Hilos Rojos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17

Sábado, 21 de abril del 2018.

 

—La he pasado muy bien, Nathaniel.

—Yo también. Ni idea de que bailabas cumbias.

—Créeme, ni yo sabía —admití riendo.

Estábamos afuera de mi casa. En su carro, con música electrónica de fondo. Algún remix, los odiaba, siempre saben la manera de arruinar la perfecta melodía de una canción. Bueno, la mayoría.

—Quería disculparme por, ya sabes —Fruncí el ceño, toda tonta. Y después comprendí sobre que hablaba.

—Ah eso, descuida. Nada cambia.

—Okey. ¿Sabes por qué intenté besarte?

— ¿Por qué te gusto?

—Aparte de eso, no sentí ninguna culpa al tener deseos de hacerlo.

— ¿No te sientes atraído por mí sólo por el simple hecho de no tener el hilo rojo? —pregunté.

—No, no, no. Sharon, eres una persona increíble —Yo le tomé la mano, y la apreté. Sonreí.

—Tú también lo eres. También me gustas —y le solté—. Adiós, nos vemos después.

—Cuídate —dijo. Nos abrazamos.

Intenté abrir la puerta y tenía llave.

—Emm... El seguro —mencioné mirándole.

—Oh, que tonto —Se dijo, y quitó el seguro.

En ese momento sentí ganas de besarle. El retenerme un poco me ánimo, como si fuese señal, o no lo sé.

Así que lo observé, y como jamás he besado a nadie, me daba pena darlo ya así como así, y luego con alguien que recién conozco, como que no. Pues yo, le di un beso en la comisura de sus labios. Sentí como cerró sus párpados. Hice presión, lo admito yo misma, me vi tierna.

Dieciséis y besando en comisuras.

Me separé, sólo fueron segundos, los suficientes para que mi acompañante tuviera una radiante sonrisa.

—Ahora sí adiós —dije.

—Adiós, bonita —Me bajé de su automóvil, y le vi irse.

—Me dijo bonita —Me dije a mí misma en voz alta. Di una media vuelta con cara de tarada, y vi en la ventana el movimiento rápido de una cortina.

Era mi madre seguramente espiando. Me reí, abrió la puerta y caminé despacio.

— ¡Vamos hija! Entra, cuéntame, cuéntame —Planeaba al momento de verla reclamarle por haberme espiado en la cafetería. Pero estaba demasiado feliz como para fingir un enojo. Y reflexionando todo. Jamás le había yo hablado de un niño que me gustará. La comprendía.

 

 

 



cherry wine

#1375 en Novela romántica
#495 en Fantasía

En el texto hay: adolescentes, primer amor, hilos

Editado: 29.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar