Hilos Rojos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 25

Viernes, 12 de Octubre del 2011.

Miraba las luces en el cielo, en el bosque brillaban mil veces más. Todo mi cuerpo estaba calentito, pero mi nariz parecía un hielo. Traté de cubrirla con mi mano.

-Mi niño, ¿quieres que te arrope con otra colcha? ¿qué eche más leña al fuego? -preguntó mi abuelo. Era un fin de semana con los hombres de la familia. Mi papá, abuelo, y mis dos tíos favoritos. Aunque el único despierto conmigo era mi abuelo.

-Estoy bien, abuelo.

-De acuerdo -susurró y volteó boca abajo para dormir.

-¿Abuelo?

-¿Sí?

-Ya que todos duermen, y que estoy sólo contigo. ¿Podrías contarme otra cosa sobre los hilos rojos? -pregunté directamente sin titubeos. Mi abuelo y mi mamá, eran los únicos que sabían de mi «don», pero el que conoció en sus tiempos gente como yo, era mi abuelo.

Él se volteó completamente para mirarme, y se quejó un poco mientras daba la vuelta. Me miró algo extraño. Años que no volvía a tocar el tema.

-De muchacho hice mis investigaciones. Y varias personas diferentes, daban el mismo dato.

-¿Cuál? ¿cuál?

-En que cada año, nacían 10 personas. En todo el mundo, sin el hilo rojo.

-Eso es tan increíble -Mis ojos sin querer sé habían hecho grandes.

-Sin duda lo es. Siempre hubo un debate. Entre esas personas que llegué a conocer que tenían información sobre el hilo rojo -Tocó su barba con canas mientras supongo el recordaba.

-Espera -me levanté para entrar a la tienda de campaña, saqué un malvavisco y lo comencé a asar en la fogata-. Por favor, prosigue.

-En el propósito con estos humanos especiales. En sí eran responsables de hacer de cupido para hacer lo posible porque estos dos invididuos se juntaran -tosió-. Hijo acércate -Me acerqué a mi abuelo con él oído muy descubierto, y mi malvavisco rozando mi cara para evitar quemarlo mientras me contaba aquel inesperado ¿secreto? Pero no era nada, había sido un pretexto para que mi travieso abuelo me arrebatara mi malvavisco -Disculpa Nathaniel, de tanto recordar me había dado hambre. ¿Qué narraba?

-Los debates de el propósito de los hilos rojos.

-Ah sí, si. El segundo era que simplemente ellos tendrían la oportunidad de elegir. Y no que el destino los eligiera. Algo así como un privilegio.

-¿Y tú cuál crees que sea mi propósito aquí?

-No sabría decirte. No creo que ninguno sea malo ni bueno. ¿Entiendes? -asentí-. Por un lado suena genial tu mismo trazar tu destino con alguien, pero me pregunto ¿que si te arrepientes? No sé como funcione esa magia, sí el hilo por si sólo lo sabe, no, no tengo idea -tartamudeo, lo hacía cuando explicaba algo que ni el mismo entendía del todo.

-Creo que un error sería demasiada alteración al universo, ¿no? -comenté comí si yo supiera.

-¿Cuál universo? -cuestionó mi abuelo con una sonrisa.

-Abuelo no empieces de raro, luego no puedo dormir pensando en lo que significa mi simple existencia -Siempre empezada con sus preguntas inusuales, y todo sé volvía confuso. Ya mi papá lo había regañado dos veces por crearme un poco de ansiedad.

-Y eso que no has llegado a mi edad. Prosigo. La primera opción es muy bella, preocuparte del bienestar del prójimo. Pero siento que al final del día te sentirás algo sólo. Así que cupido también debería tener algo de romance en su vida. Ser algo egoísta y ver por si mismo -esbozó una sonrisa de lado.

-Yo no sé que será de mí -admití sincero.

-Vas a estar bien, hijo.

-¿Alguna otra cosa más?

-Hay una. Pero prefería que no la supieras. No siento que sea correcto.

-¿De que se trata?

-Eres un buen chico Nathaniel. No me gustaría que fueras corrompido en contra de tus valores por algo como un hilo. Igual quién soy yo para decidirlo. Después de todo, yo ya tengo al amor de mi vida. No sé de desesperanza.

-Suena muy importante, abuelito, dígamela, se lo suplico.

-Cuando cumplas 18. Ahora eres muy pequeño. De grande ya sabrás tomar tus decisiones.

Me limité a sonreír; ¿qué sería ese algo que no me podía decir? Supongo tendría que esperar unos cuatro años para saberlo. Ojalá no sé le olvide este momento, o a mí.



cherry wine

#13371 en Novela romántica
#6353 en Fantasía

En el texto hay: adolescentes, primer amor, hilos

Editado: 29.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar