Humanidad

Tamaño de fuente: - +

11.-En El Ocaso

El santuario de Natura yacía sumido en ruinas tras protagonizar la más grande batalla entre la gran dama de la vida y sus guardianes, contra las fuerzas de la "Gran Armada del Caos" lideradas por Mr. Smog y sus generales, Tarkan y Babel.

Atos, Laila y Zed lucharon a favor de las fuerzas de Natura, lideradas por Dabels, pero sus esfuerzos fueron insuficientes para detener el arrollador poder de los ejércitos oscuros de Smog, quienes aplastaron la férrea defensa de guardianes que intentaba proteger el santuario que albergaba a la rueda de la vida, el corazón de la existencia viviente del planeta y de la misma Natura.

Parecía ser que el objetivo de Smog por fin se había logrado. Una vez que la gran musa fue derrotada, el enorme templo colapsó y el poder corrupto de Smog neutralizó la rueda, iniciándose así la rápida agonía del planeta, la que, de no ser sanada a tiempo, significaría su posterior y completa destrucción.

Pero Atos y sus amigos habían sobrevivido a la batalla, junto con Dabels y 10 guardianes más, los que escaparon del campo de batalla, en dirección a los bosques del ocaso, un misterioso lugar ubicado al oeste del arruinado templo, en medio de la oscuridad total provocada por la corrupción del mundo, a manos de Smog.

Una vez instalados en ese lugar, buscarían la forma de enfrentar al tirano de tiranos y a su séquito y vengar la muerte de Natura.

 

— ¡Muy bien! —Decía Dabels—. Solo quedamos nosotros. Construiremos un refugio y nos quedaremos en el hasta que ideemos un plan para enfrentar nuevamente a Smog.

Luego los guardianes y el grupo de Atos construyeron el refugio y estos últimos aceptaron seguir peleando.

Pero los guardianes que acompañaban a Dabels se negaron a aceptar la idea de enfrentar nuevamente a Smog y se asustaron aún más.

 

— ¡Olvídalo Dabels! ¡No pelearemos de nuevo! —Exclamó uno de los guardianes.

— ¿Qué has dicho? —Le preguntó furioso su líder—. ¿Acaso te niegas a vengar la muerte de tu señora?

— Nuestra señora ha sido destruida y nuestros compañeros están muertos. El mundo está muriendo y nos pides que volvamos a pelear contra Smog estando en desventaja ¿Quién te crees que eres? —Le recriminó su subordinado.

— ¡Es cierto! Nosotros estamos cansados y ya no tenemos fuerzas para continuar. Lo único que podemos hacer ahora es unirnos a los ideales progresistas de Smog y rendirnos. —Decía otro de los guardianes.

— ¡Sí, tiene razón! ¡Es cierto! —Exclamaban los demás.

— ¡Jamás! De ninguna manera pueden darse el lujo de rendirse y aceptar los ideales de ese miserable. Todavía podemos ganarle y salvar al mundo. —Alentaba Dabels.

— ¿Y cómo piensas derrotarlo? ¿Con el elegido? Dabels, Natura te engañó, nos engañó a todos con esa estupidez del supuesto "elegido" ¡Deja de ser tan soberbio y afronta la realidad! Nosotros nos vamos... —Decía uno de los guardianes.

— ¡Sí! ¡Renunciamos! —Exclamaron los demás.

— ¡No pueden hacer esto! ¡Regresen aquí, cobardes! —Exclamaba furioso Dabels.

Y los guardianes, que inicialmente acompañaban al joven Puk, optaron por abandonar a su líder e irse con Smog para evitar morir de forma absurda en una batalla que ellos consideraban nunca ganaría. Dabels perdía las esperanzas poco a poco.

Atos y sus amigos por primera vez veían al joven líder de los guardianes derrotado, cansado y con sus sueños destruidos.

 

— Pobre Dabels. Jamás lo había visto de esa forma. —Decía con consuelo Laila.

— Es muy duro cuando tus propios camaradas te dan la espalda en momentos como este. ¡No es justo! —Exclamaba molesto Atos.

— Pero Atos... están asustados y no saben cómo reaccionar ante todo esto. Todos estamos pasando por lo mismo. —Decía Laila.

— Pero eso no es justificación para darle la espalda a su líder, Laila. ¿Cómo te sentirías tú si yo te diera la espalda y te abandonara en combate? ¿Sentirías lo mismo que él? —Le preguntaba el elegido a la joven.

— Bueno yo... —Decía dubitativa Laila.

— No tienes por que ser tan dura con Laila, ella lo sabe mejor que nadie. Cualquiera haría exactamente lo que esos sujetos hicieron con su líder. —Justificaba Zed los hechos.



Arrebol

#2938 en Otros
#400 en Aventura
#2345 en Fantasía
#1138 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: destino, vida, tierra

Editado: 08.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar