Hilos Rojos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 27

Miércoles, 2 de mayo del 2018.

La idea me parecía afable, conocer a alguien más que supiera sobre los hilos. Era algo que tenía que suceder y no sólo decir al aire; como todos esos viajes que se dicen y se planean en el momento, pero al final, ambas personas saben que no se realizará.

Comenzó a sonar en el supermercado, esa canción, Escape de Rupert Holmes, o la canción de la piña colada —el video musical siempre me encantó, lo vi ahora más grande, y en cuanto lo miré dije: ¡Es el profesor de La casa de papel— era como una señal.

—En ¿donde vive tu abuelo? —cuestioné a Nathaniel.

—Vive en Edinburg, Texas. Como a tres horas en coche.

—¡No es mucho!

«I'm the love that you've looked for, write to me And escape»

—No lo es, pero si yo tuviera una hija, que de repente empieza a salir mucho con un muchachito, y de casualidad después de una semanas de conocerse se la quiere llevar de viaje a otro país, le prohibiría volver a verlo —dijo Nathaniel mientras miraba los yogurts— ¿Quieres uno?

—No me gustan. Y es cierto, debemos esperar, o mentir — comenté con una sonrisa.

—Es muy arriesgado, ¿cómo lo haríamos? —Caminamos a pagar. Entre los pasillos grandes con él carrito manejado por mí.

—Podría pedirle ayuda a mi amiga Rose, ella haría lo que sea con tal de que salga con algún chico. Podría decirle a mi madre que estaré con ella todo el día, pero nada, estaré contigo y tu abuelo.

—Suena posible, pero entonces tenemos que ahorrar gasolina y comida.

—Estaríamos haciendo el viaje en agosto. O antes, tengo ahorros para maquillaje, puede esperar — dije con una sonrisa.

—Y yo igual, pero para una cámara nueva.

—Ah sí, me contaste que eras fotógrafo.

—No profesional, sin embargo tomé unos meses de clases.

Nathaniel no me dejo pagar nada, en otro momento pagaré el almuerzo. Por turnos, porque las cosas así no me gustan.

Salimos con él carrito de ahí, y me golpeó el calor ardiente, no quería ni imaginar como estaría el carro por dentro. Dejamos las puertas abiertas para que saliera un poco, y entramos,  el asiento seguía caliente. Aunque con mi pantalón se sentía mucho menos, igual quería quitármelo, quería llegar a casa quitarme el brasier y ponerme los shorts más flojos que encontrará, o mis favoritos, esos a los que ya no les sirven el elástico.

Mientras íbamos en el camino a su casa —la cual nunca había visitado, Dios me libre de que casualmente el único chico que conozco sin hilo rojo sea un secuestrador—, miraba yo mi hilo, que por alguna extraña razón, estaba algo crecido. Fue raro de ver. En toda mi vida pude apreciar algo así. ¿A caso influye el hecho de convivir con alguien con quien me siento comprendida y algo atraída?
No digo que sea completamente amor, después de todo, llevamos semanas, soy una adolescente hormonal, debe de ser eso.

Se estacionó, y salí del carro cuando quitó el 
seguro. Era una casa de dos pisos muy linda de color celeste cielo con varias ventanas.

Puso sus llaves en la puerta blanca, y nos abrieron la puerta antes de abrir la cerradura.

—¡Hola Nathaniel! ¿Es tu novia? Es muy bonita, eres muy bonita —decía una niña castaña con lentes que supuse era su hermana. Tenía una voz

—Hola Yudith, te presento a Sharon, mi amiga, ¿dónde están Lucy y Matilda? —La empujó ligeramente para pasar a su casa y ella no se inmutó.

—Fueron recién al super con papá y mamá está en su habitación, está tratando un caso.

—¿Es policía? —pregunté.

—No, es abogada. Mi papá es el policía —respondió la niña.

—Vaya dúo —comenté.

—Sí, bueno, voy a cocinar, ¿tu quieres Yudith?

—No, no, yo los dejaré solos — enfatizando "solos" mirando a Nathaniel, al decir eso ahogue una risa con mi mano.

—Ay Yudith ya vete —suplicó él apenado y algo sonrojado.

La niña fue muy educada y se despidió de mi estrechando la mano.

—Tienes una hermana adorable —Le dije a Nathaniel mientras ambos sacábamos los ingredientes.

—Es porque no están las tres juntas. De a una como que si las tolero.



cherry wine

#13371 en Novela romántica
#6353 en Fantasía

En el texto hay: adolescentes, primer amor, hilos

Editado: 29.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar