Historias Horribles

Tamaño de fuente: - +

La chica del lago

... Veronique era una de las chicas más lindas del lugar donde residía, tal lugar no era más que un pueblo de aspecto decadente; los hombres de aquel poblado a cada momento del día le proponían matrimonio, le ofrecían joyas y demás lujos con tal de que los aceptara, sin embargo, ella siempre se rehusaba. Las mujeres de ese lugar tenían envidia de ella...

Veronique no aceptaba a ningún hombre debido a que ella ya tenía a quién amar, un amor tan prohibido y al mismo tiempo tan puro. Hacía que su corazón sonara como un tambor a cada palpitar, la timidez y alegría la inundaban cuando veía su cara. Sus cabellos rojizos, su nariz fina, sus ojos aceitunados y cuerpo virgen; todo eso para ella se la hacía hermoso...Aquel amor se llamaba Nancy; seria con las personas de su alrededor, cálida y risueña solamente con Veronique...

Se conocieron cuando la madre de Veronique la presentó ante la dueña de la casa donde trabajaba, Nancy era de procedencia algo adinerada y Veronique todo lo contrario, y a pesar de todo se hicieron amigas. Con el paso del tiempo y a medida que crecían las dos chicas, empezaron a sentir algo más que amistad. Un día lluvioso fue cuando dieron su primer beso en el jardín de la casa, ese beso sellaría el destino de aquellas jóvenes...

Los meses pasaban, besos y caricias cobrarían factura el día del aniversario de la fundación de aquel pueblo. Adinerados y plebeyos estaban invitados a participar en ella; músicos de orquesta, fuegos artificiales, platillos que de vez en cuando la gente podía consumir..."Nada podía ser más romántico" pensaban esas chicas cegadas por el amor...

El día del festival llegó, Veronique usó uno de los vestidos de Nancy...

— Eres tan linda con ese vestido mi querida, los hombres te verán y yo estaré celosa de ello.

— Lo mismo digo de ti, tu belleza resaltará entre muchos, hombres cabezas huecas y lujuriosas te verán...

— No digas nada, con cada una de tus palabras haces que quiera morder tus labios. Toma—le entrega un antifaz color negro—con esto no sabrá la gente quienes somos, así podremos estar juntas sin que nadie nos juzgue.

Al cabo de unos minutos las chicas llegaron al lugar, en éste habían mujeres hermosas, mujeres feas, hombres gordos y pordioseros, todos conviviendo como si la barrera de las clases sociales no existiera, pero ninguno de aquellos seres soportaba las ideas de las relaciones entre el mismo sexo, la enseñanza del "hombre con la mujer" era irrefutable.

Las indas chicas tomadas íntimamente de las manos en cada juego y lugar a donde iban; miradas y murmureos de la gente al observarlas levantaban las sospechas de amor maligno entre mujeres...

— ¡Venid Nancy, el baile comenzó!—La pieza musical Danielo Acoppa sonó, todos en la explanada bailaban; hombres con mujeres, niñas con niños...Veronique y Nancy tomadas de la cintura, una acción que provocó el disgusto de los participantes. No se dieron cuenta que las miraba con asco, el amor las cegó y antes de que terminara la alegre melodía se dieron un beso en los labios, pensando que todos seguían bailando...

— ¡Repulsivo, asqueroso!—pone el grito en el cielo un viejo decrépito, toda la gente empieza a decir lo mismo, "lesbianas, pecadoras y nauseabundas" más y más sonaban aquellas frases.

"No les importa, muéranse desgraciados, más pecadores son ustedes por ser un pueblo conocido por darse la fornicación, el asesinato y la envidia". Tales palabras hicieron que la gente comenzara a tomarlas de los brazos para golpearles, les quitaron los antifaces y la sorpresa de la muchedumbre no se hizo esperar...

La señora Babette, la madre de Nancy vio todo—Ayudadnos madre, diles que nos suelten—imploró Nancy, la respuesta de la madre no fue satisfactoria. La madre hizo que soltaran a su hija, los guardias tomaron por la fuerza a la indefensa joven llevándola a su casona, Veronique se quedó sola con la maldad a su alrededor.

"Hagan lo que quieran con ella" fue la última frase que dijo Babette...

Los ciudadanos la llevaron a un lago, amarraron sus manos y pies con una soga, dejando que se ahogara. El agua entraba por la boca y fosas nasales, cada intento de respirar le provocaba un enorme dolor y la sensación de que poco a poco la vida se le iba. Escasos minutos pasaron para que su joven vida terminase en aquel lago...

Al poco tiempo la madre de Veronique fue despedida y encarcelada por Babette. Nancy nunca perdonó a su madre por lo que le hizo a la mujer que amó. "Fue por tu propio bien" siempre le decía eso la madre.

Nancy decidió una madrugada ir al lago donde murió su amor. La noche era fría, sonidos extraños se escuchaban; la mujercita lloró a la orilla del lago. Las lágrimas de la chica hicieron que el alma de Veronique se le hiciera presente...



Lovely Witch

#788 en Terror
#3406 en Thriller
#1938 en Misterio

En el texto hay: misterio, suspenso, paranormal

Editado: 15.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar