I sing to fame.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9.

 

—¿Por qué tardaste tanto? —Mi amiga pregunta. Busco a mi madre con la mirada y no la veo en  ninguna parte. 

—Pasando vergüenza como siempre ¿Y mi madre? 

—Fue por algo de beber pero eso no es lo importante ¡Estúpida! ¡Lewis estuvo aquí preguntando por ti! 

La mire con los ojos abiertos mi corazón pego un brinco emocionado al pensar que papasito de Nick estuvo buscándome. 

—Y yo perdiendo mi tiempo con Stars —Golpeo mi frente con mi mano. Muy bien Valeria, perdiste la oportunidad de verlo. 

Esther me mira con la boca abierta y se levanta del banquillo para darme un golpe en el brazo. La miro incrédula y acaricio la zona lastimada por esta bruta. 

—¡Estuviste con Stars! ¿Por qué  no me lo contaste? 

—¡Acabo de llegar! Además solo pase vergüenza como siempre. 

—Pensé que ibas a enamorarlo. 

La mire con una ceja arqueada. 

—Solo quise poner algo de drama y tensión al asunto —Como toda una diva mande mi cabello para atrás, debo admitir que esta peluca no molesta tanto como pense que lo haría—. Me conoces como la palma de mi mano Esther yo no podría seducir ni a una mosca. 

Ella ladea la cabeza. 

—Sería matar a una mosca —Le mande una mala mirada y ella rodo los ojos—. Ya entendí tu punto. Aunque creo que Belle si podría seducirlo porque mírate. 

Subió y bajo sus cejas y solté una carcajada. 

—No lo creo, además ahora debe pensar que soy una tonta. Le dije que tengo pene. 

Me senté en el banquillo al lado de mi guitarra, traje la vieja porque con esta me siento mas a gusto. Me puse pensativa unos segundos. 

¿Fui alguien perversa y malvada en otra vida? Porque realmente no entendía la mala suerte que tenía.  

Oh Dios, ¿Fue porque no ayude a esa viejita a cruzar la calle? En mi defensa diré que estaba muy apurada ¿Okay? 

—¿Qué le dijiste qué? —Grito y susurro al mismo tiempo, la verdad no le tome mucha importancia.  

—No lo dije así exactamente. Me encontró en el baño de hombres y le dije que era un hombre no me creyó… y fin. 

Ella piensa seguir chillandome pero la señora bajita aparece en nuestro campo de visión.  

—¡Concursantes acérquense! 

Fue algo difícil que cincuenta personas nos acercáramos pero nos amontonamos entre todos y la escuchamos. Un muchacho con un sombrero de vaquero se puso a mi lado me saludo con un asentimiento de cabeza y yo le sonreí.  

—Hoy están presentes cincuenta jóvenes que vienen a demostrar su talento. Lamentablemente solo quedaran dieciocho de ustedes así que pongan pasión a lo qué cantan demuéstrenle al jurado que quieren estar aquí —Todos comenzamos a aplaudir—. La lista de posiciones para salir esta pegada en la pared pero volveré a aclarar los tres primeros en salir. Primero Stuart Red —Un muchacho con pinta de ser superior a todos nosotros asiente y empuja a Esther para acercarse a la señora bajita, olvide su nombre como siempre—. Le sigue Belle… ¿Corleone? —Mis mejillas se encienden levanto la mano y me aproximo hacia ella—. Un apellido algo particular… mm, Candy Bell tu vas luego. 

Para mi sorpresa la tal Candy es la pelinegra. Mierda, espero que nunca se entere de que sin querer robe su turno. Me mira con una ceja arqueada y intento no sentirme intimidada. 

—¡El programa empieza en cinco! Vamos prepárense chicos. 

Ella se retira los televisores que estan tras vestidores se encienden y el programa empieza. Me enfoco en lo sexy que luce  Nick Lewis con un traje negro, me siento ansiosa. Este programa es en vivo… cualquier minino error y la pagare caro mi madre se acerca con una botella de agua y me río.  

—¿Estas tomando agua? —Ella gruñe, es más fanática del tereré que del agua—. Soy la segunda. 

—¡Oh cariño! No te pongas nerviosa. Sigo pensado que tu canción elegida suelta muchas palabrotas.  

Me río con ganas.  

—¡Stuart!  

El joven con pinta de “Este traje cuesta más que tu existencia” Camina directo al escenario. Dejo salir el aire, tengo mucho miedo, mi madre me frota los brazos y me sonríe.  Miro a Esther que se encuentra hablando con un muchacho algo gordito y sonrío.  

La voz del joven se oye y me quedo impresionada, tiene una gran voz. Miro el televisor y lo veo cantar y moverse al ritmo de la música con demasiada confianza. Los jueces lo miran serios, creo que no deben ser muy obvios acerca de lo que piensan… y así es como veo que el joven se tropieza y cae. 

Llevo mis manos hasta mi boca sorprendida. La música no se detiene invitando al joven a retomar la canción pero él hace algo qué nos descoloca a todos. Se levanta y estrella el micrófono en el suelo. Madre mía… lo vemos bajar del escenario y salir sin siquiera mirar a nadie. 

—Eso fue… 

—Intenso —Termine de decir por mi madre. 

“—Que lastima, lo estaba haciendo muy bien —Dice Lewis—. Hasta los más grandes artistas han caído alguna vez ¿No es así Stars?” 

Me río sin querer al recordar una de sus caídas en 2014, fue una de las más épicas. 

“—Estoy de acuerdo, levantarse y seguir cantando luego de una caída es de valientes…” 

Ruedo los ojos, no me apetece prestarle atención. Mi madre me extiende mi guitarra y sonrío.  

“—A continuación tenemos a una Bella señorita —Mis mejillas se encienden—. ¡Belle Corleone!” 

—¡Suerte! —Dice mi madre emocionada. 

—¡Ve por ellos Corleone! —Le sonrío a Esther y camino a las escaleras la señora bajita me sonríe y hago lo mismo.  

Lo primero que veo al subir es a toda la gente que me aplaude al entrar. Les sonrío a todos nerviosa y camino hasta Lewis el cual con confianza coloca su mano en la curvatura de mi espalda y por alguna razón me siento mas segura aquí arriba.  

—Buenas tardes Belle, tienes dos minutos para mostrarnos lo que preparaste para esta noche —Dice Isaac Wesley. Camino hasta el micrófono que ya esta colocado y Nick va a un costado del escenario.  

—Muchas gracias por esta oportunidad. La canción que interpretare esta noche es Wish you were here de la grandiosa Avril Lavigne

Lydia me mira sonriente, Stars con curiosidad y Wesley expectante. 

Comienzo a tocar y me dejo llevar.  



Puedo ser dura, 
puedo ser fuerte, 
pero contigo, no es así de ninguna manera. 

Hay una chica, 
a la que le importa una mierda, 
detrás de este muro, 
que acabas de atravesar. 



Mila Baez

#111 en Joven Adulto
#158 en Otros
#57 en Humor

En el texto hay: amorjuvenil, primeramor, cantante famoso

Editado: 19.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar