Historias entre el café.

Tamaño de fuente: - +

El Misterio del Perro.

Las personas siempre se han preguntado ¿que compone las salchichas de los grandes locales de comida rápida? Algunas personas no pueden ni pensar en comerlas al dudar de las miles cosas que pueden contener y hay otras que no les interesa saber porque disfrutan de su sabor.

Este es el caso de la familia Gayen, bueno de todos menos de uno de sus hijos, Rocko, el hijo del medio. 

Ese medio día los 5 integrantes de la familia estaban sentados en "King Dog" un restaurante de comida rápida que tenía muchas sucursales a lo largo de todo el mundo.

Rocko veía a sus padres y sus hermanos comer esas salchichas grasosas y llenas de germen acompañado de un pan crudo y exagerados condimentos. Frente a él estaba su Pancho intacto y Rocko con su expresión de despecho. 

Su padre lo tomó con sus manos y poniéndolo cerca de su casa dijo

_ Agradece que tú tienes la suerte de poder disfrutar de esta comida.

La acercó tanto a su boca que Rocko cayó de la silla intentando alejarse de ella. Todos comenzaron a reírse de él.

Rocko se levantó y entró en la cocina del lugar, al verlo rápidamente lo sacaron de allí y mientras uno empleado lo arrastraba hacia afuera tomó un paquete de salchichas que escondió en su campera.

Acostado en tu cama miró a aquel paquete que había tomado, leyó y releyó su dirección "calle Gato 24-7". En medio de la noche tomó sus cosas y salió de casa sin que lo notaran. Al llegar a la puerta del lugar observó que en los grandes portones de entrada, el logo de la marca de King Dog.

 

Se veía que la fábrica estaba trabajando aún a esa hora de la madrugada.

Rocko se dispuso a entrar, al ver que el gran portón se abrió por sí solo.
Dentro de la fábrica había un tubo por el cual caía una pasta rosada que luego en una máquina las formaba como salchichas para ser empacadas y llevadas a los diferentes locales de King Dog alrededor de todo el mundo.
Al final en la esquina superior derecha se encontraba una oficina. Rocko casi sin pensarlo se dirigió hacia allá, pues la pasta quería saber de ¿que se componía esa pasta rosada?
Luego de subir las escaleras se detuvo frente a la puerta de la oficina, detuvo su  mano antes de golpear la puerta y pensó "Será una buena idea" pero Rocko seguía decidido a descubrirlo.
Golpeó la puerta tan fuerte que se escuchó por al menos 100km a la redonda.
Un hombre barbudo y con un horrible traje a rayas abrió la puerta, dejándolo pasar dijo
_ Es un poco tarde para que estés aquí.

Mientras terminaba de cubrir una ventana detrás del donde la cortina había quedado abierta, lo único que Rocko pudo ver fueron unas partes de una máquina.
_ Busco descubrir el misterio de que contienen sus salchichas.

Dijo Rocko temblando de miedo ante la terrorífica mirada del hombre.
_ No hay ningún misterio, niño.

Estas salchichas contiene carne de cerdo y fin_ Dijo el hombre mientras comenzaba a empujarlo hacia la puerta.
Rocko, una vez fuera de la oficina, la puerta estaba abierta y Rocko en un impulso de adrenalina empujo al hombre quien cayó en los escalones. Rápidamente corrió dentro de la oficina, encerrándose dentro, trabo la puerta con una silla que estaba junto, desde fuera el hombre se levantó del suelo y comenzó a golpear la puerta tratando de entrar.
Rocko con miedo de mirar se acercaba poco a poco hacia las cortinas y sin darse cuenta su mano se levantó para hacerla a un lado.
Al quedar al descubierto el ingrediente, No sabía si gritar o correr al ver aquello tan horrible que entraba a la máquina moledora y luego era coloreado de color rosa al salir del otro lado.
De un fuerte golpe el hombre abrió la puerta, Rocko se volteo y vio una mirada oscura y vacía
_ Nadie puede ver detrás de esa cortina, Niño.

El hombre se acercó a él y trató de atraparlo, pero Rocko rápidamente se escabulló por la derecha y salió corriendo de la oficina camino a la puerta de la fábrica, al llegar afuera los portones se iban cerrando poco a poco frente a él. Corrió tan rápido como pudo y logró pasar antes de que el gran portón se cerrará.
Desde fuera miró hacia la fábrica y vio al hombre mirándolo desde la puerta, pero Rocko no iba a quedarse allí a ver si el hombre lo perseguía, pues lo que había visto era algo horrible y si ese secreto salía a la luz iba a ser un gran escándalo.

 

Rocko corrió lo más rápido que pudo hasta su casa, su padre se levantaba al amanecer y si no lo veía en su cama tendría muchos problemas.

Ya estaba a solo dos cuadras de su casa y el sol todavía no había comenzado a aparecer. Estaba al cien por ciento seguros que iba a lograrlo.

Silenciosamente entró a su casa por la puerta trasera y sin mirar hacia ningún otro lado se metió en su cama y simuló que nada había pasado, pero no podía sacar de su cabeza lo horrible que había visto en la fábrica.



S. Resileco.

Editado: 01.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar