has venido a liberarme? Estoy segura de que has entrado sin consentimiento a este lugar. Eres un intruso.

–¿Quién eres? ¿Por qué estás aquí? – Ethan finalmente se atrevió a preguntar. Sus piernas temblaban, y él nunca solía sentir miedo.

–Mmm – ronroneó la mujer – eso es lo que yo debería preguntar. No has venido aquí para ayudarme a salir de este infierno.

–No. Simplemente quería saber porque Alice no recuerda su pasado.

–¿Quieres que recuerde algo que no desea?

–Es eso o no podré encontrar a Katherine.

–¿Katherine? – soltó una gran carcajada –. Olvídala, esa perra ya está ardiendo en el infierno.

 

***

El portal que Melanie había creado para trasladarse hacia Inglaterra, un enorme agujero negro, se desvaneció de golpe, su magia era limitada en ese plano, y se estaba acortando el tiempo, utilizó lo último que le quedaba de sus reservas. Estar en la vivienda de Ethan era un error. Llevarla al lugar donde estaban pedazos de su historia, donde se encontraban muchos secretos que por ningún motivo debían ser descubiertos, no hasta que llegara el momento indicado.

Eric entró a la casa con mucha brusquedad, derribando todo a su paso. Helen al verlo no hizo ningún movimiento por detenerlo, es más, le indicó la habitación en la que Alice se hospedaba.

Él estaba muy cerca.

No, no podía quedarse parado viendo esa escena.

Con paso firme y decidido, lo alejó de la chica y lo tomó por el cuello de la camisa.

–¿Qué crees que estás haciendo? – gruñó. En ese momento era capaz de todo. Malditos celos.

–Te recuerdo que yo no te debo explicaciones – retiró las manos de su agresor como si estuviera sacudiéndose un poco de suciedad -. ¿De verdad piensas que eres una pieza importante en su vida?



Andrea L. Grey

#6519 en Fantasía
#4729 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, magia, sobrenatural

Editado: 05.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar