Historia de amor de Karlie y Charlie

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6 - La Chica Popular

Ya teníamos tres días reuniéndonos en la cafetería al final de las clases, todos esos días era puntual, casualmente me lo encontraba de camino e íbamos juntos, me siento tan cómoda con él, mi dominación con el idioma va muy bien gracias a él, él es muy buen maestro, cada día me ilusiono más con él, es tan atento, caballeroso, siempre está pendiente de todo lo que me gusta, lamentablemente es muy cerrado y no me deja saber de él.

Quiero saber que ocasiono esa profunda tristeza, se nota en sus ojos verdes apagados, son tan bellos y expresivos, pero hay momentos que están vacíos.

¿Qué le sucedió?

Hoy no me lo encuentro en el camino, es raro, ni lo veo cuando llego en la cafetería. Cuando llevo 10 minutos esperándolo, ya casi lo llamo por lo preocupada que estoy, entra y no lo hace solo, viene con Yina ´la chica popular´ o mejor dicho la más engreída, pesada, fastidiosa y perfecta Barbie sin cerebro que hay en el instituto.

- Hola Karlie, perdona que haya llegado tarde.

- ¿Y no era solos que íbamos estar? – pregunta miss Barbie con su chillido fastidioso.

- Si tienes compromisos Charlie, no tengo problemas en irme. – le digo sin esconder lo enojada que estoy.

- Tiene compromisos conmigo, una cita.

- Bueno como sobro me voy – me levanto, cojo mi mochila y antes de que pase la puerta siento que me agarran por el brazo, me detengo.

- Karlie, lo siento, no… no lo recordaba.

- No te disculpes conmigo, ve y disfruta tu cita con tu Yina,

- ¿Estás celosa? – lo dice con una sonrisa pícara.

- ¿De ti? Jamás, solo me gustan que sean responsables, a dios Charlie nos vemos mañana para la presentación. – salgo muy digna, pero muriendo por dentro, creía de verdad que algo estaba creciendo entre nosotros, algo… lindo.

Llego a casa con un enojo de los mil demonios, pero me encuentro con una sorpresita, mis padres.

El señor Carlos millonario, dueño de una gran petrolera y la señora Marie una chef muy reconocida con múltiples restaurantes de cinco estrellas se recordaron que tienen una hija, pero no, ni saludan.

- Señorita Karlie ¿Qué hacia un chico en tu habitación? – pregunta mi padre.

- Hola papa, hola mama, ¿Cómo están? Ahh yo estoy bien, gracias por preguntar y el ´chico´ es un compañero del instituto, tenemos una presentación de una entrevista en inglés, mañana.

- No me importa, aquí solo entra tu amiga Gema y talvez alguna que otra compañera ´chica´ no chico.

- Está bien, ook ¿algo más que me quieran prohibir?

- Nada más, solo se buena chica – esto me lo dice mi mama.

- ¿Cenarán conmigo? – pregunto esperanzada.

- Lo sentimos, pero tenemos cosas que hacer, ya nos vamos.

- Ok, pues adiós.

Prácticamente corro escaleras arriba a mi pedazo de cielo, me siento tan dolida, mi día termino muy mal, primero Charlie y su cita olvidad, luego mis padres que solo aparecen para reprocharme con si fuera una niña que se portal mal y es al contrario, soy demasiado buena.

Lloro y lloro hasta que me quedo dormida, no ceno, me encierro en mi habitación, duermo con toda y la ropa puesta, me siento muerta por dentro.

Al otro día me levanto sombría, con los ojos hinchados, pero me doy ánimos para salir de la tristeza, desayuno en silencio, solo hablo cuando buscamos a Gema, aunque desde que entra sabe que algo anda mal y trata de transmitirme su energía contándome sobre Marcos, que es un chico muy majo y atento, que le gusta, si su amistad continua ella se le declara, si, ella es muy atrevida.

Pero esa información solo hace que me hunda más, porque por primera vez me gusta un chico y por pendeja me lo quitaron.

Llegamos al instituto y la primera clases es la de idiomas, somos las primeras como siempre, nuestra puntualidad y asistencia es intachable.

Cuando Charlie llega me busca con la mirada, hago que no lo veo.

- Buenos días Karlie ¿estas preparada?

- Buenos días, siempre estoy preparada. – lo digo con retintín.

Cuando abre la boca para contestarme y se nota que se disculpara, lo llama miss Barbie Yina.

- ¡Charlie! ¿puedes venir un minuto? – le dice coqueta, puaj.

- Sí, claro – va como un cachorrito y como no están tan lejos puedo escuchar lo que dicen.

- Charliiiii, me encanto estar contigo anoche, eres muy caballeroso ¿Qué tal si esta vez te invito yo a una cita? – por un momento creí que ella se le había lanzado, pero no, a él le gusta, conmigo solo fue amable, un simple compañero.

Yo no le gusto ¡que tonta fui!

- Yina me enseñaron que un hombre siempre tiene que invitar y pagar por la chica.

- Waaa que lindo eres, me gusta tu educación – bruja - ¿Cuándo saldremos de nuevo?

- Yo te llamo Yina, te dejo que tengo que concretar la entrevista con Karlie.

- Charlie debes tener cuidado con ella, estoy segura que le interesas, además es muy solitaria, puede ser peligrosa. – mentirosa, chismosa.

- Si le intereso no se nota – lo dice como si estuviera ¿decepcionado? – y de que sea peligrosa lo dudo, ella es muy… agradable.



Sweet Bett

#9673 en Novela romántica
#6130 en Otros
#920 en Humor

En el texto hay: primeramor, amorverdadero, jovenil

Editado: 15.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar